lunes, 2 de enero de 2017

Liberados sindicales de la Junta de Andalucía: 1.394 a tiempo completo


Artículo de Antonio Barreda


490 en la Administración General, 257 en Educación y 647 en Sanidad

A estos hay que añadir la sustitución en sus puestos de trabajo con la famosa y costosa doble dotación presupuestaria

Se desconoce el número en Agencias Públicas, Empresas Públicas, Fundaciones y Consorcios


El papel de interlocución de los sindicatos no es una creación artificial, sino que responde a la configuración misma de nuestro sistema constitucional, reconocido expresamente en el artículo 7 de la Constitución, el cual se revalida constantemente con procesos electorales propios cada 4 años. Los Sindicatos, en su papel de representantes de los intereses de los trabajadores, son un organismo fundamental del estado social y democrático de derecho, han sido, son y deberán ser una figura relevante para la consecución y mejora de los derechos laborales.

De 2009 a 2015 CCOO y UGT han sufrido 570.917 bajas de afiliados según los datos de afiliación que ofrecen las propias centrales sindicales. La crisis ha tenido mucho que ver con esta pérdida, pero también los casos de corrupción protagonizados por los líderes sindicales en los últimos años que han desgastado de forma notable la representatividad de los sindicatos: Caso ERE, con el famoso “conseguidor” Juan Lanzas de por medio, que significó el fin de la carrera sindical del entonces Secretario General de UGT-Cádiz detenido e imputado por Alaya; Caso Formación; Caso UGT con las famosas facturas y el entramado formado entre UGT, IFES y SORALPE, que terminó imputando a la anterior cúpula de UGT-A con la imagen de la guardia civil registrando la sede de Antonio Salado…

Los sindicatos tradicionales como UGT y CCOO en la Administración están en un momento crítico de confianza de los empleados públicos, debido esencialmente a dos causas: su debilidad objetiva en los centros de trabajo, derivada de vaciar de contenido las Juntas de Personal y los Comités de Empresa en beneficio exclusivo de sus estructuras, y la falta de transparencia y comunicación de lo que pueden y no pueden hacer en relación con el empleo y negociación en las Administraciones Públicas. Esta crisis se amplifica, aún más, en Andalucía a UGT y CCOO por su apoyo sin fisuras al Decreto del Enchufismo y posteriormente a la Ley del Enchufismo que ha hecho un daño irreparable al conjunto de los empleados públicos. Esto último ha hecho que el personal funcionario los castigara desde el 2011 en las elecciones sindicales de las Juntas de Personal y diera toda una lección de democracia a la anestesiada sociedad andaluza.


Liberados de la Administración General

Entre personal funcionario y personal laboral, la Administración General de la Junta de Andalucía cuenta con 490 liberados a tiempo completo. Más del 1 % del personal de la Junta de Andalucía está liberado, ya que en 2016 cuenta con 44.867 efectivos totales, 22.627 laborales y 22.240 funcionarios. Entre UGT, CCOO y CSIF copan la mayoría de liberaciones sindicales a tiempo completo. A estos 490 hay que añadir la sustitución o cobertura, por imperativo legal, de estos liberados en sus puestos de trabajo con la famosa y costosa doble dotación presupuestaria del puesto.

El número total de liberados en el ámbito funcionarial de la Junta asciende a 158, y el reparto es el siguiente. CCOO: 23, CSIF: 56, ISA (Iniciativa Sindical Andaluza): 22, SAF (Sindicato Andaluz de Funcionarios): 23, UGT: 27 y USTEA: 7 liberados. El Sindicato andaluz de funcionarios (SAF) en mayo de 2015 ganó las elecciones sindicales en la administración general de la Junta de Andalucía, al obtener 106 delegados, el 44,92 % del total, siete más que en las pasadas elecciones, pero en cambio cae a la tercera posición en liberados sindicales, empatando con CCOO en número, mientras que CSIF es el sindicato con más liberados en el ámbito de funcionarios con 56 liberados, más de un tercio del total.

En cuanto a personal laboral hay 332 liberados a tiempo completo, de ellos CCOO cuenta con 106, CSIF con 46, UGT con 127 y USTEA con 53 liberados. ¿Por qué esta diferencia entre liberados de funcionarios y laborales? Aparte, hay que sumar los liberados que “regala” el VI Convenio Colectivo que se elevan según indica el artículo 65 del mismo a: 27 por UGT.; 21 por CCOO y 7 por CSI-CSIF. La diferencia en número de liberados a favor del personal laboral está motivada porque en la Junta los sindicatos mayoritarios promueven las elecciones por centros de trabajo de personal laboral, lo que multiplica exponencialmente el número de delegados sindicales del personal laboral respecto del personal funcionario.

Una reflexión profunda es que para qué han servido esos 332 liberados totales del personal laboral en la negociación y reclamación de derechos del personal laboral al servicio de la Administración General de la Junta de Andalucía ya que el vigente VI Convenio Colectivo es del año 2002 y ha sido prorrogado desde entonces, con lo que se ha mantenido vigente durante los últimos 14 años.

Otro hecho a tener en cuenta para la multiplicación de los liberados son los Acuerdos de Crédito Horario que se conciertan entre los sindicatos más representativos y la Consejería que detenta las competencias en Función Pública, según los cuales se generan bolsas de horas sindicales para cada sindicato y este luego las reparte según su interés por delegados y por liberados, ampliando considerablemente el número de liberados sindicales, sobre todo entre el personal laboral, ya que al tener una mayor amplitud en número de delegados sindicales derivados de una atomización de las elecciones por centros, tienen más horas a repartir.

Otro crédito horario proviene del Acuerdo de 8 de abril de 2014, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba el Acuerdo de la Mesa General de Negociación común del Personal Funcionario, Estatutario y Laboral de la Administración de la Junta de Andalucía, de 3 de marzo de 2014, sobre derechos de participación y representación en materia de prevención de riesgos laborales en la Administración de la Junta de Andalucía. Este acuerdo “regala” 33 liberados a tiempo completo a repartir entre UGT, CCOO y CSIF. De este reparto forman parte los ámbitos de la educación y de la sanidad.

Han de añadirse a la cuenta los liberados por la Mesa General de la Función Pública (llamados liberados institucionales) de la que se nutren también -sí, lo han acertado- las centrales sindicales de CCOO, UGT y CSIF.

En definitiva y según los datos, en el total de liberados en el ámbito de la Administración General de la Junta de Andalucía por sindicatos, entre funcionarios y laborales, gana por goleada UGT con 154, seguido por CCOO con 129 y CSIF con 102, muy lejos queda USTEA con 60 liberados.


Liberados del Sistema educativo

En el ámbito de la educación la Junta de Andalucía cuenta con 257 liberados a tiempo completo, distribuidos en la Mesa Sectorial de Educación, Mesa General de Función Pública, Acuerdo de Mesa General de representantes en materia de prevención de riesgos laborales y  el Comité de Empresa de personal docente de religión de secundaria.

El reparto no tiene desperdicio: los 216 liberados de la Mesa Sectorial de Educación a tiempo completo se distribuyen de la siguiente forma: ANPE 40, CCOO 39, CGT 11, CSIF 53, Docentes X la Pública 1, SIEP 2, UGT 29 y USTEA 41 liberados.

Por la Mesa General de Función Pública hay 31 liberados a tiempo completo, distribuidos entre CCOO que cuenta con 13, CSIF con 7 y UGT con 11 liberados.

Cierra los datos el Comité de Empresa de personal docente de religión de secundaria con 1 solo liberado a tiempo completo.


Liberados del sistema sanitario andaluz

Según los datos actualizados a fecha 13 de diciembre de 2016, hay en el ámbito de la sanidad andaluza 647 liberados sindicales a tiempo completo distribuidos de la siguiente forma: SATSE 135, CSIF 136, FASPI (Federación Andaluza de Sindicatos Profesionales Independientes de Sanidad, Función Pública y Educación) 92, CCOO 120, UGT 116, USAE (Unión Sindical Auxiliares de Enfermería) 40, ASTISA (Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Sanidad Andaluza) 2, AO (Autonomía Obrera) 2 y, finalmente, USO que cuenta con 1 liberado

Un dato que resalta es que, a diciembre de 2016, mientras en la Administración General de la Junta, con 490 liberados sindicales a tiempo completo entre los 44.867 efectivos totales (22.627 laborales - 332 liberados- y 22.240 funcionarios -158 liberados-), en el ámbito de la sanidad hay 647 sobre una plantilla de 92.882 efectivos y, sin embargo, en el ámbito educativo hay solo 257 liberados a tiempo completo sobre una plantilla total de 95.415 efectivos reales para el curso 2016/2017. Algo no cuadra o algo falla entonces en detrimento de los docentes, los grandes “perdedores” en las liberaciones sindicales.


Liberados en Agencias Públicas, Empresas Públicas, Fundaciones y Consorcios

Nos quedamos con las ganas de saberlo. Quizá con la ayuda de Juan Marín…



2 comentarios:

  1. Para mi, lo más importante es que no son sindicatos financiados por los trabajadores directamente sino por el Estado. Defenderán, pues, al Estado antes que a los trabajadores. La tradición del sindicato vertical franquista hace que nadie se cuestione esto. No tenemos sindicatos de trabajadores sino sindicatos de Estado.

    ResponderEliminar
  2. Y esto, supongo, sin introducir los liberados sindicales de las universidades, en las que los sindicatos campan a sus anchas. Alguien debería investigar esta isla dentro de la administración, en la que la endogamia,el amiguismo, el peloteo, el sindicalismo por conveniencia (de echo una vez conseguidos sus propósitos personales, a la mayoría de los delegados sindicales se les acaba su amor hacia los compañeros),el desprecio hacia los méritos y capacidades de cada trabajador, etc, etc. En fin, el mejor ejemplo de lo que es nuestra amada administración, y nuestra querida mafia sindical.

    ResponderEliminar