martes, 13 de diciembre de 2016

Informe PISA: la culpa fue del cha cha cha



Artículo de Paco Romero


“Según los socialistas andaluces, los oprobiosos datos en materia de educación son culpa del franquismo, de la LOMCE, de la mala suerte en la elección de los centros auditados y del escaso rigor científico del informe”

“¿Cuándo, en Andalucía, vamos a ponernos las pilas, a trabajar de una puñetera vez, a alejarnos de estériles gimoteos de eternos perdedores, a dejar de echar las culpas a los demás, a tomar responsabilidades serias…?”
Los resultados de la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2015), conocida la pasada semana, mejoran ligeramente la situación de la educación en España, colocándonos en la media de la OCDE y al nivel de Francia, Estados Unidos, Suecia, Dinamarca o Reino Unido. Lo que en principio, aunque insuficiente, es una grata noticia, se convierte en desazón cuando se comprueba que los datos todavía serían mejores si no fuera por... ¡Correcto, por Andalucía! Y es que para vergüenza propia y ajena, nuestra comunidad se sitúa en el último lugar en España en ciencias, con 473 puntos, y en el penúltimo en lectura (466) y matemáticas (479).
Convertido en viral el vídeo montaje en el que Susana Díaz fijaba la antigüedad de la sanidad andaluza en 76 millones de años, comenzamos a echar en falta el que corrobore que el fracaso de la educación en Andalucía es achacable -naturalmente- al franquismo, como asegura el secretario de Redes Sociales de la Ejecutiva Provincial del PSOE de Huelva, un tal Ángel Romero que ya ha hecho méritos sobrados para convertir en 110 las 109 plazas de asesores que rodean a estapresidenta y que Antonio Barreda nos descubrió ayer en este diario.
El muchacho merece el carguito ya. No en balde, el análisis del inminente asesor de San Telmo no difiere mucho del inicialmente realizado por la mismísima Consejera de Educación, que justificó los malos resultados por la tasa de analfabetismo que sufría Andalucía en la Transición. Tal afirmación queda derogada por sí sola si lo que pretende es hacernos tragar que tal problema era solo andaluz y explícitamente desvirtuada por la propia OCDE que asegura en su informe: “Desde 1940 aumentó la educación primaria -medida en años- seguramente porque la escolarización fue generalizándose. Y a partir de 1970 despegó la secundaria: pasó de casi nada a superar los cuatro años de media por adulto”. Naturalmente que las tasas de alfabetización de los cuarenta solo caben ser adjetivadas como indignas, lo que no es óbice para que el oprobio se agigante y el calificativo se agote en sí mismo cuando se comparan con las de los años veinte o las de principios del siglo pasado.
No conforme con encontrar en “el de siempre” las causas de las enésimas calabazas que nos procura el Informe PISA, el Gobierno andaluz, en lugar de coger de una vez el toro por los cuernos, practica su deporte habitual -huir de la autocrítica- y para ello nada mejor que utilizar hasta otros tres argumentos tan distintos y distantes como su ausencia de vergüenza: desde achacar el fracaso “a los efectos nocivos de la LOMCE” -que, por cierto, no estaba en vigor para los adolescentes que realizaron la prueba-, a atribuirlo al “bajo nivel socio-económico de los 54 centros andaluces que se sometieron a la prueba” -elegidos por la OCDE aleatoriamente- o, por último y para colmo de males, reprobar directamente el propio informe “por carecer de rigor científico”, suscitando de paso un desconcertante ataque al organismo internacional y sembrando sospechas sobre su ensayo estrella en educación.

En resumen: Según los socialistas andaluces, los oprobiosos datos en materia de educación son culpa del franquismo, de la LOMCE, de la mala suerte en la elección de los centros auditados y del escaso rigor científico del informe.

¿Cuándo, en Andalucía, vamos a ponernos las pilas, a trabajar de una puñetera vez, a alejarnos de estériles gimoteos de eternos perdedores, a dejar de echar las culpas a los demás, a tomar responsabilidades serias…? Valga como ejemplo una nación del entorno como Portugal, que partía aún de peor posición y que viene mejorando sensiblemente sus datos oleada tras oleada. ¿Por qué ellos sí y nosotros no? Nuestros “responsables” políticos lo tienen claro: resulta más fácil y convincente para el público en general y el votante en particular seguir cantando con Gabinete Caligari...“la culpa fue del cha cha cha”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario