jueves, 23 de abril de 2015

¡Sois imbéciles!




¿No lo escuchan ustedes? Quizá con otras palabras, pero en el fondo con el mismo sentido, muchos de nuestros políticos en el poder se dirigen a los andaluces aclamándolo día a día, mientras estos últimos permanecen impasibles, inalterables, inmutables, inconmovibles, imperturbables.

Abran bien sus ojos, afinen sus oídos e inténtenlo de nuevo. ¿No escuchan ustedes cada día la misma expresión? Pues aquí les dejo con un elenco de lo que diariamente escucho desde que abrí mis ojos hace muchos años:

- “¡Sois imbéciles!”, porque os creéis todo lo que os decimos sin comprobar su certeza, sin escuchar a los que realmente saben y acreditan sus afirmaciones.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os quemáis luchando con cada árbol que os colocamos delante del bosque que no lográis ver.

- “¡Sois imbéciles!”, porque no sabéis distinguir los hechos de las opiniones, y os manipulamos con extrema facilidad.

- “¡Sois imbéciles!”, porque hemos conseguido degradar los más elementales principios de la democracia, como la separación de poderes, hasta el punto de no saber distinguir entre los poderes legislativo y ejecutivo; ni siquiera percibís cuando un diputado del Parlamento -que os representa a vosotros- da explicaciones sobre actuaciones del Gobierno andaluz, sin pertenecer al mismo.

- “¡Sois imbéciles!”, porque al fin logramos que os haya dejado de importar el Estado de Derecho, y que veáis normal que lo violemos una y otra vez en nuestro beneficio, y haciéndoos creer que nada podéis hacer para restablecerlo.

- “¡Sois imbéciles!”, porque creéis que vamos a regenerar la democracia, y dejáis que un solo diputado –Luis Pizarro- cambie la voluntad de todo el Parlamento que os representa, sin reacción vuestra ni del Ministerio Fiscal, Defensor del Pueblo o Grupos parlamentarios, para exigir el restablecimiento de los derechos fundamentales infringidos.

- “¡Sois imbéciles!”, por creer que algún día cambiaremos el régimen y sistema electoral en Andalucía, permitiendo la igualdad de oportunidades a todos los partidos políticos y un verdadero control del poder por vosotros.

- “¡Sois imbéciles!”, porque nos hemos encargado de colocar a los nuestros como jueces y magistrados en los Tribunales de Justicia, sin haber hecho prueba u oposición alguna, consiguiendo que nos apoyen en sus actuaciones.

- “¡Sois imbéciles!”, porque tenemos intervenidos todos los órganos internos y externos de asesoramiento y control del Gobierno andaluz, para que respalden nuestras aberraciones.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os convencemos de que estamos luchando contra la corrupción, sin necesidad de aprobar las medidas preventivas necesarias, creyéndoos que con el término “transparencia” está todo arreglado.

- “¡Sois imbéciles!”, porque desde el poder tenemos “compradas” las voluntades de casi todas las organizaciones civiles (empresarios, asociaciones, consumidores, medioambientales, etc.), que nos apoyan siempre que les necesitamos, en contra del interés general o incluso del particular que representan.

- “¡Sois imbéciles!”, porque hemos convertido el desempleo, que tiene el índice más elevado de Europa, en el mejor de los negocios para nuestro beneficio, con la ayuda de sindicatos y organizaciones empresariales.

- “¡Sois imbéciles!”, porque hemos devaluado tanto el sistema educativo en Andalucía, que vuestros hijos cada vez están peor preparados, como lo demuestra cada año el informe PISA, y no hacéis nada relevante para cambiarlo.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os tragáis una radio y televisión pública andaluza con costes muy elevados, que marginan la información y la formación, y que está al servicio del poder.

- “¡Sois imbéciles!”, porque consentís unos servicios sanitarios de pésima calidad, que no revienta gracias a la buena voluntad de muchos profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, auxiliares, etc.), y que podrían ser excelentes con una gestión adecuada.

- “¡Sois imbéciles!”, porque pagáis en Andalucía los tributos más elevados de España para colocar y mantener a nuestros familiares, amigos y conocidos en instituciones públicas al margen de los principios establecidos en la Constitución y las leyes, sobre todo en las administraciones paralelas, prescindibles por inútiles e ineficientes.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os hemos dividido en muchos grupos con intereses diferentes para mantener intacto nuestro poder, y porque sois incapaces de organizaros para luchar contra nuestras inmunidades.

- “¡Sois imbéciles!”, porque hemos degradado tanto a los funcionarios públicos que hemos conseguido el apoyo de muchos a cambio de promocionarlos en sus carreras, y así conseguir lo que queramos en nuestro particular beneficio.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os estamos convenciendo de que la austeridad es un término a despreciar en lo público, en vez de considerarlo un valor, como ocurre en vuestras familias y empresas.

- “¡Sois imbéciles!”, porque os hemos convertido en nuestros “esclavos”, aniquilando vuestras capacidades de emprender a base de otorgaros subvenciones y ayudas de todo tipo, para haceros dependientes de nosotros y no sepáis vivir con libertad.

- “¡Sois imbéciles!”, porque estamos consiguiendo que cada vez queden menos medios de comunicación independientes, a fin de teneros desinformados y sin criterio, y no distingáis nuestros engaños.

- “¡Sois imbéciles!”, porque la cultura la imponemos nosotros, minimizando los espacios que deberían estar en manos de la iniciativa privada, de la sociedad.

- “¡Sois imbéciles!”, porque a base de “circo”, fiestas, ferias, festivales y romerías, os tenemos embaucados, para que no os revolváis contra nuestras acciones y omisiones.

- “¡Sois imbéciles!”, porque seguís siendo súbditos sometidos a nuestra caprichosa voluntad.

- “¡Sois imbéciles!”, en resumidas cuentas, porque demostramos día a día que no tenéis dignidad, ni como pueblo ni como individuo, si es que alguna vez tuvisteis alguna.

Y así todos los días, estos políticos desalmados se empachan de insolencia y prepotencia a costa de muchos súbditos andaluces, ciegos y sordos. ¡Que sigan ustedes bien!





http://www.eldemocrataliberal.com/search/label/Luis%20Escribano

9 comentarios:

  1. Soy imbécil, me he cansado de predicar en el desierto.
    Solo se me ocurren barbaridades que pasan por imitar a Michael Douglas en "Un día de furia" (pero con un tirachinas y huevos podridos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! No te canses nunca, Curro. Todo lo que se haga y diga, por poco que parezca, es mucho.
      Mejor sin violencia...con la verdad de tu parte no es necesario.
      Saludos!

      Eliminar
  2. No se puede decir con más claridad, así es. Y en mi caso y aunque no sirva de nada lo llevo diciendo en mi blog lachaquetadepana.blogspot.com. Enhorabuena por la publicación y.........ya tenéis un nuevo seguidor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis. Seguimos en la brecha...
      Saludos!

      Eliminar
  3. Creo que te has quedado corto Luís con lo de imbécil. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, puedo entender tus razones, y hasta compartirlas, pero no es más que un recurso literario para explicar lo que pienso de la actual situación política en Andalucía.
      Saludos!

      Eliminar
  4. La foto que encabeza el artículo le viene que ni pintada

    ResponderEliminar
  5. La foto que encabeza el artículo le viene que ni pintada

    ResponderEliminar
  6. En Granada hemos dado una lección de lo que se consigue cuando el pueblo está unido,sigamos por ese camino

    ResponderEliminar