jueves, 5 de febrero de 2015

De la demagogia del PSOE-A a su tiranía


Artículo de Luis Escribano

Lean ustedes atentamente estas palabras: "A mí, desde luego, me avergüenza la corrupción, rechazo tanto la complicidad como la tibieza hacia ella y me propongo combatirla con todas mis fuerzas desde la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Combatirla en todos los frentes, con más medidas, más controles, más vigilancia y con mejores prácticas. Combatirla sin descanso con un tesón al menos equivalente al hastío, el cansancio y la indignación de los ciudadanos y ciudadanas respecto de este tema."

¿Recuerdan ustedes quién dijo estas frases tan elocuentes? Efectivamente, Susana Díaz, en su discurso de investidura (04/09/2013).

¿Y estas otras?: "Blas Infante nos dejó dicho que “la política sólo puede hacerse desde la honestidad y la solidaridad”. Lo he dicho en anteriores ocasiones y lo repito ahora: mi Gobierno será implacable en la lucha contra la corrupción".

Justamente, de nuevo Susana Díaz, en su discurso de fin de año (30/12/2013).

Si nos remontamos al año 2012, el PSOE-A presentó su programa electoral para las elecciones autonómicas andaluzas. En las paginas 115 y 116 de dicho programa, dentro del apartado 3.3 titulado "Gobernar en transparencia para ganar calidad democrática", se encuentra destacado el subapartado denominado "Tolerancia cero frente a la corrupción: nuestro compromiso ético con la sociedad andaluza", en el que dice literalmente lo siguiente:

"Ni hemos amparado ni ampararemos a ninguna persona presuntamente corrupta y, mucho menos, a personas condenadas por corrupción...........Hemos de profundizar en fórmulas para que la política recupere la dignidad perdida ante la ciudadanía.

Por ello,
….
• Reforzaremos las medidas de control y supervisión sobre la gestión de lo público para, con independencia de las actuaciones judiciales que correspondieran, prevenir posibles actuaciones fraudulentas o actuar desde un primer momento si se detectan posibles casos de abusos o corrupción.


• Seguiremos impulsando la mejora de los procedimientos oportunos para la restitución de los fondos públicos utilizados de forma fraudulenta. Para ello revisaremos la normativa de reintegro de ayudas y subvenciones."

Es posible que historiadores y politólogos defiendan que fue Aristóteles quien, por primera vez, definió la demagogia como la “forma corrupta o degenerada de la Democracia”, y que la demagogia lleva a la instauración de una tiranía, o al gobierno de unos cuantos que dicen gobernar en nombre del pueblo. Lo que quizás no hayan manifestado es que una de sus alumnas más aventajada es Susana Díaz, seguida por sus acólitos del PSOE-A, hasta el punto de arrogarse el derecho de interpretar los intereses del pueblo, e incluso hablar en su nombre.

Como ustedes habrán comprobado más arriba, es típico de la demagogia asociarla con la estimulación de los anhelos y sentimientos de la ciudadanía. Y en eso, los dirigentes del PSOE-A son unos expertos avanzados.

A continuación les voy a demostrar, con unos pocos datos -los limito para no aburrirles-, como el PSOE-A y su cabeza visible, Susana Díaz, en estos tres últimos años, no sólo no han cumplido nada de lo que dijeron sobre la corrupción, sino que la han seguido favoreciendo y alentando.

Responderé a cada una de las magistrales frases subrayadas anteriormente, empezando por el final.

1.- Revisión de normativa de reintegro de ayudas y subvenciones: dicha normativa se encuentra regulada en el Texto Refundido de la Ley General de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía, aprobado por Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de marzo. Los reintegros, así como las sanciones por comisión de infracciones en dicha materia están regulados en los artículos 125 a 129 de la citada norma. ¿Cuántas veces han sido revisados dichos artículos desde 2010? NINGUNA.

Pero aún reconociendo la Junta que se ha infringido en muchas ocasiones la normativa en materia de ayudas y subvenciones por los beneficiarios -de hecho tramita expedientes de reintegro por ese motivo-, ¿cuántas sanciones se han impuesto a beneficiarios infractores por incumplir dichas normas? Que se sepa, NINGUNA. En la Junta no se castiga a los infractores, sino que se les premia con nuevas subvenciones, como ha ocurrido en la formación para el empleo, especialmente si son allegados al partido.

2.- Mejora de los procedimientos oportunos para la restitución de los fondos públicos utilizados de forma fraudulenta: si se refiere a los reintegros, ya han visto que NADA de NADA. Y si se refiere a otros procedimientos, la Junta no sabe/no contesta. A ver si algún día se contabilizan los fondos recuperados y los defraudados; seguro que habrá sorpresas, y no precisamente positivas. ¡Hasta el TSJA ha tenido que reprender a la Junta de Andalucía por tramitar esos procedimientos de forma un tanto irregular! ¿Lo hacen intencionadamente? Yo tengo clara mi respuesta. ¿Y ustedes?

3.- Actuar desde un primer momento si se detectan posibles casos de abusos o corrupción: con dos ejemplos basta para desmentirlo, aunque existen muchísimos más.

Primer caso, publicado muy recientemente en la prensa digital -Vozpópuli-: la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha reclamado en los últimos días a la Intervención General de la Junta los estudios que realizó el pasado verano –hace varios meses-, uno por provincia, sobre el supuesto fraude en los cursos para la formación tras tener conocimiento de que las conclusiones de los mismos ratificaban sus investigaciones que apuntan a un fraude masivo en los fondos para formación. ¿Cuánto ha tardado el PSOE-A en denunciar el asunto? Las telarañas en los registros de la Fiscalía y de los Juzgados aumentan cada día…

Segundo caso: en numerosas ocasiones la Cámara de Cuentas ha puesto de manifiesto en sus informes de fiscalización irregularidades e ilegalidades graves de órganos o entes de la Junta; así tenemos el caso reciente de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (AGAPA) procedente de la extinta Empresa Pública para el Desarrollo Agrario y Pesquero de Andalucía, S.A. (DAPSA) -Informe de fiscalización OE 02.2/2012-. Ha tenido que ser el Sindicato Andaluz de Funcionarios, SAF, el que presentara la denuncia ante el Fiscal Superior de Andalucía, que ha incoado diligencias de investigación penal por las irregularidades en la contratación de personal.

¿El grupo parlamentario del PSOE-A actuó desde el primer momento? ¿Y la Junta de Andalucía, capitaneada por Susana, fue a denunciar a los responsables nada más conocerse los informes de los Interventores de la Junta o el citado Informe de la Cámara de Cuentas? No, ni en este caso ni en ningún otro donde pueda estar alguno de los suyos implicados.

4.- Prevenir posibles actuaciones fraudulentas: esto ya roza lo esperpéntico. Un ejemplo concreto muy revelador lo tenemos en el pasado año de 2014. El Gobierno andaluz ha aprobado varios Decretos otorgando funciones a entes instrumentales de la Junta, como la Agencia IDEA o la Agencia de la Energía (Decreto 122/2014, de 26 de agosto, y Decreto 8/2014, de 21 de enero, respectivamente), que, al margen de la posible ilegalidad –ambos decretos han sido recurridos por la Asociación Defiendo Mi Derecho y la Gestión Pública-, permiten el manejo de fondos públicos por personal laboral, sin fiscalización previa y sin otros controles imprescindibles, al no formar parte de la Administración General ninguna de las dos Agencias.

Estas actuaciones, aquí y en Pernambuco, no previenen actuaciones fraudulentas, ¡¡las fomenta y ampara!!

5.- Reforzaremos las medidas de control y supervisión sobre la gestión de lo público: Pinocho, al lado de los dirigentes del PSOE-A, no era un mentiroso: ¡era un santo! Ni en las últimas Leyes de Presupuesto de la Comunidad Autónoma, ni en la Ley de Transparencia, ni en ninguna otra norma de rango legal, aparece una sola medida de control o supervisión que ya no existiera en alguna otra norma anterior. Un ejemplo: en la última Ley 6/2014, de 30 diciembre, del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para el año 2015, aparecen algunas modificaciones del Texto Refundido de la Ley General de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía. NINGUNA es un refuerzo de nada.

La Junta alegará que sí. Hay un nuevo artículo, el 122 bis, denominado Base de Datos de Subvenciones, que establece lo siguiente:

"1. La Base de Datos de Subvenciones de la Junta de Andalucía tiene como fin promover la transparencia, mejorar la gestión, ayudar a la planificación estratégica y luchar contra el fraude.

2. La Intervención General de la Junta de Andalucía es el órgano responsable de la administración y custodia de la Base de Datos de Subvenciones.

3. Las subvenciones concedidas deberán ser comunicadas a la Base de Datos de Subvenciones mediante el procedimiento de recogida de datos que reglamentariamente se establezca...."

¿Saben ustedes desde cuándo existe esa base de datos de subvenciones? En la Junta de Andalucía se creó y reguló por Orden de 25 de febrero de 2002 (BOJA de 7/03/2002), por mandato del Decreto 254/2001, que estableció su creación. Incluso hay Instrucciones dictadas por la Intervención General sobre la materia, como la 5/2002, de 10 de junio. Ya desde entonces le corresponde a la Intervención General ser el órgano responsable. Además, dicha base de datos fue necesaria crearla para poder intercambiar sus datos con la Base de Datos Nacional sobre subvenciones y ayudas públicas que se creó mediante Orden del Ministerio de Economía y Hacienda de 13/01/2000.

Entonces, ¿para qué esta medida tan "novedosa"? ¿Aún se sorprenden? ¡Maquillaje, demagogia y mentiras!

6.- Ni hemos amparado ni ampararemos a ninguna persona presuntamente corrupta: ¡este axioma del PSOE-A se lleva la palma! Sin ir más lejos, nuestra colaboradora Cornelia Cinna, en su artículo titulado “Caso Marismas”, denunciaba como el presunto implicado, el Director General Sánchez Teruel, secretario general del PSOE en Almería y actual diputado autonómico -ahora no aforado-, sigue en sus cargos. Sin comentarios…

¿Amparar? No, ¡aforan a los cargos para protegerlos! Ejemplos hay muchos, pero aquí les dejo con este breve elenco: nombramiento de senador (Griñán) y en la Diputación Permanente del Parlamento andaluz tras su disolución (Martínez Aguayo, Ávila o Vallejo). Y otro caso: el exalcalde del PSOE-A de Los Palacios y Villafranca (Sevilla), Antonio Maestre, imputado en varios casos judiciales, y sigue como miembro de la ejecutiva provincial del PSOE-A (Secretario de Políticas Hidráulicas). Pero ellos no amparan a ninguna persona presuntamente corrupta. ¡NINGUNA!

7.- Susana "dixit": me propongo combatir la corrupción con todas mis fuerzas desde la Presidencia de la Junta de Andalucía. Combatirla en todos los frentes, con más medidas, más controles, más vigilancia y con mejores prácticas. Combatirla sin descanso.

Esto ya forma parte de la antología de la demagogia institucional. Les pondré un ejemplo concreto: en uno de los últimos vídeos que grabé con Eduardo, titulado El Tempranillo, Curro Jiménez y la Agencia IDEA, y publicado en este diario digital, denunciábamos con datos la falta de regulación y el descontrol existente en relación a los Fondos carentes de personalidad jurídica, donde la opacidad es lo más sobresaliente.

En la Ley 7/2013, del Presupuestos para 2014 de la Comunidad andaluza, en la Disposición adicional decimotercera, denominada “Régimen de los fondos previstos en el artículo 5.3 del texto refundido de la Ley General de la Hacienda Pública de la Junta de Andalucía”, se estableció más bien una “apariencia de regulación”, dado que dejaba a un desarrollo reglamentario “el marco general regulador”, el cual, por cierto, no se ha aprobado ni se conoce su borrador. En la Ley 6/2014, del Presupuestos para 2015, aparece una modificación de la citada disposición en la disposición final cuarta. Vuelve a repetirse, sorpréndanse, el mismo texto, salvo dos párrafos que se han añadido nuevos, y que nada significativo añaden a lo ya establecido a efectos de regularlos. Ni nuevos controles, ni más vigilancia, ni nuevas prácticas, ni nada de nada. ¡Maquillaje de “Susan Dior”!

No sé que opinarán ustedes, pero ha quedado en evidencia la colosal máquina de demagogia y propaganda de los dirigentes de un partido, el PSOE-A, que nos ha llevado a la ruina en Andalucía en muchos aspectos, especialmente consintiendo y alentando la corrupción política y económica. Levantar esto costará generaciones y demasiados recortes en prestaciones y servicios públicos.

Por tanto, cualquier elector que siga votando al PSOE-A, partido absolutamente “cartelizado”, estará consintiendo su corrupción, y estará de acuerdo en que le recorte libertades y derechos. Pues, ¡adelante! ¡Siga usted votando corrupción y ruina para usted y sus hijos! Y si usted es un beneficiario de la misma, tenga cuidado, pues llegará un momento en que la bolsa común se agote, y ya no tendrá más billetes para seguir asando vacas: se los puede haber embargado algún juez…o jueza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario