lunes, 2 de abril de 2018

La sanidad privada reitera su oferta para reducir las listas de espera


Artículo de Antonio Barreda


La fundación IDIS propone un plan de choque que dejara a cero las listas de espera quirúrgicas antes del verano con una inversión de 1.500 millones de euros

Las listas de espera son un símbolo de desigualdad en salud, entre ciudadanos y clases sociales de distintos territorios

El programa de Estabilidad del gobierno nacional para el período 2017-2020 sitúa el gasto sanitario por debajo del 6% del PIB

En Andalucía existen 106 hospitales de los que 61 son privados y representan un 58% del total, mientras hay 45 hospitales públicos que representan un 42% del total

En cuanto a número de asegurados en compañías privadas sanitarias, el mercado andaluz representa el 14,2% del nacional, y ha crecido un 3,8% desde 2013 a 2016


El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) reiteró la pasada semana  su ofrecimiento para acabar con las listas de espera quirúrgicas de la sanidad pública antes del verano, al tiempo que asegura que en los últimos meses éstas han aumentado un 2,1% a nivel nacional.

Según la Fundación IDIS, organización que representa al sector de la sanidad privada, las listas de espera quirúrgicas han seguido creciendo en los últimos seis meses, a pesar de las medidas interpuestas por las Comunidades Autónomas.  El IDIS afirma que, según datos publicados en los portales de salud de los diferentes territorios, el número de pacientes en lista de espera quirúrgica se ha incrementado un 2,1% a nivel nacional, superando ya las 616.000 personas.

Con este ofrecimiento, el IDIS mantiene la oferta de colaboración que lanzó en agosto pasado a la sanidad pública para impulsar un plan de choque que dejara a cero las listas de espera quirúrgicas antes del verano con una inversión de 1.500 millones de euros, 450 de los cuales retornarían a las administraciones vía impuestos. La Fundación IDIS pone a disposición del SNS todo su potencial asistencial representado, unos 2.000 quirófanos, cerca de 100.000 profesionales sanitarios y 452 hospitales.

Esta oferta de IDIS no otra cosa que hacerse con un trozo del pastel de la sanidad pública debido a los graves fallos de gestión, a la falta de medios y de recursos que, de manera intencionada, ha venido sufriendo. Desde hace unos años, y con la excusa de la crisis, la sanidad pública viene soportando una ofensiva por parte del gobierno nacional y las comunidades autónomas para acabar con ella y privatizarla.

El deterioro de la sanidad pública es imparable.

El programa de Estabilidad para el período 2017-2020, que el gobierno de España entregó a Bruselas, sitúa el gasto sanitario por debajo del 6% del PIB, estableciendo un 5,95% para 2017 y cae hasta un 5,57% para 2020. Con lo que baja del 6% del PIB por primera vez en 10 años. Mientras que los países más desarrollados de la UE invierten más de 6% en sanidad, como Suecia o Alemania con un 9,3% del PIB, Dinamarca un 8,9%, Holanda un 8,8% o Francia con un 8,7% del PIB.

En el caso andaluz que la sanidad andaluza tiene un grave problema es más que evidente. El régimen ha vendido estos años de crisis que tenía en la sanidad la joya de la corona. Y la realidad es que la sanidad andaluza está en una grave crisis provocada por los recortes de la Junta de Andalucía, el caos sanitario provocado por la mala gestión -derivado de la falta de recursos materiales y humanos-, y, sobre todo, por decisiones políticas inadecuadas que ponen en entredicho toda la política sanitaria de la Junta de Andalucía

La caída del gasto sanitario en Andalucía se demuestra con los datos en la mano de la Estadística de los Recursos Económicos del Sistema Nacional de Salud – últimos datos publicados -. En 2008, el año del inicio de la crisis, el presupuesto en salud fue de 9.565 millones de euros, en 2009 fue de 9.826 millones de euros, en 2010 de 9.827 millones de euros, en 2011 de 9.379 millones de euros, en 2012 de 9.420 millones de euros, en 2013 de 8.474 millones de euros, en 2014 de 8.204 millones, siendo este 2014 el años de menos presupuesto de sanidad desde 2008. Así, entre los años 2011 y 2014 se hubo un recorte en sanidad en Andalucía de nada menos que 1.622 millones de euros.

Por otro lado, entre 2014, el año de menos presupuesto sanitario, y 2018 se ha incrementado el mismo en 1.622 millones de euros. Con ello se igualaría a los 9.826 millones de euros del presupuesto de 2009. Estas medidas de aumento se deben, indudablemente, a la movilización ciudadana, iniciada en Granada por Jesús Candel, que nos han descubierto a estas alturas que la supuesta joya de la corona sanitaria andaluza era de madera. Faltaría solo reponer el dinero que se dejó de invertir en sanidad desde 2009.

Las listas de espera abren una brecha entre la población

Como dice la última Memoria del Defensor del Paciente 2017, las listas de espera son un símbolo de desigualdad en salud, entre ciudadanos y clases sociales de distintos territorios, puesto que dependiendo de la zona geográfica donde residamos contamos con unos derechos u otros.

La brecha en sanidad entre la población se abre cada vez más. Los que pueden pagarse un seguro privado de sanidad huyen de las listas de espera de la pública, y dejan que los que menos recursos tienen se queden atendidos por una sanidad que cada vez más se parece a una sanidad de  beneficencia.  Y de ello hay culpables. Tanto el gobierno nacional como las comunidades autónomas se han entregado con saña a recortar en sanidad con la excusa de la crisis. El resultado son unas listas de espera galopantes y una atención sanitaria extraordinariamente deficiente por falta de medios y recursos.

La Memoria del Defensor del Paciente 2017, de reciente aparición, no deja lugar a dudas sobre la sanidad andaluza. Sobre ella indica que “Andalucía tampoco se salva de la quema. Su sistema sanitario naufraga en la mediocridad, es el peor de toda España. Las listas de espera perduran estancadas e integradas por un total de 74.000 andaluces. Las patologías que se llevan la palma son neurocirugía, traumatología y oftalmología. Asimismo, la demora media para cirugía se sitúa aproximadamente en los 76 días. Cabe matizar que entre 2011 y 2016 las listas de espera del Servicio Andaluz de Salud (SAS) se incrementaron en un 26%, por esa razón cuesta creer que de repente aminoren con los recortes en contrataciones, y la tremenda falta de sustituciones, que hubo en verano, sin añadir el consiguiente cierre de quirófanos y la suspensión de citas. Es indudable, que el entorno no ha variado durante el gobierno de Susana Díaz. Los hospitales de la región persisten en un profundo caos organizativo”.

Y en el caso de Sevilla, el Defensor del paciente indica que “la nula inversión se refleja en el mayor déficit del país en cuanto a presupuesto y personal de atención especializada. Un indicativo es Sevilla, la capital, con casi dos millones de habitantes en toda su provincia, que solo dispone de una cama por cada 595 habitantes, la peor cifra del Estado y tres veces por debajo de la estadística europea. El sacrificio y la entrega de la mayoría de sus facultativos es incuestionable pues subsisten en un clima al borde del precipicio”.

Los datos de la sanidad privada.

Según el informe de análisis de situación de IDIS, el gasto sanitario total en provisión privada, según las estimaciones realizadas, ascendió al 3,5% del PIB en 2015, lo que supone un gasto aproximado de 36.226 millones de euros.  Además, el gasto sanitario público que se destina a la financiación de provisión privada a través de conciertos, y que en 2015 se sitúa en el 11,6% .

España cuenta con 8,2 millones de asegurados privados se estima que el ahorro producido por un paciente que use exclusivamente el sistema privado es de 1.203 euros al no consumir ningún recurso de la sanidad pública. Así que. teniendo en cuenta el número de asegurados existentes en España en 2017 (8,2 millones), se estima que el ahorro total generado al Sistema Nacional de Salud, se sitúa en un rango de entre 4.369 y 9.860 millones de euros

Indica que según las estimaciones realizadas partiendo de los presupuestos iniciales del Ministerio, se estima que el gasto sanitario público per cápita en 2017 ha sido de 1.500 euros (94 euros más que en 2014) el gasto sanitario privado per cápita, éste ha evolucionado de 531 euros registrados en 2015 a 557 euros que ha alcanzado en 2017 (26 euros más), de los que 423 corresponden a gasto de bolsillo y 134 a gasto en aseguramiento.

Con la actualización de los datos a 2017, País Vasco continuaría siendo la comunidad autónoma con un mayor gasto sanitario per cápita, 2.357 euros, seguida de Aragón y Asturias con 2.259 y 2.254 euros respectivamente. Por el contrario, Andalucía con 1.641, Castilla-La Mancha con 1.789 y Canarias con 1.803 euros, serían las comunidades con un menor gasto sanitario per cápita. Así, al gasto sanitario privado per cápita, Madrid y País Vasco son las comunidades autónomas que registran un mayor gasto privado con 713 y 690 euros respectivamente. En el lado opuesto se sitúan Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia con 426, 431 y 453 euros respectivamente

IDIS ofrece el dato de que en 2017 se han superado los 10 millones de asegurados, lo que supone un incremento del 5,1% respecto al año anterior. Por tipología, el 74,4% de los asegurados corresponden a asistencia sanitaria, el 18,5% a mutualismo administrativo y el 7,1% restante a reembolso de gastos. A nivel provincial, la mayor parte de las provincias crecen en número de asegurados, especialmente las andaluzas y extremeñas que superan a la media. Respecto al volumen de primas, se estima que en 2017 han alcanzado un importe de 7.748 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,1% respecto a 2016.

Los datos del uso de las instalaciones sanitarias privadas.

Con los datos que ofrece IDIS, en 2015 los hospitales privados llevaron a cabo el 29% (1,5 millones) de las intervenciones quirúrgicas, registraron el 23% (1,2 millones) de las altas y atendieron el 23% (6,6 millones) de las urgencias en todo el territorio nacional. Los datos de actividad indican un crecimiento en la mayor parte de la actividad del sector privado, especialmente en consultas (17,7%), urgencias (23,3%) e intervenciones quirúrgicas (29,1%)

La estancia media de los hospitales privados en 2016 ha sido de 5,84 días, muy similar a la registrada en 2015, donde fue de 5,86 días. En el caso de los hospitales públicos, la estancia media registrada en 2016 fue de 7,80 días, que al igual que la registrada en los hospitales privados, es muy similar a los 7,82 días alcanzados en 2015.

Por área asistencial, aquellas que registran un mayor número de estancias en el sector privado son las Especialidades Médicas (2,1 millones), Psiquiatría (1,5 millones), Larga Estancia (1 millón) y las Especialidades Quirúrgicas (0,9 millones.

En términos de intervenciones quirúrgicas, la sanidad privada realizó 687.959 (33%) intervenciones con hospitalización, 417.395 (26%) intervenciones de CMA y 366.498 (28%) de otras intervenciones ambulatorias en 2015. Las esperas para citación de pruebas complementarias son menores o próximas a una semana para RM (8,60 días) y TAC (6,04), siendo de 10 días en el caso de la mamografía

Los tiempos de espera de citación para consultas en las especialidades más frecuentadas están apenas por encima de las dos semanas, excepto en dermatología donde se alcanzan 18,11 días.

Los medios de la sanidad privada.

El sector hospitalario privado cuenta con un total de 451 hospitales en España, que representan el 57% del total de los centros hospitalarios de nuestro país, con una dotación de 51.332 camas, que suponen el 33% del total de camas existentes Por finalidad asistencial, el 63% de los hospitales privados (284 hospitales) son generales, médico-quirúrgicos y maternoinfantiles, mientras que el 37% (167 hospitales) son hospitales de larga estancia, psiquiátricos, geriátricos y monográficos. Andalucía, que cuenta con el 14% de los hospitales privados y con el 12% de las camas privadas

El mercado hospitalario privado no benéfico, ha alcanzado los 6.175 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 3,8% respecto al año anterior y una tasa de crecimiento anual del 3,3% en el periodo 2012- 2016. Por segmentos de demanda, los convenios con las compañías aseguradoras representan el 63% del mercado, seguidos de los conciertos públicos (26%),

Además, según indica IDIS, los 12 principales agentes del sector hospitalario privado concentran el 42% de los hospitales privados y el 56% de las camas privadas. Quirónsalud y la Orden de San Juan de Dios son los grupos hospitalarios privados que cuentan con un mayor número de hospitales y camas.

En cuanto a los conciertos sanitarios de la sanidad pública con la privada, Cataluña es la comunidad autónoma que destina más dinero a la partida de conciertos, con un importe de 2.448 millones de euros, lo que supone el 25,1% de su gasto sanitario. A Cataluña le siguen Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana con 987 (12,4%), 398 (4,3%) y 289 (4,5%) millones de euros respectivamente

A nivel de equipamiento, el sector hospitalario privado dispone del 56% de las resonancias magnéticas, del 48% de los PET y del 36% de los TAC existentes en nuestro país Madrid, Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana son las que cuentan con un mayor número de equipos de alta tecnología.

De los 262.525 profesionales que forman parte del sector sanitario privado, se estima que el 65% (171.648) trabaja en el ámbito extrahospitalario y el 35% (90.877) lo hace en el ámbito hospitalario Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana son las comunidades que registran un mayor número de profesionales, representando las 4 comunidades el 62% de los profesionales del sector sanitario privado.

Los medios de la sanidad privada para Andalucía.

Madrid, Cataluña Andalucía y la Comunidad Valenciana concentran el 62% de los profesionales del sector sanitario. Según IDIS, y según los datos del propio Ministerio de Sanidad, Andalucía cuenta con 32.507 profesionales sanitarios contabilizados a 2016, de los que 6.748 son médicos, 8.489 enfermeros y 17.271 son otros profesionales de la sanidad.

En cuanto a la estimación de profesionales empleados en el sector sanitario privado, en el ámbito hospitalario Andalucía tiene un total de 14.112 profesionales, de los que 1.761 son médicos, 3.703 enfermeros y 8.648 pertenecen a otras profesiones. En el ámbito extra hospitalario tiene un total de 18.395 profesionales, de los que 4.987 son médicos, 4.786 son enfermeros y 8.622 son otros profesionales de la sanidad.

En cuanto a la estimación del gasto sanitario en provisión privado con datos de 2015, el mismo se eleva a 12.824 millones de euros, de los que 3.667 millones de euros es gasto privado, 398 millones de euros son conciertos sanitarios (juntos representan el 31,7% del gasto total) y 8.760 millones de euros es el gasto público en sanidad.

Los 3.667 millones de euros del gasto privado se reparten entre 923 millones de euros en seguros privados, lo que representa un 25,2% del gasto total, y 2.743 millones de euros, el pago directo que realiza el ciudadano andaluz en sanidad privada, lo que representa un 74,8% del gasto.

En cuanto al gasto en conciertos sanitarios, según los datos actualizados a fecha de 2015, representan 398 millones de euros, que es un 4,3% del gasto sanitario público, cuya tasa de crecimiento anual en el período 2006-2015 ha sido de un 1,5%, sin embargo, la variación del % destinado a conciertos sobre el gasto sanitario total en el mismo período se ha reducido en 0,19% respecto de 2006. 

Hay que señalar que según los Presupuestos Generales de Andalucía para 2018 la partida destinada a conciertos representa un gasto de 419 millones de euros. Los conciertos con entidades privadas son los que representan el mayor porcentaje el presupuesto con un 38,5% del mismo, seguido de los conciertos para transporte sanitario que significa un 31,1% del gasto y los conciertos con servicios de diálisis que representan un 14,5% del presupuesto.

En cuanto a la distribución de hospitales y camas con datos de 2016 en Andalucía existen 21.398 camas hospitalarias, de las que 5.928 son privadas y representan un 28% del total, y 15.470 públicas  que son el 72% del total. En cuanto a hospitales, existen 106 hospitales en Andalucía, de los que 61 son privados y representan un 58% del total, mientras hay 45 hospitales públicos que representan un 42% del total. Además, de los hospitales privados 17 de ellos forman parte del concierto sanitario, que representan un 28% del total de los hospitales privados.

En cuanto a la distribución de las camas hospitalarias de centros privados, 4.432 camas privadas se ubican en hospitales generales, representando un 45% del total, 1.018 camas en centros psiquiátricos, 184 camas en médico-quirúrgicos, 166 en geriatría-larga estancia, 102 camas en traumatología, y 25 camas en monográficos.

En cuanto a la actividad  asistencial en Andalucía con los últimos datos disponibles referidos a 2015, se produjeron 769.510 ingresos, de los que 215.726 fueron en la sanidad privada, representando un 28% del total. Hubo 769.866 altas de las que 215.751 se produjeron en la privada, representando el 28% del total. En cuanto a estancias se registraron 4.710.942 estancias, de las que 1.034.565 se produjeron en la privada, representando un 22% del total. Se realizaron 15.701.081 consultas de la que 3.750.351 se produjeron en la privada, representando un 23,9% del total. En cuanto a urgencias, hubo 5.906.519 urgencias, de las que 1.595.833 se hicieron en la privada, representando un 27% de todas. Finalmente, se hicieron 783.174 actos quirúrgicos, de los que 303.510 se hicieron en el ámbito privado, representando un 38,8% del total.

En cuanto a número de asegurados en compañías privadas sanitarias, el mercado andaluz representa el 14,2% del nacional, y han crecido un 3,8% desde 2013 a 2016. Así, en 2013 había 1.230.640 pólizas y en 2016 pasaron a ser 1.374.469 pólizas. En cuanto a las primas, crecieron un 5,7% desde 2013 a 2016. Pasando de 841 millones de euros de 2013 a 994 millones de euros de 2016.



2 comentarios:

  1. Le felicito por su trabajo y por la riqueza de datos de su artículo, que doy por ciertos. Sólo un pequeño matiz Sr. Barreda. IDIS aunque sea una fundación, no representa a la sanidad privada como Ud. afirma, sino a sus socios, que a efectos prácticos son grandes aseguradoras y grandes grupos de la sanidad privadad, tipo Grupo Quirón etc... no es exactamente lo mismo. Los pequeños profesionales de la sanidad privada como el dentista, el fisioterapeuta o el podólogo de su barrio con ejercicio privado, no están representados por ellos, ni tiene entre sus fines la defensa de sus intereses. Baste el dato de que la cuota anual de pertenencia es de 8.000 Euros/año. Tengo el deber moral de intervenir en defensa de estos profesionales en virtud de mi cargo en el Colegio de Podólogos de Andalucía y dejar claro que la petición de IDIS en nada afecta, ni beneficia a estos sufridos trabajadores y reclamar para ellos la dignidad que merece su esfuerzo en pro de la salud de la población. El trabajo que realizan es enormemente fructifero para la salud de la Comunidad. Distinto es que podría ser mucho más fructifero si la Junta de Andalucía diera cumplimiento a la PNL de 2.016 de integrar dentro de sus servicios a la podología.
    Gracias, por todos sus esfuerzos

    ResponderEliminar