domingo, 14 de junio de 2015

Y vamos a por el tercer asalto



La Izquierda transformadora ya está posicionada para el tercer asalto, el definitivo. Su hoja de ruta se cumple paso a paso. El primero ha sido a los ayuntamientos. En paralelo, las comunidades autónomas. El tercero será el gobierno de España.

En 2011, cayó en mis manos un escrito de un grupo que se hacía llamar ‘’Izquierda Pura’’ y que decía hablar y actuar en nombre del pueblo. En ese escrito exhortaba a la reorganización de la población-masa, entendida como clase obrera, en torno a una Izquierda transformadora. ‘’Porque esa Izquierda conoce el camino para llegar a una nueva sociedad. El camino consiste en reaccionar a tiempo, hacer frentes amplios capaces de actuar, ilusionar a amplios sectores de población con una política de transformación’’. Y, al final, como en todo himno que se precie, al alba, el despertar, el inicio, el principio de lo nunca visto hasta ahora.

Me sonaba todo muy visto y oído, pero ellos se empeñaban en presentar el planteamiento como novedoso.

Se quejaba la Izquierda Pura por aquel entonces de que las izquierdas integradas en el capitalismo a través de sus ‘’dispositivos keynesianos’’ se sentían perdidas, incapaces de reaccionar, en un escenario de regresión económica, porque no tienen proyecto fuera del capitalismo. Y en su deriva arrastran a la clase obrera al abismo.

Recordando a Trotsky, afirmaban que la gran crisis de la Humanidad tiene su origen en la crisis de la clase obrera. No obstante, los ‘’puros’’ ya estaban en marcha para rescatarla de las fauces del capitalismo feroz que se le venía encima. Sus células durmientes, sostenidas durante décadas por el erario público, habían sido llamadas a rebato. Cualquier fórmula fue válida para despertar a las huestes y generar la tensión necesaria. Así se articularon debates cintorianos y tertulias al rojo vivo, marchas, manifestaciones, concentraciones, asentamientos y ocupación de plazas, tomas de Sol, protestas, encierros, quejas, denuncias, antidesahucios, asaltos, llamadas a la insumisión, escándalos y violencia por doquier, apoyos inconfensables de la prensa afin, manifiestos, huelgas, incendios en las calles. Ningún recurso que evidenciara el apocalipsis se sustrajo a aquella puesta en escena.

Decían que el pueblo no podía más. Que no había pan para tanto chorizo. Los obreros en paro tenían hambre y sed de Justicia. Quería pan y vivienda digna. Lo extraordinario era, entonces, y empezará a serlo a partir de mañana, que ese pueblo desesperado, al borde del cataclismo, hasta dos días atrás vivía calladamente esta dramática situación, sin inmutarse, incluso connivente con el poder de turno. Fue perder aquel poder y el estallido resultar ensordecedor. Para que aquella estrategia triunfara resultó fundamental, ya saben, la intervención de su eficacísima y enorme maquinaria de divulgación y propaganda. Todos se han batido el cobre en la LUCHA FINAL.

Ayer, los Ayuntamientos

Ayer, tras la constitución de los nuevos ayuntamientos, el líder triunfante de esa Izquierda transformadora se mostraba satisfecho de los logros obtenidos en tan escaso plazo. ‘’Aire limpio entra en los ayuntamientos’’, afirmaba Pablo Iglesias. ‘’Ahora, por fin, hay gente normal y ciudadanos en las instituciones’’. ‘’España es el gran ejemplo democrático para Europa’’.


Ha olvidado el líder emergente en el corto trayecto político de un año su odio ancestral a la casta política, para abrazarse a una parte del binomio castizo en amancebamientos municipales de los que abominan mismamente los propios firmantes. Obsérvense imágenes tomadas en el acto de la firma del acuerdo por el que Podemos entrega el Ayuntamiento de Sevilla a Juan Espadas, insigne representante del más corrupto de los partidos que en Andalucía han existido.

‘’El PSOE está renunciando a ser una alternativa de gobierno, les está entregando a los radicales el liderazgo de la izquierda’’, afirmaban al mismo tiempo el más nefasto líder popular que en el sur ha existido, Javier Arenas, haciendo referencia a los ayuntamientos que ya están en manos de marcas Podemitas, apoyados por grupos socialistas minoritarios.

¡¡Ahora se lamenta quien ha permitido que Andalucía sea esquilmada por el PSOE durante 30 años ininterrumpidos!!

De aquellos polvos, este nuevo amanecer. Las marcas de Podemos se han alzado con la vara de mando en cinco de las ciudades más importante del país. El PSOE ha pasado de ocho a un total de 16, gracias a los pactos de izquierda que se han producido a posteriori de los resultados electorales, salvo el caso de Soria, la única capital donde obtuvo mayoría absoluta. El Partido Popular, que se dejó todas sus mayorías absolutas en las elecciones municipales del pasado 24 de marzo, pierde 16, en gran medida, por la estrategia de pactos contra la derecha. Según un último recuento, el mapa político municipal resulta así de diverso y entretenido en las grandes capitales.
 

AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA EL PP: Málaga, Granada, Jaén, Almería, Teruel, Santander, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Avila, León, Palencia, Salamanca, Burgos, Badajoz, Cáceres, Logroño y Oviedo.

AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA EL PSOE: Sevilla, Córdoba, Huelva, Lugo, Huesca, Las Palmas, Toledo, Ciudad Real, Segovia, Soria, Valladolid, Lérida, Tarragona, Alicante, Castellón y Palma.

AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA PODEMOS: Cádiz, Zaragoza, Madrid, La Coruña y Barcelona.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA EL PNV: Bilbao, San Sebastián y Vitoria.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA CIU: Gerona.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA IU: Zamora.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA BNG: Pontevedra.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA COALICION CANARIA: Sta Cruz de Tenerife.
 
AYUNTAMIENTOS QUE GOBERNARA BILDU: Pamplona.
 
AYUNTAMIENTO QUE GOBERNARA COMPROMÍS: Valencia.

Ayer no hubo escraches
 
La jornada de ayer transcurrió con absoluta normalidad, a pesar de tantas incongruencias como se vivieron, tantos pactos contra y tan pocos por. Todo lo contrario a lo acontecido cuatro años atrás en numerosos ayuntamientos que, prácticamente, fueron asaltados por algunos personajes que hoy ocupan sillón de concejal, incluso de alcalde o alcaldesa.
 
Ayer, en palabras de Antonio Burgos, ‘’No hubo escrache’’. Ayer no tocaba, aunque la legitimidad democrática estuvo mucho más en entredicho que cuatro años antes, cuando la sólida mayoría obtenida por una derecha en auge soliviantó las imperecederas ansias de revancha de la ultraizquierda.
 
Hace cuatro años, rememorando una historia que se oculta, la izquierda intentó imponer en la calle la representatividad que le habían negado las urnas. Una vez más, durante toda una legislatura, la progresía no ha cesado en su intento de recuperar el poder perdido por el desastre de su gestión a través de la fuerza de sus mercenarios callejeros, a quienes alienta cada vez que los necesita, como perrillos flauteros dispuestos a todo por una limosna de rencor.
 
Ayer no hubo gritos, insultos ni acosos a ningún político ni invitado a los actos oficiales de investidura. Todo eran sonrisas, satisfacción y parabienes. Ayer, en palabras de Antonio Burgos, el Bloque del No al Pp hacía alcaldes y alcaldesas a unos cuantos socialistas de pro y a emblemáticas lideresas aupadas al poder por el otrora movimiento ‘’PP-PSOE la misma mierda es’’.
 
Ayer, la lista más votada no mereció más respeto que el desprecio en la mayoría de los ayuntamientos. Ayer no tocaba, al contrario que había ocurrido el día anterior, en el Parlamento andaluz.
 
Pero..., esa fue otra historia ya suficientemente comentada en estas páginas.



http://www.eldemocrataliberal.com/search/label/Mara%20Mago

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Què frustración, qué impotencia ante la situación de nuestra tierra. Cómo os admiro a los que sabéis expresarla como tu, Eduardo, Luis, Paco Romero, Cornelia, Rafa, Sergio y tantos otros y, a su vez, qué pérdida de tanto trabajo en intentar llegar a tanto andaluz y tratar de concienciarlos y despertarlos de su letargo. Gracias por vuestra dedicación a vuestros lectores, entre los que me encuentro, cada mañana.

    ResponderEliminar