domingo, 20 de diciembre de 2020

Se ha refundado la “Junta Democrática de España”

Artículo de Luis Escribano


Hoy domingo, a las 20 horas del 20 de diciembre de 2020, se ha presentado un nuevo movimiento civil en España, cuyo protagonismo lo adquiere el pueblo español. Su forma jurídica es la de una asociación, y se denomina Junta Democrática de España.

Se trata de una asociación de carácter cívico-político, que no busca poder en el Estado, ni en el Gobierno, como tampoco en ámbito alguno de carácter autonómico o municipal. De hecho, la misma se disolverá una vez se consiga su objetivo fundacional: el reconocimiento de la Libertad Política Colectiva como única fuerza constituyente, mediante la convocatoria y realización de un proceso de libertad política constituyente, hasta que se apruebe por absoluta mayoría del censo electoral español una constitución basada en un sistema electoral mayoritario de distrito uninominal y en la separación en origen del poder nacional legislativo y del poder estatal ejecutivo, así como en un gobierno de los jueces cuyo presidente sea elegido por sufragio directo de todos los individuos que participan activamente en la administración de justicia (jueces, magistrados, letrados de la administración de justicia, fiscales, abogados en ejercicio, procuradores, agentes judiciales, etcétera).

La nueva asociación establece en sus estatutos nueve principios rectores, y tiene como finalidad “aglutinar e integrar en su seno a cuantos ciudadanos y organizaciones civiles quieran defender y promover el cumplimiento de dichos principios en la apertura de un periodo de libertad constituyente”.

Para ello, la asociación ha previsto realizar numerosas acciones, tales como convocar, organizar y realizar concentraciones, manifestaciones, mítines y charlas destinados a difundir y defender pacíficamente la apertura de un periodo de libertad constituyente y la institución de una democracia formal, así como dando apoyo logístico, cultural, humano y económico -en la medida de sus posibilidades- a la creación de Juntas Democráticas vecinales locales y regionales que se adscriban a los citados principios rectores.

Sus promotores manifiestan que la asociación sólo será un instrumento organizativo de apoyo al movimiento civil para que logre su objetivo fundamental, porque el camino deberá construirse con la voluntad y participación de todos los españoles que estén dispuestos a dar los pasos necesarios para lograr configurar e instituir las formas de gobierno y de Estado que más beneficios pudieran proporcionar a la nación.

Respecto a las diferentes alternativas de la forma de Estado (república, monarquía, etc., y su tipo), la asociación plantea que deberá elegirla todo español mayor de dieciocho años a la finalización del período de libertad constituyente, siendo convocado mediante referéndum para elegirla entre las propuestas realizadas desde las diferentes organizaciones civiles que las propugnen. Esta elección de la forma de Estado se realizaría antes de las elecciones a la asamblea constituyente.

La denominación que ha adoptado la citada asociación rememora un momento histórico clave de la historia de nuestro país, pretendiendo rescatar y refundar los compromisos de las fuerzas políticas previos a la constitución de 1978 de romper políticamente con el Estado del general Franco. Se pretende renovar la movilización del pueblo español de los años finales del régimen franquista, la cual fue detenida interesadamente por acuerdo de los líderes de los partidos políticos, con el único fin de apropiarse del poder constituyente que correspondía a la nación española, que derivó en este régimen partidocrático. La nueva asociación entiende que, sin ruptura democrática que ponga fin al dañino y caduco sistema partidocrático, heredado del último régimen dictatorial, no pueden darse los pasos imprescindibles para conquistar dicha libertad política.


En definitiva, la asociación Junta Democrática de España nace con el propósito de que la sociedad civil se movilice pacíficamente en cada rincón del territorio español con la ejecución de diferentes acciones, con la finalidad de iniciar el citado periodo de libertad constituyente que tendría, como mínimo, la duración de un año, con los parlamentos disueltos y los gobiernos provisionales. Este periodo es una condición imprescindible, dado que permite crear el espacio propicio para que la nación española proponga, debata y acuerde, en libertad y sin contaminaciones, los fundamentos de una verdadera constitución que facilite la convivencia en España a largo plazo, que defina los mecanismos adecuados para evitar los posibles abusos de poder por parte de cualquier ciudadano, empresa o poder público, y que convierta al pueblo español en el verdadero protagonista de nuestra futura historia.

Los lectores podrán encontrar más información en la web de la citada asociación: www.juntademocratica.com


(Publicado en El Libre)





No hay comentarios:

Publicar un comentario