lunes, 1 de julio de 2019

Susana Díaz no es víctima


Artículo de Antonio Barreda


Susana Díaz es un experimento de diseño político del PSOE en Andalucía que habla de esos ninis de partido que llegan al poder sin haber hecho nada, sin saber lo que es llegar a fin de mes, sin saber qué es un despido, ni saber lo duro que es el día a día de muchas familias andaluzas. Y lo peor de todo es que está embebida de la soberbia de un poder que ha dilapidado desde la presidencia de la Junta de Andalucía, de la que aun se cree que es la reina. La ex presidenta de la Junta apareció el pasado 26 de junio en el juicio contra Jesús Candel en Granada como supuesta víctima. Pero ella no es una víctima.

Víctimas son los millones de andaluces que han soportado y padecido sus decisiones y las de su partido que han gobernado durante 36 largos años en Andalucía. Víctimas son los andaluces que han tenido una sanidad low cost bajo su mandato y a la que le dio un tajo de más de 1.500 millones de euros menos. Víctimas son los andaluces que han soportado tener la menor inversión en sanidad por habitante de todo el sistema sanitario público del estado. Víctimas son los andaluces que encabezan las listas de espera sanitarias más largas de todo el país. Víctimas son los andaluces que perdieron 7.773 empleos en el SAS entre 2011 y 2013.

Víctimas son los andaluces que tienen el mayor sistema de hospitales y agencias hospitalarias incrustados en la administración paralela. Víctimas son los andaluces que gracias a su gestión tiene a la región a la cabeza en hospitales privados ya que el 57 % de los hospitales que funcionan en Andalucía son privados. Víctimas son los andaluces que están a la cola de los servicios sanitarios. Víctimas son los andaluces que tienen el dudoso honor de tener a Andalucía a la cola en camas hospitalarias no solo de España, sino de toda Europa. Víctimas son los andaluces que sufrieron las fusiones hospitalarias y se dispararon las listas de espera. Víctimas son aquellos andaluces que agravaron sus enfermedades porque se retrasó su tratamiento por las listas de espera. Víctimas son los andaluces a los que retiraron las tiras para el control de la diabetes.

Víctimas son los andaluces que tienen una muy deficiente atención sanitaria en salud mental, y que, además, sufren la externalización de su integración a través de la fundación Faisem. Víctimas son los andaluces que están a la cabeza de todas las reclamaciones sanitarias que se producen en el país. Víctimas son los andaluces que solo tienen un hospital de la región entre los diez mejores hospitales de todo el sistema sanitario público. Víctimas son los andaluces que han soportado una subasta farmacéutica que ha hecho de la región un “corralito” farmacéutico. Víctimas son los andaluces que tienen la investigación sanitaria externalizada en la Fundación Progreso y Salud.

Víctimas son los 35.000 andaluces que estaban en listas ocultas de dependencia esperando su valoración. Víctimas son los 27.658 andaluces fallecidos en los últimos tres años esperando las ayudas de dependencia. Víctimas son el 25% de los andaluces dependientes reconocidos que no reciben ninguna prestación. Víctimas son los andaluces que vieron como se reducían las plazas en residencias públicas para la tercera edad. Víctimas son los andaluces que han sufrido los cierres de residencias de asistidos. Víctimas son los andaluces que se quedan fuera de las guarderías por falta de plazas.

Víctimas son los andaluces que se quedaron en el paro durante su mandato y el de sus predecesores. Víctimas son los andaluces que están en la región líder absoluto del paro en el país. Víctimas son los andaluces que tienen los salarios y las pensiones más bajas de toda España. Víctimas son los andaluces que están a la cabeza de la mayor tasa de temporalidad en el empleo de todas las regiones españolas. Víctimas son la mitad de la población trabajadora andaluza que está al borde del riesgo de pobreza por los salarios que cobran. Víctimas son los 1,6 millones de andaluces que no llegaban a cobrar el salario mínimo interprofesional de 648 euros mensuales. Víctimas son los andaluces que viven en las ciudades con más paro de todo el país.

Víctimas son los andaluces que han tenido que soportar la vergüenza de tener que ver a dos ex presidentes de la Junta en el banquillo juzgados por el caso ERE. Víctimas eran los andaluces que pagaban los 233 asesores que tenía Susana Díaz en la Junta de Andalucía, 109 asesores a su servicio exclusivo y 124 asesores repartidos por la Junta de Andalucía. Víctimas son los andaluces que ven siempre a su región en los puestos de cola del PIB por habitante. Víctimas son los andaluces que tienen a su región en los puestos de cola de convergencia con Europa. Víctimas son los andaluces que están a la cabeza de la pobreza infantil.

Víctimas son los andaluces que soportaron tener la mayor presión fiscal de España. Víctimas son los andaluces que tienen las prestaciones más bajas por desempleo de todo el país. Víctimas son todas y cada una de las familias andaluzas que están a la cola en renta anual media por hogar. Víctimas son los andaluces que tienen la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social más alta de todo el país. Víctimas con los andaluces que padecen aun la enorme dificultad del acceso a una vivienda digna.

Víctimas son los andaluces que viven en los pueblos más pobres de todo el país. Víctimas son los andaluces que viven entre los nueve de los diez municipios de España con mayor riesgo de pobreza. Víctimas son los andaluces que viven en los barrios más pobres de todas las regiones españolas. Víctimas son los andaluces que han visto como la participación de los salarios en la renta se ha reducido en mayor medida en la economía andaluza que en la española. Víctimas son los andaluces que ven como la brecha salarial de género se perpetúa sin medidas correctoras.

Víctimas son los andaluces que encabezan las peores estadísticas del Informe Pisa de todas las regiones de España. Víctimas son los andaluces que se encuentran por debajo de la media nacional y de la OCDE en cuanto al rendimiento académico de sus escolares en todas las categorías del informe Pisa. Víctimas son los jóvenes andaluces que están entre las enormes cifras del fracaso escolar. Víctimas son los andaluces que tienen que soportar estar a la cabeza de la menor inversión pública por alumno.




20 comentarios:

  1. EXCELENTE definición de lo que es ser víctima de un régimen, da igual las siglas al final son hermanos con los mismos intereses lo Público, a saco.

    ResponderEliminar
  2. Que pena y que vergüenza de este sistema tan coructo que tenemos un Nuestra bella tierra

    ResponderEliminar
  3. Los políticos hace décadas que dejaron de ser eso "politicos", llegando solo a ser personajes con interés propios. Destruyendo las ideologí
    as de las personas, hasta el punto de no creer, (salvo los fanático) ni confiar en las instituciones. Dejando al pueblo derrumbado y sin ánimo de luchar.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Antonio. Susana es un atentico esperpento politico y una lacra social ella sola.

    ResponderEliminar
  5. Antonio, artículo excelente, los datos expuestos lo dicen todo.

    ResponderEliminar
  6. Algo tendrá que ver en todo ello los medios de comunicación andaluces ya que de otra manera siendo todo ello público y notorio es para pensar si la ciudadanía andaluza es masoquista...pero lo más probable es que los medios en complicidad con el tambien corrupto PSOE lo vienen ocultando...pero dentro de esos datos estadisticos quizas faltan los mas concluyente: los andaluces en horas al dia de ver television y en lectura de periodicos deportivos ¿en qué puesto es tan en la media española?...y la segunda...el día que exijan a su gobierno la prohibicion de pasear santos por sus calles.... los poderes feudales que les mantienen ciegos perderán su poder hechicero. ¡Ánimo! es vuestro tiempo y el modelo lo teneis en Marinaleda...ondo izan. Iulen

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente que los datos expuestos lo dicen todo.... pero sobre ella.

    Echo de menos en ellos, la estadística de la ciudadanía andaluza que ha hecho posible el gobierno de esta mujer déspota durante tantos años: Dentro del ranking general del país 1) ¿que puesto ocupa Andalucía en horas de ver televisión al día? 2) en lectura de prensa y 3) en lectura de prensa deportiva.

    Pocas dudas de que es arquetipo de mediocridad social en Andalucía, y que con total seguridad que mientras no se quiten de encima la losa de ese folclore religioso infantil y medieval a la vez reivindicando a su gobierno prohibir la apología e infanticidio emocional que representa pasear y exhibir esas imágenes tortuosas de santos y dolorosas en la vía pública ante niños...no saldrán de esa caverna feudal que representa lo mas arcaico del poder latifundista en lo político-religioso...parece mentira cuando dentro de su propia alma andaluza tienen un modelo de mesura social como el de Marinaleda.

    Ondo izan

    iulen

    ResponderEliminar
  8. Extraordinario artículo, Antonio Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Un artículo excelente,pero quien votaron a esa año tras año al PSOE,fueron los andaluces.El cambio en política es necesario por que si nola corrupción está asegurada.Mi total apoyo a Jesus Candel

    ResponderEliminar
  10. Yo también soy de las que siente una Gran VERGUENZA y una Profunda TRISTEZA!

    ResponderEliminar
  11. Excelente descripción y maravilloso artículo Antonio !!!!

    ResponderEliminar
  12. Y yo pregunto los andaluces se han creido alguna vez algo de esta SEÑORA.

    ResponderEliminar
  13. Como en la antigua Roma,aquí en Andalucía lo que ha habido es pan para los Gobernantes y Circo para el Pueblo y claro está en casi 4 Décadas de Gobierno monocolor el problema está enquistado y claro como dice el refrán. ....de aquellos polvos estos lodos

    ResponderEliminar
  14. Pucherazos, votos comprados con paguitas

    ResponderEliminar
  15. Todo lo expuesto está muy bien, aunque falta autocritica. Me pregunto :dónde estaba la Oposición en estos 36 años pasados? A qué se dedicaba? Ya tenían que ser "buenos políticos"...

    ResponderEliminar
  16. Apoyo total a Jesús Candel, ha dado mucho por la Sanidad Andaluza, ha sacrificado su puesto de trabajo y su vida personal. Es una vergüenza e injusticia que lo estén machacando tanto tanto por luchar por la sanidad pública. Quería el gobierno andaluz anterior ahorrar en sanidad, ..., y mantener una administracion paralela que permitiera tener con muy buenos sueldos a mucha gente sin un control de acceso a las plazas, salvo ser de su cuerda.

    ResponderEliminar
  17. Y digo yo, habiendo sido afectados tantos miles de andaluces, cómo es posible que siguieran votandoles a su favor? Es que no somos conscientes o no leemos su programa tantas veces incumplido? O la incapacidad intelectual nos impide pensar con claridad? Que ocurre, porque la repetición del voto viendo lo ocurre, legislatura tras legislatura? Es triste clasificar a un pueblo tan noble como éste de borrego inculto políticamente que a cambio de nada los vota una y otra vez.

    ResponderEliminar
  18. Mi comentario es el siguiente,los "Politicos"se matan por coger el "SILLÓN"y luego matan por no soltarlo.

    ResponderEliminar
  19. Pero Jesús Candel ha sido condenado por injurias, y tiene que pagar una indemnización a la señora. Se ve que sólo con el apoyo del público no se puede luchar contra lo establecido (y ganar, claro).

    ResponderEliminar