jueves, 7 de diciembre de 2017

Contratos ocultos en el SAS


Artículo de Luis Escribano


Los partidos políticos con presencia en Andalucía comienzan a calentar motores. Se acerca el inicio de la carrera para ocupar los sillones del Parlamento andaluz. Las elecciones autonómicas están próximas, las adelante o no Susana Díaz para finales de 2018. Y en mayo de 2019, las elecciones locales.

Según parece, los cargos del PSOE andaluz entienden que, para llegar a las próximas elecciones en mejores condiciones, la opacidad de su gestión en la Junta es fundamental: a menor información, menos escándalos saltarán a la opinión pública.

Si en el anterior artículo exponía la parte del discurso que Susana Díaz dedicó a la corrupción el día de su toma de posesión en 2015, hoy traigo sus palabras sobre la transparencia (la negrilla es mía): “Hoy, la gente nos demanda que los tengamos siempre, en cada momento, presentes a la hora de gobernar. La gente nos pide cercanía, sensibilidad, honestidad, rigor y mucha transparencia. Y así voy a gobernar.”

Sin embargo, una vez más sus palabras se muestran vacías. Su empeño en hacer lo contrario de lo que dice es irremediable. Y hoy toca como ejemplo la información sobre las contrataciones administrativas de la Junta de Andalucía.

Aparte de no figurar en la Plataforma de Contratación de la Junta de Andalucía todos los contratos adjudicados -ningún órgano comprueba o vigila que se publiquen todos ellos, especialmente los negociados sin publicidad y menores-, la información es, en demasiadas ocasiones, muy incompleta: faltan pliegos, resoluciones del órgano de contratación, publicaciones en BOJA, etc. Y como este comportamiento irregular no se sanciona nunca, la transparencia brilla por su ausencia; es decir, el campo está abonado para la corrupción.

Hace unos días, en el Portal de la Junta de Andalucía, se ha modificado la Plataforma de Contratación. En su buscador de licitaciones figura este aviso (la negrilla es mía):

“Este buscador permite consultar las licitaciones publicadas en los distintos Perfiles de Contratante de la Administración de la Junta de Andalucía desde el año 2008, con el fin de asegurar la transparencia de la información relativa a la actividad contractual y el acceso público a dicha información, pudiendo filtrar por múltiples criterios y visualizando sólo aquellas licitaciones que cumplen las condiciones establecidas.

La búsqueda por procedimiento de adjudicación Menor no incluye los contratos menores del Servicio Andaluz de Salud, que se visualizan en este enlace.”

Resulta muy llamativo que el único organismo que se excepciona de la búsqueda de los contratos menores sea el Servicio Andaluz de Salud, para lo cual remite a su página web, que curiosamente sólo ofrece datos desde el año 2015. ¿Acaso no hubo contratos menores desde 2008?


También es casualidad que el órgano que más movilizaciones ciudadanas ha provocado en Andalucía –el SAS- se haya convertido en el organismo más opaco en cuanto a información histórica sobre los contratos adjudicados, siendo el órgano que más millones de euros gasta en la Junta de Andalucía. Y precisamente en la época más investigada por la Asociación “Justicia por la Sanidad”, por este diario y por algunos medios de comunicación.

Sin embargo, para otros entes y órganos de la Consejería de Salud sí hay información de contratos menores de años anteriores (2011, por ejemplo, aunque no anteriores). No obstante, no aparecen todos los contratos menores y negociados sin publicidad adjudicados desde 2008 por los órganos de la Junta.

Por tanto, queda claro que la transparencia está reñida con el Gobierno de Susana Díaz, y parece ser que ha contagiado incluso al Presidente del Parlamento andaluz (caso de su sobrino y el contrato menor) y al Grupo parlamentario de Ciudadanos, que calla y mira hacia otro lado -¡qué empeño en arrojarse al precipicio!-.

Y también es casualidad que la competencia sobre dicha Plataforma de Contratación reside en la Consejería de Hacienda y Administración Pública, la que desde el año 2013 dirige la ex Consejera de Salud (2004-2013), María Jesús Montero Cuadrado.

¡Con Susana Díaz y María Jesús Montero hemos topado! Tanto monta, monta tanto, la información ocultando. ¿Qué temen ambas? ¿Habrá sorpresa para las próximas elecciones autonómicas? Creo que el año 2018 será muy interesante.

¡Agárrense, que vienen curvas!




2 comentarios: