jueves, 10 de septiembre de 2015

La Banalización del “Mas”

Artículo de Mazelmind


Desde que Felipe González publicó su carta a los catalanes el 29 de agosto se veía venir la reacción “tipo”  del gobierno de Artur Mas y sus secuaces. Nadie esperaba que aplaudiesen que un expresidente se dirigiese a los catalanes llamando a la concordia y apelando a la convivencia, cuando ellos llevan años colocándose la medalla de “convividores” expertos  aunque  sea todo mentira. Me repito mucho ya lo sé y lo siento, pero la respuesta  tipo  también tenía que ser contundente, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Y me explico. Después de la comparecencia de Artur Mas esta semana en el Parlamento para negar toda relación con la actividad delictiva que le rodea, había que decir algo sustancioso para  que nos olvidásemos de aquello aunque sólo fuese por un rato. Una frase de Felipe González le puso en bandeja  la ocasión para  convertirse en víctima pocos días después de que la Guardia Civil entrase en la sede de su partido.

Reaccionó, no sé si decir airadamente, o más bien, con una falta de creatividad poco digna de alguien que tiene montado un numerito desde hace tres años. Va y contesta la misiva de Felipe González  y se dirige a los españoles aludiendo a no sé qué libelo. Pues voy corriendo a la carta de Felipe quien, por cierto, días después vuelve al tono zapateril de aceptar Cataluña como nación  y seguir complaciendo a la caverna.cat.: "A los catalanes".

Todo lo más que encuentro  es el temor de un ex-mandatario de que Cataluña sufra el proceso de Italia o Alemania de los años 30, o a que acabe siendo la Albania del Siglo XXI.  La frase textual es esta:  “Es lo más parecido a la aventura alemana o italiana de los años treinta del siglo pasado. Pero nos cuesta expresarlo así por respeto a la tradición de convivencia de Cataluña”.

Al leer la frase por cuarta vez en busca del libelo recordé las visitas de Ómnium y ANC casa por casa, su violación de la ley de protección de datos y las pegatinas  y carteles en algunos comercios amigos del proceso independentista: “Comercio  Amigo”.  No pasa nada, claro, los señalados son los buenos. No hace falta poner pegatinas de “comercio  desafecto al régimen” que eso sería demasiado. Por simple asociación de ideas  me aparece en la cabeza el movimiento antisemita BDS y su boicot a establecimientos y empresas de  judíos.

Pero también hay que ver lo mal que lleva el régimen verse asociado a otros cuyo nombre no quiero mencionar. Hay más de un teórico que habla de lo que suele llamarse “banalización”. Podríamos enredarnos aquí en una larga disertación sobre este concepto atribuído a Hanna Arendt. Ella explicó la banalización del mal como la trivialización del mismo, quizás como parte de un hábito de vivir rodeados del mal de manera que este pierde importancia o pasa a ser tan normal y cotidiano que nadie se sorprende al verlo.  Se refirió a la banalización que se apodera íntegramente de algunos Estados.

Cuando las instituciones Europeas hablan de banalizar es probable que se refieran en gran medida a esto, a la trivialización  presente en la negación del Holocausto que se empeña en hacer ver que la historia que se cuenta del mismo es una exageración inventada por los judíos. Arendt cuando habló de Estados que banalizan el mal también señaló la propaganda : “ El mal sería banal, porque resulta de frases pegadizas y fácilmente internalizadas socialmente, que terminan impidiendo que la gente piense”.

Gustavo Perednik, además de criticar a Hanna Arendt, cuya vida y obra no estaban exentas de polémica, utiliza otro  otro término que resulta útil e interesante: “equiparación”, para poner al mismo nivel la maldad del totalitarismo comunista y el nazi. Y dice : “Una y otra tiranía, muestra Snyder, produjeron catástrofes de las que luego culpaban a enemigos designados para ese fin, y subsecuentemente utilizaron la muerte de millones para justificar sus políticas. Ambas compartían una utopía revolucionaria, un eterno culpable ("Sahin y la diabetes europea") que era el grupo al que acusar cuando la utopía resultara imposible” ("No es banal; es astuto").

Cuando los “Guardianes del Honor indepe”  hablan de banalización  seguramente quieren decir que se equipara al nacionalismo catalán y al Gobierno de Artur Mas con movimientos totalitarios cuyo nombre sigo sin querer mencionar.

Yo sí comprendo que Artur Mas se sienta impresionado y agraviado  cuando el régimen de CiU y la propaganda nacionalista de tv3 son comparadas con con regímenes totalitarios y sus sistemas de propaganda. No es plato de gusto que se critique a tv3  sólo porque hace de instrumento de propaganda. Adoctrinar  al personal y ofrecer información sesgada que haga despreciar a España aparentemente no debería ser suficiente motivo para decir que tv3 ofrece información pegadiza que se internalice de manera que la gente deje de cuestionársela. O quizás sí... 

Como ejemplo del buen hacer de la televisión que pagamos los ciudadanos de Cataluña está este creativo vídeo que recomiendo ver íntegro. La gente del PP y otros ciudadanos que tenemos la piel muy fina nos quejamos de que se haya comparado al gobierno de España con el de Hitler (ver vídeo "Parodia de la pelicula el Hundimiento en Polonia"). 

Luego, también es cierto  que en estas tierras tenemos grandes artistas, uno de ellos es Ferreres, que hace viñetas  del “procesistas” el 11s y otros temas de actualidad. A Risto Mejide le pintó una con Quim Monzó, pero parece que al destinatario no le acabó de convencer porque no se apuntó al 11s.

Hay  otra donde describe el “prusés” como la vía larga y continua y las demás opciones, una trunca y otra circular. La verdad es que no sé si es o no dibujante oficial de la “lista única” o simplemente sigue la línea editorial de El Periódico de Cataluña.


Y a propósito del enfado de Artur Mas  por la supuesta equiparación de su plan con otros que recuerdan lo peor de este siglo, ha pintado esta otra, muy en línea con la queja del presidente y sus firmantes.


Este es Ferreres, que defiende con viñetas el proceso independentista y el derecho de Artur Mas a que no se le compare con nadie a quien él no crea que se parece.

 

El dibujante también  hace otras viñetas relacionadas con la política. Para las municipales sacó esta.  Aparecen dibujados Albert Rivera y Jordi Cañas reclutando un grupo de personajes con estética falangista. Ferreres insinúa que Ciudadanos es falangista.





Y tiene otras como esta:


 O esta:


Ambas han sido utilizadas para equiparar al gobierno de Israel con los nazis.  Dibuja un  judío  en un campo de concentración  y  lo utiliza a para afirmar que son  “otros” cuyo nombre se cuida de mencionar quienes usan su dolor para  justificar atrocidades de las que parece que da por hecho que son culpables.
En la segunda viñeta se equipara el conflicto palestino –israelí con el Holocausto y encima se usa para ello la caracterización clásica de las viejas viñetas antisemitas que pintan un judío ortodoxo para que quede claro que es un judío( y suerte que está de espaldas y no le vemos la nariz ganchuda y los labios gruesos). Más allá de las complejidades del conflicto palestino-Israelí, esta viñeta es antisemita pura y dura y equipara a Israel con la Alemania Nazi.
Perednik recuerda en uno de sus artículos acerca del ”equiparacionismo” un museo en Vilna llamado museo del Genocidio, que curiosamente se dedica sólo a los crímenes cometidos por el comunismo y presenta a los partisanos judíos que se atrevieron a combatir contra los nazis como criminales de guerra. Ferreres me hizo recordar la descripción de Perednik.
Este dibujante y sus viñetas ya son bastante conocidos en el Parlamento europeo y el vídeo de TV3 también. Esta última viñeta está incluída en amplio dossier de la ADL (Liga antidifamación) como ejemplo de viñeta antisemita. 
Un estudio de la universidad de Tel Aviv explica viñetas como esta como el regreso del antisemitismo clásico y su iconografía del bien y el mal al estilo Der Stürmer y como un fenómeno cuasi eterno. Pareciera que el judío siempre será el de las caricaturas medievales. 

Y acabo. Creo que  Artur Mas y los firmantes de su carta, incluído el judeófobo Raül Romeva  pueden hacer dos cosas:

1) Aprender a redactar mejor. 

2) Mirar bien en sus propias filas antes de acusar a nadie de ningún libelo.



http://www.eldemocrataliberal.com/search/label/Mazelmind

1 comentario:

  1. Es un artículo completísimo y muy incisivo, enhorabuena

    ResponderEliminar