domingo, 8 de mayo de 2016

Tres razones por las que hay que votar


Artículo de Rafa G. García Cosío



Me gustan las conferencias de García Trevijano. Me gustan sus sesudos planteamientos. Respeto profundamente su trayectoria vital y los sueños de aquellos que siguen sus postulados. El primero de todos es, ya lo saben, el de la abstención. Según los admiradores de Trevijano, si nadie votara en las elecciones los políticos españoles se harían el harakiri, o volverían al menos en la nave espacial que tienen aparcada bajo los edificios de Paco el Pocero al planeta del que vinieron a invadirnos el 6 de diciembre de 1978. Porque, según los trevijanistas, en España no hay democracia. Pues bien, con este artículo pretendo explicarles mi oposición frontal al planteamiento de la abstención, así como darles tres razones para animarles a votar (y que también animen a los suyos).


Pimera: Idealización de la democracia en Estados Unidos

Los trevijanistas utilizan siempre el ejemplo de Estados Unidos como única democracia pura y dura en el Mundo, por tener un sistema de elección donde los electores votan a un representante directamente y no a un partido, y por haber aparentemente independencia de los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial). Este último argumento es muy pobre, por no decir falso. Si acuden ustedes al artículo del USA Today 'Judiciary tips Toward Democrats' (9/10 de noviembre de 2013), leerán a Richard Wolf informando de la paridad entre jueces demócratas y republicanos en la Corte de Apelación y en la Corte Suprema tras los últimos nombramientos de Obama. O pueden acudir también a la edición impresa del prestigioso International New York Times para enterarse por Albert Hunt de cómo los republicanos eran ya en diciembre de 2015 mayoría de los jueces nombrados en la Corte Suprema (26/12/2015). Por último, pueden dirigirse a una noticia más reciente (y chocante) del Wall Street Journal, del 18 del pasado abril, en la que se da a conocer una encuesta donde la mayoría de los americanos preguntados (más del 50 %) pide que el Senado someta a votación el nombramiento por el presidente Barack Obama del juez Merrick Garland para la Corte Suprema (Public Support Grows for Senate Vote on Supreme Court Seat This Year, Poll finds, 18/4/2016). Todo esto, sin entrar a analizar siquiera las muchas burlas de la revista The Economist hacia la administración Obama por su abuso de decretos ejecutivos saltándose los poderes del Congreso.


Segunda: La abstención no sirve de revulsivo

La propuesta de abstención activa, como llaman los trevijanistas a su propuesta de traer la 'libertad política' a España, carece de fundamento si miramos a casos ya existentes en la democracia española en los que una alta abstención no ha bloqueado, sino más bien al contrario, la situación política. Echemos un ojo al Estatuto de Autonomía de Andalucía, aprobado en 2007. Según datos de agencias, la participación se situó en el 36,28 % del censo, y los votos negativos alcanzaron un 9,48 %, por lo que, si las matemáticas no me fallan, un elemento tan importante como un Estatuto (que en su artículo primero define a Andalucía nada menos que como nacionalidad histórica) salió adelante en la comunidad autónoma con la aprobación de un pírrico 32,85 % de la población. Si se dio luz verde a un texto sagrado con una abstención tan bestial, quién garantiza a los españoles que siguen a García Trevijano -y al resto- que quedarse en casa en unas elecciones generales va a obligar a los Chaves, Rajoy, Puigdemont, Villalobos, Iglesias y Errejones de turno a encerrarse en un convento para siempre y dar paso a un sistema como el americano que, como ya he detallado en la primera razón, tampoco es perfecto?


Tercera: la abstención sólo conduce al populismo

En 1998, cuando Hugo Chávez fue elegido presidente de Venezuela, la abstención había sido del 36,55 % (en las anteriores de 1993 había llegado al 40 %). Y es que nadie nos garantiza que los políticos o periodistas del futuro interpretarán la abstención como un signo de rebelión contra el sistema o 'la casta', sino más bien como oportunidad de aprovecharse del cansancio de los ciudadanos ante unos dirigentes que son malos y que han de ser sustituidos por unos populistas que se presentan como buenos. Porque, como demuestra el caso de Venezuela (y el del PSOE español en 2011, cuando perdió más de cuatro millones de votantes), Chávez se aprovechó como se aprovecha ahora Podemos de un clima de hartazgo y desesperación que nubla cualquier posibilidad de análisis. A veces pienso que muchos abstencionistas lo que en realidad hacen es rendirse, y eso me preocupa. Se piensan, como dice Fernando Savater, que ellos son mejores que los idiotas que van a votar, y que si el país está mal gobierne quien gobierne no puede deberse a ellos, porque ellos no votan. Qué error, qué craso error!


Qué hacer?

Hay que votar, pero naturalmente no basta con votar. Ya he dicho al principio que respeto y me gustan algunos de los postulados de Trevijano. Por ejemplo, me parece aberrante que los partidos políticos estén financiados por el Estado. Pero es eso todo? Nos vamos a obsesionar con un par de árboles sin entrar en el bosque? Estoy convencido de que el problema de España no es solo una democracia deficiente, sino una falta total de participación por otros medios, llámesele prensa, debate o Educación con mayúsculas. La pregunta seria que deberíamos hacernos no es por qué votar, sino a quién votar. No es lo mismo Pablo Iglesias que Esperanza Aguirre, ni Donald Trump que Hillary Clinton, ni Marine Le Pen que Manuel Valls, ni Silvio Berlusconi que Enrico Letta.

Hay que votar, pero no a los que nos ponen delante de las narices. En numerosas ocasiones he denunciado la estafa que supone votar a los partidos que nos venden descaradamente en la tele cada noche (Ciudadanos, Podemos, PP y PSOE), censurando a otras opciones interesantes que crecen en las redes sociales. Por qué los trevijanistas no proponen una candidatura que recabe todos esos votos que ellos piden contener en la abstención, para, una vez en el Parlamento, denunciar desde tribunas suplementarias a la plataforma de Internet las deficiencias de nuestra democracia, el abuso de los medios de comunicación o la Ley de Financiación de Partidos? Creen acaso que no ganarían?

No, en España no falta democracia. No se engañen. Lo que falta es muchísima valentía!


43 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, hay que votar y, como en la moda, hay que marcar tendencias. Que se sepa hacia donde queremos poner el rumbo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Herrohermar, me agrada que estés de acuerdo en ello. No nos queda otra. Si no votamos, dejaremos que ganen los que tienen el voto comprado desde hace décadas.

      Eliminar
    2. El rumbo no lo pondremos nosotros si se vota, porque el sistema electoral proporcional impide la representación ya que los partidos son los que nombran a los diputados mediante listas apropiándose ellos de la representación. Esto hace que los partidos se repartan el poder estatal, donde los votantes sólo participan el establecimiento de las cuotas de poder.

      Eliminar
    3. Pues ese es otro tema, Ivan Abalos que, por cierto , es esencial modificar e imitar al sistema británico. Pero si no votamos no podemos quejarnos de nada, porque estaremos favoreciendo a esos que tu criticas. Buenas noches.

      Eliminar
    4. Si votas no te puedes quejar, porque avalas con ese gesto a la oligarquía política t a un sistema que te impide la libertad política, y te privan de representación. ¿ Votaría usted en Corea, en Cuba, con Franco? Si no hay democracia ¿ qué hay que votar? ¿ al mejor oligarca? Con Franco también se votaba, y se murió en la cama. Abstención y activa

      Eliminar
  2. A grandes rasgos:
    1. La democracia americana es mejorable y esto lo ha dicho Trevijano cada vez que comenta su calidad. De idealización, nada. Ya ha comentado muchas veces cómo el poder judicial puede establecerse independientemente del poder ejecutivo y legislativo. No hay inconsistencia. Eso desmonta tu primer argumento.
    2. La abstención pasiva no sirve de revulsivo y eso lo sabe Trevijano, por eso promueve la abstención ACTIVA, con un objetivo y una acción posterior, de manera que es un paso inicial para deslegitimar el sistema electoral. No hay otra forma pacífica de hacerlo. Tienes que contarlo todo, no quedarte con los trozos de la historia que te convienen para plasmar tus ideas. Eso desmonta tu segundo argumento.
    3. La abstención conduce al populismo. Falso: la votación a un populista conduce al populismo. Aparte estás elevando la anécdota al nivel de categoría: un caso particular no hace ley, porque omites todas las circunstancias anejas al ascenso de los populismos. Una sola circunstancia puede cambiar todo el resultado. Vuelves a omitir trozos de la historia porque no te conviene y la historia hay que conocerla entera para no repetirla si no conviene. Si la gente no vota pero luego no hace nada para reclamar el poder político que no le han otorgado a los políticos por medio del voto, entonces puede pasar lo de Venezuela o puede pasar lo que está pasando en España. ¿Y dices que en España no falta democracia?
    Además:
    a.- Propones votar. ¿Me puedes decir algún partido que no sea populista, que es lo que tratas tú de evitar? No puedes porque TODOS son populistas. Es lo que tienen los partidos políticos, que prometen y regalan la oreja a la facción que le sigue y no cuentan lo que nos va a costar su ascenso al poder. Eso es populismo. Votar sólo lleva a que el sistema se legitime, que nada cambie, que la responsabilidad se diluya en los partidos y en los pactos antidemocráticos.
    b.- ¿Llamas democracia a un sistema que eleva al poder a un partido tras una abstención masiva? Eso JAMÁS puede ser considerada democracia.
    c.- La propuesta de una candidatura trevijanista es absurda. Se sabe por activa y por pasiva que el MCRC de Trevijano no busca ningún poder y una candidatura iría en contra de ese principio. Además, está demostrado y es incontrovertible que el sistema político no va a reformarse a sí mismo, debe reformarse desde fuera. ¿Qué problema tienes con que se cambie desde fuera el sistema que sólo beneficia a esas empresas públicas que son los partidos políticos y a las oligarquías? ¿Por qué tienen ese privilegio y el pueblo no? Los que piensan que un partido político va a reformar el sistema que le ha otorgado el poder a sus miembros, es un ingenuo y un infantil.
    d.- La democracia formal, como repite machaconamente Trevijano (por lo visto infructuosamente para ti) consiste en separación de poderes en origen (que no existe en España) y el votante elija a un una persona de su distrito electoral que le represente en la cámara legislativa, y eso se haga mediante un juego de mayorías frente a minorías. Eso es lo que defiende Trevijano como forma de gobierno para España. ¿Y tú te opones a eso y quieres que perdamos energía en el juego indecente de partidos estatales?
    En definitiva, tú estás defendiendo los privilegios antidemocráticos de esos partidos lo que alarga la agonía de corrupción y desmembramiento de España. Eres otro tonto útil y necesario de los partidos políticos estatales (o estás en el ajo y eres parte interesada)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de tutear y llamar tontos útiles a los demás bajo el anonimato, es otra forma de abstención activa? O solo un estilo?
      Pregunto.
      Y ahora al grano.
      1) Si la gran democracia americana es mejorable, me imagino yo que los argumentos de Trevijano también. O no? O es Trevijano acaso una figura divina, iluminadora e inmejorable?
      2) Defina ud. abstención activa y cómo los medios de comunicación del régimen van a decir en la tele que la abstención que se da en una determinada elección es activa y por tanto ha de ser tenida en cuenta como liberación definitiva de las almas presas.
      3) La abstención conduce al populismo porque SIEMPRE será más fácil de moldear/interpretar (llámelo como quiera) por los populistas que por los regeneradores con una estrategia clara de cambio de régimen. Y deje de repetir que 'no me conviene', yo no hablo por mí, hablo por lo que yo creo que conviene a Espana, a diferencia de ud., que está obsesionado con tener razón.
      a) Tendríamos que ponernos de acuerdo primero, amigo, en lo que entendemos por populismo. 'Apunte a una mujer aquí que no esté buena'. Es usted de verdad TAN ingenuo para atreverse a decir que todos los partidos son populistas pero que, sin embargo, los representantes de distrito no lo serían? Lea usted a Amando de Miguel y la relación que establece entre el candidato de distrito y el caciquismo. Y acuérdese del famoso 'como alcalde vuestro que soy...'.
      b) No he llamado democracia a eso. No soy responsable de lo que usted entiende en mis textos.
      c) Cómo se ha demostrado que el poder no va a reformarse a sí mismo? Ustedes han demostrado todo? Me parece un argumento algo pedante. Está claro que el poder no se va a reformar si la gente no cambia, y esa, por si no se ha dado cuenta, es mi tesis principal. Que la gente piense por sí misma.
      d) No hay ningún país con separación total de poderes.
      Lo que me faltaba por oir es que yo defiendo los privilegios de alguien. Vuélvase a leer el artículo, ande, y lea también los anteriores antes de acusarme de estar en el ajo. Vivo en Alemania, un país genial con democracia partidista y proporcional, basada en el consenso, aquello de lo que ustedes reniegan, pero que funciona muy bien cuando hay educación y ganas de entendimiento y construcción de futuro.
      Nada de eso tiene usted.

      Eliminar
    2. 1) la democracia norteamericana es LA democracia. No es mejorable, si lo son ciertos mecanismos y Antonio García-Trevijano lo hace en su obra. Si la lee, cosa que obviamente no ha hecho, podrá comprender por qué. Hablar de lo que uno no conoce ni comprende es un ejercicio inútil. Para criticar algo, primero hay que conocer profundamente lo que se critica y oponer argumentos, cosa que este artículo no hace.

      2) la abstención es activa en tanto es consciente, no pasiva y propia del pasotismo o la simple ignorancia. La abstención activa es comprender, sin duda ninguna, que votar en una partidocracia no sirve de nada y además alimenta la corrupcion. Esto es un hecho científico y demostrable. De nuevo insisto, debe usted leer una obra para poder comprender antes de hablar desde su ignorancia

      3) la abstención conduce a una única cosa: deslegitimacion del régimen. Nada más. Todas las facciones son órganos del estado todas igualmente populistas y antipoliticas y por tanto, cada una con su estética propia y diferentes redes clientelares

      Eliminar
  3. Este artículo está plagado de imprecisiones y manipulaciones. Una de ellas es hacer ver que la abstención forma parte de una estrategia. Como si fuese un acto arbitrario o caprichoso de protesta. NO ES ASÍ. La abstención es el resultado INEVITABLE de conocer las bases y fundamentos del régimen de partidos español. Porque votar NO SIRVE NI CAMBIA nada. Votar en España, es lo mismo que remover un puré, con una cuchara. Ni el sabor ni los ingredientes, ni el recipiente del puré van a cambiar por mucho que se mueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que votar no cambia nada lo dirá usted. Puede que no haya viajado lo suficiente o estudiado la evolución de ciertas localidades/regiones donde han gobernado distintos partidos.

      Eliminar
    2. Si usted decidiera leer, comprendería. Actuar con fe hacia los partidos es algo que no puede ser cuestionado desde la razón científica para quien no quiere escucharla.

      Eliminar
  4. La abstención no deslegaliza, deslegitima o desautoriza, le quita fuerza moral a la clase política para adquirirla la sociedad civil. Por eso cuando después de la abstención tu atención va a la clase dirigente, es porque no comprendes el papel de la abstención y lo que es la legitimidad, piensas en clave de legalidad constantemente. Legitimar es sinónimo de autorizar, es la auctoritas, a difenecia de lo legal que pertenece a la potestas o al poder. Por eso cuando haya una deslegitimación del régimen, será la sociedad la que responda, la abstención deja constancia en la sociedad que el régimen queda desautorizado, que ya no tienen los partidos políticos la iniciativa política ni la hegemonía, por eso con una abstención mayoritaria, la sociedad toma la acción política, ya le pertenece a la sociedad la autoría de la acción política. La abstención, como acción que deslegitima a todo el régimen, deslegitima la cualidad de éste, que es que el ejercicio de poder se ejerza de arriba hacia abajo. Esto hace que la abstención funde el hecho de que el poder sea ejercido desde abajo hacia arriba. Libera a la sociedad abriéndose un período de Libertad Constituyente, a diferencia de un simple proceso constituyente que es el que se hace desde arriba, desde el poder, como la constitución del 78. Una vez que se constituye como hecho que el ejercicio de poder sea desde abajo hacia arriba, cuando la sociedad es la autora de la acción política, es cuando se puede hacer por derecho que el poder sea ejercido así. Para eso el período de Libertad Constituyente, la creación de un marco jurídico en el que esté garantizado lo que ya se ha conseguido por hecho y desde ese hecho, una verdadera constitución con una verdadera separación de poderes. Y no se puede esperar de los partidos políticos que realicen esa constitución ya que ellos están en el poder y están sólo por la lucha por el poder, están en un medio en el que la libertad está excluida, no se trata de que no quieran, sino de que no pueden porque no es de su naturaleza ocuparse de la libertad, de la libertad sólo se puede ocupar el sujeto que se beneficiará de ella que es la sociedad civil y sólo podrá ser conquistada desde fuera del Estado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ivan, quiero darte la enhorabuena por la calidad de tus comentarios. Deberías expresarlos en nuestro Diario Español hacia la República Constitucional.

      Eliminar
  5. En España, a los españoles, solo les queda no participar en el régimen de esta oligarquía, para situarse en contra, pues cada vez que acuden a las falsas urnas que no les representan, entregan un cheque en blanco a una oligarquía de partidos contra la que no se tiene ningún mandato imperativo desde la sociedad civil. Es decir, la sociedad civil, al no existir democracia en España, no tiene ningún instrumento para revocar a quien le roba, no cumple, o a quien hace las cosas mal por no decir horrible. Esas Urnas, en las que además no se elige nada, pues son los jefes de partido, las facciones que se van a repartir la cuota de poder, quienes previamente eligen a los diputados ( aberrante), siempre que sean obedientes a ese jefe de partido, no a la sociedad civil. Regímenes de partidos como el nuestro, han situado en el poder a Hugo Chávez, Maduro, y si nos remontamos atrás en el tiempo a Hitler. Y usted nos dice que sigamos votando? Y usted nos dice que la democracia americana es mala? No la debe conocer. Usted trabaja para el régimen, y por eso usted defiende su plato, y por eso usted no tiene credibilidad, porque usted no es libre. Abstención, pero abstención activa, será la sociedad quien desautorice esta barbaridad de oligarquía. Por eso Señor, la sociedad se organiza, ante la falta de representación y la falta de democracia, nos abstenernos y sabemos el porqué, y llegado el momento exigiremos democracia formal.

    ResponderEliminar
  6. En EEUU el presidente del supremo es elegido para ocupar el puesto de forma vitalicia, lo que le incapacita al presidente del ejecutivo el poder de revocación, y por tanto, el mando del ejecutivo sobre el judicial, lo que da independencia a la justicia en EEUU. Trevijano propone un sistema en el que el presidente de los jueces sea elegido por todo el cuerpo que pertenece al gremio de lo judicial: notarios, abogados, secretarios, jueces... Esto daría un independencia total a la justicia y mejoraría el sistema americano. Además, en EEUU no existen los tribunales constitucionales porque todos los tribunales y jueces federales pueden resolver asuntos en lo referente a la constitucionalidad de las leyes. Esto hace que en EEUU haya unidad jurisdiccional. La Sala de lo constitucional es la última instancia devolutiva de la inconstitucionalidad, resolviendo en firme vía recurso lo que al respecto se haya decidido por los órganos judiciales jerárquicamente inferiores, desde la primera instancia. Por tanto, no es que se trate de un control difuso, sino concreto, judicial y propio de la unidad jurisdiccional que somete a una única potestad judicial la legalidad, incluida la constitucional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ivan. Su opinión coincide exactamente con la que expresó Tocqueville en su maravillosa obra La Democracia en América.

      Eliminar
    2. Gracias, la última parte, la de la unidad jurisdiccional, la aprendí de Pedro M. González.

      Eliminar
  7. Y luego señalar que pone el ejemplo de cuando Chávez fue elegido como que hubo una amplia abstención, cuando no se llegó al 50%, ni siquiera se sobrepasó del 40%. Por eso en Venezuela el cambio que se efectuó fue a través del poder, desde arriba, desde el Estado. Así fue como se consolidaron regímenes como el fascista o el Nazi.

    ResponderEliminar
  8. Por otra parte, está desaforada defensa de la legitimidad del poder franquista que el autor expresa, delata su origen antidemocrata y a favor de la validez y eficacia de la partidocracia como forma de gobierno en el Estado. Con gran ignorancia confunde lo político con la política. Confunde los deseos con la realidad. No explica por qué España no tiene Constitución. No explica que es la representación y cuál es su finalidad. Pretende igualar la alternancia entre oligarcas en España con la elección de personas, líderes en países donde si existe la representación. En fin, es un disparate propio de un opinador de las jugadas políticas y que desprecia las bases, las reglas del juego. De la ignorancia no puede más que salir confusión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que creo es que los argumentos de todos ustedes, que suenan recitados y calcados, serían ampliamente enriquecidos si leyeran alguna otra cosa aparte del Nuevo Testamento de García Trevijano.

      Eliminar
    2. Es precisamente al revés. Para criticar algo, antes se debe comprender. Lanzarse como un aventurero ignorante a criticar un pensamiento y una obra que no conoce es, como mínimo, una temeridad propia de un fanatico. Lea usted, y después haga una crítica concreta con un mínimo fundamento. Porque si no, se quedará únicamente en la superficie y jamás comprenderá nada. La razón no se tiene por antojo sino porque la realidad la corrobora. Yo ante eso, no puedo más que decir amen. La verdad de los hechos es una y lo demás, una vulgar opinión de tertulianos

      Eliminar
    3. Le cuento yo las realidades que he vivido, con las que corroboro día a día lo que veo? No se da cuénta que son ustedes los que se lanzan en estos comentarios a llamar ignorantes o tontos útiles a los que no piensan como ustedes?
      Conozco la obra, conozco el pensamiento. Ustedes la recitan como papagayos todos los días! Es imposible desconocerla.

      Eliminar
    4. No la has leído. No mientas. Refutar a quien dice que es la Tierra la que gira alrededor del Sol sin conocer las explicaciones y sus fundamentos es imposible. Todo queda reducido a un "porque sí" o un "porque no"

      Eliminar
    5. Tocqueville, Jefferson, también desciñen la democracia formal, puede leer también esto para entender las bases de la democracia y su forma.

      Eliminar
  9. De hecho es elegido por el ejecutivo y ratificado por el Senado, pero al ser un puesto vitalicio no depende del poder temporal y no se debe a nadie. Hay independencia de los jueces, porque hay separación de poderes en origen, con elecciones separadas al ejecutivo y legislativo, y representación por distritos uninominal y a doble vuelta.

    ResponderEliminar
  10. Oiga, que usar los signos de puntuación no cuesta dinero.
    ¿Qué opciones son esas tan interesantes en las redes sociales?, ¿Justin Bieber?
    Alma de cántaro, en España no se puede votar a una persona, se vota a una lista de gente desconocida que forman la cuadrilla de lametraserillos del cabecilla del partido. Puede que oigas a Trevijano, pero no le escuchas.
    Cuando haya que inscribirse para votar, cuando los partidos no comercien con escaños y poltronas para forjar alianzas, cuando haya diputados que representen a su distrito y otros detalles propios de una democracia que en España no conocemos entonces hablamos de votar, mientras tanto, el 26 de junio va a ir al colegio mi prima la de Utrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se dice 'no le escuchas', sino 'no lo escuchas'. Y me habla de signos de puntuación? Además de sectarios, son ustedes unos prepotentes sin remedio.

      Eliminar
  11. Hay que votar siempre. Votar es un privilegio que hemos heredado de nuestros antepasados cercanos, que consiguieron para todos con mucho esfuerzo, lucha e incluso sangre. ¿Tan pronto hemos olvidado desde cuándo se permite el voto femenino en nuestro país? 83 años. ¿Y cuántos millones de habitantes de nuestro planeta sueñan hoy día con poseer este derecho? No se merecen que nosotros no votemos. Si no nos convencen las opciones que nos presentan los partidos y no queremos beneficiar en lo más mínimo al partido más votado, pues VOTO NULO. El planteamiento del señor Trevijano de no votar, es su solución teórica, pero nada práctica. Tengo un gran respeto al señor Trevijano y comparto gran parte de sus ideas, pero siendo realista, siempre habrá seguidores de cualquier partido que por pocos votos que pudieran sumar, serían suficientes para gobernar cualquier estamento. Comparto con Rafael González la proyección de los ideales en una opción de voto, aunque sea algún partido minoritario, pero siempre VOTAR, en agradecimiento a los que nos han regalado este derecho y que hoy no lo valoramos como merecen. Felicitaciones a todo "EL DEMÓCRATA LIBERAL"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hay que votar siempre? ¿Por qué si no es una democracia? Con Franco también se votaba

      Eliminar
    2. Hablas de agradecer un derecho que HA SIDO CONCEDIDO POR UN GRUPO DE 7 u 8 personas!! Lucha?? Ninguna

      Eliminar
    3. Con Franco también se votaba. Franco respetaba el derecho de voto y de referéndum. El voto en Bélgica e Italia es obligatorio. El Estado griego regala por ley mayores números de votos de los reales para que el partido más votado pueda gobernar. En Italia Renzi ha dado una ley para que el partido más votado obtenga gratis del Estado todos los votos que le faltan para tener mayoría absoluta. Con Hitler y Mussolini también se votaba. Y también con Stalin. ¿Es que no hay ninguna situación política en el mundo que legítime no votar?¿ Está prohibido ser ciudadano para ser únicamente súbdito que vote a su amo?

      Eliminar
    4. Efectivamente José Antonio, no puedo encontrar coma o punto en su comentario con el que no esté de acuerdo. En especial, con ese 'es su solución teórica, pero no práctica'. Es muy bonita la solución de la abstención activa, si no fuera una utopía. No hay ni un sólo país en el mundo en que se haya dado cambio de régimen mediante la abstención.
      Repito, una utopía. Estamos en el siglo XXI, y más vale mirarse en el reflejo de las naciones que funcionan muy bien (Alemania), casi siempre con sistemas proporcionales y partidistas.

      Eliminar
    5. Si, Atanasio, 'con Franco también se votaba'. Esa es una de sus grandes obsesiones: comparar esta democracia con el franquismo. Como un huevo a una castaña. Para empezar, en el franquismo no se permitiría ninguna de las opiniones que se dan en este periódico. Así que déjese de pamplinas, por favor, porque me va a saltar el antivirus.

      Eliminar
    6. Rafael González, veo que por alguna razón que se escapa a mi entendimiento, sigues sin comprender nada. Seguramente porque si en vez de hablar de "la solución de Trevijano" como si fuera el bálsamo de Fierabrás, leyeras su obra entonces sabrías, con algún fundamento, de lo que estás hablando. La abstención NO ES ninguna solución de nada. Ni mágica, ni utópica, ni de ningún tipo. La abstención es SIMPLEMENTE la conclusión inevitable a la que uno llega cuando es capaz de comprender el funcionamiento del régimen monárquico de los partidos estatales que, por cierto, NO ES una democracia.

      Porque la democracia, no se puede dar en mayor o en menor grado, lo mismo que una dictadura. La democracia es o no es; y en España, no es. ¿es frustrante saber esto? Tal vez ¿produce indignación saberlo? No a los que comprendemos las razones. A los que las desconocen, es posible que se la produzca.

      Cuando uno analiza un sistema, como lo hace un ingeniero por ejemplo, y estudia su funcionamiento, sus mecanismos, las interacciones de cada una de sus piezas con las otras y de todos los elementos que componen ese sistema, entonces es cuando uno puede diagnosticarlo, comprenderlo y estudiarlo en su conjunto. Esto no puede hacerse sin estudiar y comprender la naturaleza de ese sistema, sin conocer para que sirven sus palancas y resortes, sin entender toda su naturaleza e interacciones entre las partes. Entonces, cuando por fin se comprende eso, es cuando se puede concluir, sin duda ninguna y sin temor a equivocarse que el voto no sirve de nada porque este sistema, este régimen de poder, ha sido diseñado ESPECIFICAMENTE para impedir la representación política. Por tanto, aunque comparta un mecanismo común con la democracia formalmente constituida, como es el de las urnas y los votos, no es en absoluto con la misma finalidad.

      Puede usted seguir votando, como ya llevará 38 años haciéndolo y sin comprender NADA de lo que hace. Por que eso, es precisamente la cuestión: en España sólo se vota por ignorancia o porque se es un corrupto y un inmoral. No hay una tercera via.

      Una vez se sabe esto, con certeza absoluta, como lo sabe un físico cuando predice la dirección de las partículas tras una colisión entre dos objetos esféricos, es cuando puede empezar a pensar en posibles soluciones, pero no antes. Porque mientras se crea que la abstención es una mera cuestión táctica, o un capricho, o una elección como cualquier otra para poder derribar un régimen, entonces no se comprenderá nada de nada.

      Eliminar
    7. Por otra parte, la libertad de expresión, que existe y es evidente es OTORGADA y no RECONOCIDA (que sería lo propio de una democracia). Una dictadura tambien puede, igualmente, conceder esa libertad o las que le venga en gana, lo mismo que ocurre en esta oligarquía de partidos. El problema es que ese derecho o libertad individual (que es lo mismo) puede ser retirado cuando a los oligarcas, jefes de los partidos, les venga en gana. España es un pais sometido al designio de potencias extranjeras, precisamente por la facilidad de manejar a un reducido número de oligarcas, fácilmente sobornables debido a su gran corrupción y falta de valores morales.

      Eliminar
  12. Además de todo lo comentado anteriormente y que ya, por si sólo destruye lo que expone este artículo desde un punto de vista intelectual y político, existen argumentos de tipo moral. Votando en un régimen corrupto de partidos estatales uno se convierte en cómplice de esa corrupción que se genera y que además es inevitable. Y por otra parte se participa en un fraude electoral que impide la REPRESENTACIÓN porque INTEGRA a las masas en el Estado. Por tanto y en suma, a tenor de todo lo expuesto, en España sólo se puede votar por dos razones: o bien por ignorancia o bien porque se es un corrupto y un inmoral. No existe ninguna otra alternativa. Quien conoce los fundamentos profundos del sistema, sabe que el voto no sirve mas que para refrendar listas de partido, que no determinan el poder ni tampoco lo constituye, es un corrupto porque sabe que la finalidad de ese voto no es otra que la de sostener todo el armazón de la corrupción y la degeneración que afecta a TODAS las instituciones desde la mas alta y hacia todas las demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, pero creo que el querer votar, no implica ser un corrupto o un ignorante. Voy a votar porque creo que es la mejor opción, respeto vuestra postura y deberiais de respetar la nuestra, así también se construye democracia. Un saludo.

      Eliminar
    2. No respeto tu postura y además me reafirmo en lo dicho. Votar implica una de esas dos posibilidades. La democracia no se construye porque no es un proceso progresivo, tampoco lo es una dictadura y tampoco lo es una oligarquia (las tres formas de gobierno conocidas desde Aristóteles o Platón). La democracia únicamente puede ser constituida desde la libertad política colectiva como base. Porque precisamente, la democracia es permitir el verdadero enfrentamiento político, es decir, lo opuesto al consenso o al pacto. En la democracia no existen concesiones, el enfrentamiento es real y de verdad. Esa es la esencia de la democracia y por ello de la libertad. En España, el liberalismo ni siquiera existe como ideología, es una simple pose como lo es ser marxista o ser fascista, simples etiquetas que no comprometen a nada ni significan nada. Con libertad politica, cuando existe democracia, ahí si, ahí que cada uno demuestre lo que es. Pero en una oligarquía de partidos estatales, lo único que existen son ideologías del Estado, etiquetas del Estado y razones del Estado. Lo opuesto, radicalmente, a cualquier idea de liberalismo por laxa que ésta sea.

      Eliminar
  13. Vaya crítica tan pobre y mal hecha.

    1) Sólo critica que en EEUU el Supremo no es independiente (en España mucho menos), y pasa por alto su mayor logro que es el Diputado de distrito. ¿Por qué ni lo menciona?

    2) Trevijano ha dicho 10000000 veces que aunque se abstuviera el 80%, los políticos seguirían en el poder como si nada. La diferencia es que la abstención ha de ser activa, es decir, que existan movimientos civiles con el fin de derrocar la partidocracia y establecer representatividad por distritos.

    3) El tercer argumento tira piedras sobre su propio tejado. Precisamente donde es más fácil que gane el populismo es en las partidocracias, donde los diputados son controlados por las cúpulas de los partidos y no por el elector.

    En fin, así de fácil se desmonta una crítica poco elaborada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1) Sí, o las mejores hamburguesas, en Wendy. Por qué se me habrá olvidado, Dios.
      2) 10000000 veces? Eso es poco comparado con las veces que lo repetís sus papagayos. Puedes seguir esperando sentado a que el 80% de los españoles (34 millones? 36?) salga activamente a la calle con fotos de Trevijano pidiendo el proceso constituyente. Un consejo: procura que coincida con un Mundial de Fútbol.
      3) El populista aparece donde puede engañar al populacho. Ese 80% que hipotéticamente dejara de votar (que nunca va a pasar, pero imagínatelo), prestaría antes atención a un líder populista que a otro pidiendo un proceso Constituyente. Esencialmente, porque nadie tiene ni pajolera idea de lo que significa proceso Constituyente. Tenlo seguro.

      Todo esto te lo digo porque, si no te has enterado aún, el problema principal de España no es el sistema que tenemos, sino la educación de la gente, que es la que construye la arquitectura de la nación. Yo también sé desmontar argumentos.

      Eliminar
    2. Los argumentos son, siendo muy condescendientes, humorísticos; siendo intelectualmente rigurosos, a la altura de Belén Esteban o del programa de Ana Rosa.

      "el problema principal de España no es el sistema que tenemos, sino la educación de la gente,"
      Quien escribe esto, ni sabe lo que es la libertad (aunque quiera lucir "liberal de derechas" como eslogan en sus camisetas), ni conoce España y además ignora que no tenemos un sistema, sino un régimen.

      Proceso Constituyente tiene cualquier régimen o dictadura; el asunto es la Libertad Constituyente que es lo único que puede traer la democracia. Es realmente triste que alguien que se pretende llamar "liberal" no entienda la libertad. Es triste que quien quiere hablar o criticar un pensamiento, no haya ni siquiera leído las obras de la persona a la que critica. Que desprecie a Tocqueville. Que no sepa ni que es El Federalista. En fin, que repetir propaganda de la televisión, sabe cualquiera. Pero hablar de política o, mejor dicho, de lo político, con rigor y seriedad, no parece que este al alcance de quién sirve a las facciones del régimen como aspirante a periodista.

      Eliminar