jueves, 18 de febrero de 2021

Las mentiras de Rubén Gisbert, al descubierto


Un dossier de Luis Escribano



Intenté evitar este desenlace, pero tras los directos de Gisbert emitidos en internet los días 30 y 31 de enero, mintiendo y usando afirmaciones tendenciosamente para intentar salvar su supuesta honestidad, me han obligado a realizar esta publicación, mostrando pruebas irrefutables que demuestran sus mentiras

Aquellos que, simplemente por ver su directo o el vídeo, alabaron la honestidad de Gisbert, consideraron sus pruebas "irrefutables” y vilipendiaron injustamente a Jesús Candel y a un servidor, actuaron exactamente igual que esas personas que ellos tanto critican porque votan partidos políticos por afinidad


No, no he estudiado arte dramático, ni he tenido la ocasión de conocer a Antonio García-Trevijano, ni soy tan buen actor u orador como pudiera ser Rubén Gisbert. Pero si de algo puedo hacer gala en mi vida es de mi honestidad y honradez, y por ello no voy a dejar que ningún “buhonero de internet” intente dañar mi dignidad. Que una persona, a la que casi doblo la edad, haya pretendido poner en duda una de las virtudes que más aprecio de mi persona, diciendo mentiras sobre hechos que puedo probar, es, sin duda, el ejercicio más torpe y necio que nunca hubiera podido imaginar que hiciera alguien. 

No, no sé actuar ni engañar en público, pero sí sé escribir con la templanza y la frialdad necesaria para probar que, lo que dije en el vídeo que publicamos Jesús Candel y un servidor el 31 de enero, es verdad. Y aprovecharé para mostrar pruebas de varios hechos que demuestran que Gisbert intentó denigrar a Jesús Candel de forma arbitraria e injusta. Ahora es mi turno, con el que cerraré este capítulo de mi vida para siempre. 

Tras analizar los antecedentes y los directos del pasado 30 y 31 de enero de Rubén Gisbert, que preside la asociación “Junta Democrática de España” (en adelante, JDE), he decidido escribir este dossier por varios motivos: primero, para limpiar mi nombre tras ser presentado pública e arbitrariamente por Gisbert como un mentiroso y difamador; segundo, para defender la labor de la asociación “Justicia por la Sanidad” (en adelante, JpS, de la que soy vicepresidente), tras ser denigradas por Gisbert las acciones realizadas con la aprobación de más de 14.000 socios y el apoyo de miles de ciudadanos que no son socios; tercero, para despejar toda duda sobre la labor y dignidad de los abogados contratados por la asociación JpS; y, por último, para ofrecer públicamente mi análisis personal sobre las afirmaciones que Gisbert dijo sobre Jesús Candel, el cual preside, además, la citada asociación JpS. 

No encuentro nada de honestidad en lo que hizo Gisbert, al intentar defenderse de supuestas mentiras con auténticas mentiras y aparentes pruebas que no demostraban lo que iba relatando. Además, parece que empieza a ser habitual que demasiadas personas se crean una serie de patrañas por el mero hecho de quién o cómo las dice, por afinidad con su discurso o simplemente porque “le cae bien”, justo lo mismo que estos “creyentes” critican de aquellos que siguen a políticos populistas sin análisis objetivo alguno. Después de leer este dossier, más de uno debería reflexionar sobre su torpe actuación. 

Nunca he dado puntadas sin hilo en mi larga trayectoria de denuncia de la corrupción, como bien saben los que me conocen. Aunque presentaré en este dossier suficientes pruebas y hechos verdaderamente irrefutables, tengo la plena seguridad de que habrá incluso quienes pongan en duda las mismas. Por ello, empezaré invitando a tres de las personas que en redes sociales me han llamado mentiroso, patético y demás calificativos despectivos, para citarme con ellos en Sevilla o cercanías (cuando la pandemia lo permita) y mostrarles presencialmente las pruebas, para que puedan “meter sus dedos directamente en la llaga”. Me pueden enviar un mensaje directo por Twitter o dejar sus datos en la pestaña “contacto” de www.eldemocrataliberal.com, enviando después una imagen de su perfil y de su despectivo comentario por correo electrónico. Más adelante publico algunos de esos comentarios tan irracionales, medida que he decidido realizar porque, en ciertas ocasiones, es necesario retratar el disparate. 

Entre otras pruebas, presento en este artículo: 

·         mi escrito de dimisión de JDE y el correo electrónico que le remití a Gisbert en respuesta a un audio suyo que me envió previamente, en el que también aclaro aspectos de mi dimisión;

·         el mensaje que me remitió nada más terminar su directo del 31 de enero y mi respuesta;

·         los borradores iniciales de los Estatutos, que envió previamente a Jesús Candel por correo electrónico y que me envió el propio Gibert por WhatsApp, así como las imágenes de dichos envíos (en el vídeo mostró una versión posterior de los Estatutos, y muchos creyeron -y nunca mejor dicho- que era el borrador inicial porque así lo dijo Gisbert, mintiendo);

·         mensajes que demuestran que Jesús Candel no sabía nada de mi dimisión de la asociación JDE, y que desmiente la tendenciosa versión que dio Gisbert en su directo;

·         una imagen de un mensaje de Gisbert ofreciéndose a apoyar legalmente a “Justicia por la Sanidad” tras publicar Jesús Candel en su canal de Spiriman un vídeo grabado con un servidor por una de las querellas presentadas contra políticos y directivos de la sanidad andaluza, aunque de forma contradictoria denigrara la labor de denuncias que hacemos en JpS y utilizara torticeramente el ofrecimiento que le hizo Jesús Candel para contratar sus servicios como abogado;

·         las múltiples veces que alabó el trabajo que hacíamos en la asociación Justicia por la Sanidad de denuncia de la corrupción y de nuestra labor divulgativa conectándolo con la partidocracia, aunque luego denigrara esa labor en su vídeo del 31 de enero, exhibiéndose Gisbert como el único que ataca el origen de la corrupción (partidocracia), cuando antes de que empezara en su canal esa labor de divulgación, ya la hacíamos nosotros en artículos y vídeos.

Por otro lado, si Gisbert está tan seguro de haber dicho la verdad, ¿por qué no ha publicado el audio de la conversación completa (desde el inicio de la llamada telefónica hasta el final) que mantuvo con Jesús Candel y que grabó Gisbert sin que aquel lo supiera, en la que supuestamente Candel le pidió “que fundara un partido político”? Más adelante lo analizaré con detalle. 

Igualmente pido públicamente a Jesús Candel que publique íntegramente (eliminando los datos de carácter personal y las posibles frases sobre la vida íntima de Gisbert o la suya) el chat del WhatsApp que mantuvo con Gisbert, porque según me ha afirmado Jesús, dicho chat demuestra que ambos mantuvieron un contacto permanente sobre las acciones a realizar respecto a la labor de divulgación y de la JDE, mientras se conseguía inscribir a la asociación en el Registro Nacional de Asociaciones con sus Estatutos (que no se consiguió hasta el 22-10-2020, siendo solicitado el 20-05-2020) y se conseguía obtener el CIF y abrir una cuenta corriente a nombre de JDE (conseguido a primeros de diciembre de 2020). Sin embargo, Gisbert dijo tendenciosa e interesadamente que Candel no participaba en el chat de la Junta Directiva de JDE, para hacer creer a sus oyentes que se desentendió de la asociación. 

Por cierto, ¿quién puede confiar en alguien que graba conversaciones privadas sin relevancia pública o penal (por posibles delitos, etc.)? Si un servidor hubiera sospechado tan indigno comportamiento, hubiera dimitido mucho antes de la JDE y rota mi relación con Gisbert para siempre. A partir de ahora, ¿quién puede hablar libremente con esa persona por teléfono, capaz de tergiversar lo hablado en una conversación? 

Además, si Gisbert ha reconocido que tenía confianza en Jesús Candel y en un servidor, y que no se sintió atacado hasta ver nuestro vídeo publicado el 31 de enero, ¿por qué grabó llamadas telefónicas a ambos mucho antes de esa fecha? ¿Cuándo mentía? ¿Cuándo decía que confiaba en nosotros o cuando grababa las conversaciones? Tras presentar mi dimisión, él mismo reconoce que grabó la llamada telefónica que me hizo al día siguiente (14 de enero) cuando hablamos (minuto 1:40:45 de su vídeo de 31 de enero). ¿Pero no ha dicho que confiaba en mí? Desde ya, autorizo a Gisbert a hacer pública esa llamada telefónica completa que yo desconocía que hubiera grabado. Lo sorprendente es que sólo a muy pocas personas le ha chirriado que alguien al que consideran tan “honesto” grabe llamadas de teléfono que mantiene con otras personas sin tener relevancia pública o penal. 

Desde el inicio intenté evitar la polémica que, final e inevitablemente, se ha creado. Tal como le dije a Gisbert por teléfono al día siguiente de presentar mi dimisión por escrito de la Junta Directiva de la asociación “Junta Democrática de España” (JDE) el pasado 13 de enero (ver escrito al final), solicitando también mi baja como socio, pretendía que no trascendieran los motivos detallados de mi dimisión y mi baja más allá de tener una “insalvable diferencia de criterio” en el seno de la Junta Directiva (no con la Junta Directiva, como dice él interesadamente). Así fue como lo expresé en mi primera publicación efectuada en mi muro público de Facebook el 23 de enero, aunque en realidad esa diferencia era exclusivamente con Gisbert (con Micky Riquelme, el tesorero de JDE, nunca tuve problema alguno). Y no quería que trascendiera públicamente con la finalidad de evitar posibles daños a la asociación JDE y sus asociados, que pretenden luchar con el objetivo de instituir una democracia formal en el país que nací y en el que me he instruido: España.


Los socios tenían toda mi consideración, y por ello me vi obligado a efectuar esta publicación en Facebook el 23 de enero porque, a pesar de haber presentado mi dimisión y de solicitar expresamente el pasado 14 de enero que no apareciera como secretario de JDE en la página web de la asociación en el correo remitido a Gisbert en el que respondía a un audio suyo y aclaraba mi dimisión (ver anexo al final del dossier), ahí seguía mi nombre el 23 de enero, como lo prueba este documento:




Posteriormente tuve que aclarar la citada publicación de Facebook ante la avalancha de dudas que surgían y especulaciones que se estaban realizando en redes sociales. Para ello, realicé una segunda publicación en mi muro de Facebook el 24 de enero, centrando el tema en una cuestión de principios y valores, sin entrar en más detalles para seguir salvaguardando a la asociación, sus socios y su finalidad:



 

En ningún momento mencioné en estas publicaciones de Facebook el vídeo que había publicado Gisbert el pasado 11 de enero (“Adiós a mi puesto de profesor”), ni me había referido a los antecedentes fácticos. Pensé que ahí quedaría la cuestión, pero lamentablemente no fue así. 

Dos días después, el 26 de enero, en el canal de la asociación JDE de Telegram, se publicó un mensaje dirigido a los socios suscritos al canal, que también recibí. Dicho mensaje entraba en detalles que había intentado no hacer públicos, como que el detonante de mi dimisión había sido el vídeo de Gisbert citado anteriormente. Obviamente, los socios conocerían la verdad cuando pidieran mis escritos de dimisión y aclaración, pero probablemente no hubiera trascendido, vistos los comentarios publicados por los seguidores de Gisbert en defensa de su honestidad.




Gisbert denigra a Jesús Candel y a un servidor en el turno de preguntas de un directo realizado el 30 de enero, que no ha publicado 

Sin embargo, no quedó la cosa sólo en ese mensaje de Telegram. Cuatro días después, en el directo que Gisbert efectuó el sábado 30 de enero, en el que estuvo invitado Miquel Serrano, en el turno final de preguntas respondió a cuestiones que le plantearon sobre Jesús Candel (yo no lo vi ese día, porque es muy raro que vea directos en horas en las que tengo otras ocupaciones). Gisbert, entre otras perlas que soltó “sin ánimo de polemizar” (menos mal, y eso que él afirma que en su canal pretende “construir”), criticó la labor que hacía la asociación Justicia por la Sanidad al denunciar en los Tribunales de Justicia la corrupción con el “dinero ajeno” de los más de 14.000 asociados, y que esta labor se hacía sin atacar el origen de por qué se producen esos casos de corrupción, como él sí hace, señalando a Jesús Candel y a un servidor como los artífices de ello. Y no fue la única aberración que dijo. ¡Pues menos mal que no pretendía polemizar! En la parte final de este dossier, trataré parte de lo que dijo en este vídeo. 

Lo curioso es que esta parte del vídeo de las preguntas no la ha publicado en su canal (pueden comprobarlo), pero hubo alguien que sí lo grabó y nos lo hizo llegar el 31 de enero por la mañana. Resulta obvio que, aunque Gisbert no lo publicó, el daño a la asociación JpS, a Jesús Candel, a un servidor y a la propia JDE, ya estaba hecho. Y mientras tanto, los seguidores de Gisbert seguían explayándose en redes sociales sobre los motivos de mi dimisión y sobre Jesús Candel, con algunos comentarios hirientes y absurdos efectuados por quienes ni siquiera se habían preocupado por conocer el contenido de mi escrito de dimisión y el correo posterior que le remití de nuevo a Gisbert aclarando el tema. 

A pesar de todo, según Gisbert dijo en su vídeo del 31 de enero, yo había sido uno de los que había empezado esa supuesta “guerra” (¿?) con mis declaraciones efectuadas en el vídeo que grabamos conjuntamente Jesús Candel y un servidor el 31 de enero explicando los motivos de la dimisión y de abandonar la JDE, diciendo Gisbert categóricamente “que esta noche va a acabar la guerra”

Pero, Gisbert erró de nuevo, como otras tantas veces. Fue todo lo ocurrido anteriormente, como el mensaje en el canal de Telegram de la asociación JDE, el directo de Gisbert del sábado 30 de enero con su ataque innecesario y absurdo a la labor de la asociación Justicia por la Sanidad (con más de 14.000 socios y cientos de miles de simpatizantes) y a Jesús Candel y un servidor, así como los comentarios en redes sociales, lo que realmente motivó el contenido del vídeo que publicamos el pasado 31 de enero, explicando los motivos que teníamos cada uno para abandonar la asociación JDE, vídeo que anunció previamente Jesús Candel en su muro de Facebook el 28 de enero. En esta fecha, yo no tenía previsto relatar todo lo que después dije en mi vídeo, pero tras ver el vídeo de Gisbert del 30 de enero, añadí los citados antecedentes (y no dije todo). 

No, no lo hicimos para conseguir notoriedad, como dijo Gisbert tendenciosamente en su vídeo para intentar convencer a sus seguidores, sino como respuesta a sus actuaciones y a lo que él ya había dicho públicamente.

 

“Fíjense en la trayectoria de las personas: hechos, no palabras” 

Lo he advertido muchas veces, en mis artículos y vídeos, y volví a hacerlo en mi intervención en el citado vídeo del 31 de enero: “res non verba”, recalqué, y añadí que, cuando alguien desee emitir una opinión, debería analizar primero los hechos, fijarse en las trayectorias de las personas (hechos), y no fiarse nunca de las palabras y artificios. Pero pocos, muy pocos lo hacen, lamentablemente. 

No mentí en nada de lo que dije en ese vídeo, como demostraré punto por punto con las pruebas oportunas. Todos los que conocen mi trayectoria saben que jamás he publicado hechos -por escrito o manifestados en un vídeo- sin tener todas las pruebas. Jamás, nadie ha podido denunciarme o probar de forma incuestionable que mintiera sobre hechos que he publicado, incluso siendo graves algunos de esos hechos. Ahí estaba mi trayectoria de muchos años de denuncia de la corrupción de políticos, funcionarios, empresarios, etc., a la vista del que hubiera querido informarse y hacer un mínimo análisis objetivo antes de dar opiniones de forma ciega u obtusa. 

Sin embargo, muchos cayeron en la trampa que Gisbert les tendió con su histriónica actuación en su directo del 31 de enero, adelantada en su vídeo del 30 de enero. Y esa trampa de Gisbert consistió en emitir, como respuesta al vídeo que grabamos Jesús Candel y un servidor, un directo en Youtube el mismo 31 de enero por la noche (y como él mismo reconoció, sin haber visto entero nuestro vídeo), con una actitud altanera en la que mostraba permanentemente su enojo para reforzar su mensaje, con unas aparentes pruebas que nada demostraban, intentando dar la vuelta al asunto para intentar salir indemne en lo personal, sin importarle lo tocada que iba a dejar a la asociación JDE, a la que siempre intenté salvaguardar. Por eso indiqué en mi carta de dimisión que la salida más airosa hubiera sido que Gisbert dejara temporalmente la presidencia de JDE y pusiera a cualquier persona de confianza mientras se normalizaba su situación laboral, lo cual yo sabía no iba a hacer, al tratarse de un proyecto personalísimo. 

¡Qué ilusos quienes creyeron en las palabras de Gisbert tras su actuación! Algunos incluso han comentado que se trataban de pruebas “irrefutables”, evidenciando con sus comentarios que nunca han luchado contra la corrupción y que no saben lo que son pruebas irrefutables. Espero que ninguno de ellos llegue a ser juez o miembro de un jurado popular, por el bien de los enjuiciados. Otros alabaron la “honestidad” de Gisbert o nos han puesto a Jesús Candel y a un servidor de mentirosos y difamadores. Aquí tienen una muestra de esos comentarios:

























Gisbert me ha subestimado, siempre lo hizo, e hizo creer a algunos -que no me conocen de nada- que me limito a obedecer a Jesús Candel (¡cuánto ingenuo!), a pesar de deslizar Gisbert algunas alabanzas sobre mí en privado y en público durante el año 2020. También lo hizo en su vídeo del 31 de enero, alabando primero mi trabajo y mi persona (una vieja estrategia para aparentar cierta veracidad en lo que dice), presentándome a su vez como un mentiroso y difamador, llamándome “víctima”, “pobre hombre”, que “obedecía las órdenes de Spiriman, de la persona que le lleva a la asociación”, y demás aderezos despectivos. 

Por cierto, según este irracional argumento de Gisbert, Micky Riquelme (tesorero de JDE) y Álvaro Bernard (nuevo secretario de JDE) estarían a sus órdenes también, porque “él los ha llevado a la asociación JDE”. Que alguien emplee tan estúpido argumento para intentar desviar la atención de la cuestión principal -su grave error- lo dice todo de esa persona, argumento que algunos incautos le han comprado. 

Lo que muy pocos saben es que, justo al finalizar Gisbert su directo del 31 de enero, sus supuestas alabanzas hacia mi persona se convirtieron en insultos en un mensaje privado de WhatsApp que me envió, revelando con ello que era plenamente consciente de que yo había dicho la verdad y que se vio obligado a mentir para intentar salir indemne ante sus seguidores. Dicho mensaje tuvo la única respuesta que merecía, como pueden comprobar en esta imagen:



 

Pero sigamos con el irracional argumento de Gisbert. Si fuera “tan fiel” a Jesús Candel, como ha afirmado Gisbert en su vídeo, ¿podría alguien explicar para qué iba a remitir a Gisbert y a Jesús Candel el siguiente mensaje, para que intentaran ambos aclarar los malentendidos que existían entre ellos, el pasado 20 de diciembre de 2020, día de la presentación pública de la asociación JDE? Les dejo con la imagen:






Y no fue la única vez, hasta el punto de que el propio Gisbert reconoce en su vídeo del 31 de enero que medié entre ellos hasta en dos ocasiones. Si tan abducido estaba yo por Jesús Candel, como algunos cándidos han comentado públicamente sin conocer el día a día de nuestras vidas o de cómo funcionamos en la Junta Directiva de la asociación JpS, ¿no hubiera sido lo lógico que abandonara la asociación JDE cuando ambos tuvieron sus desencuentros, o cuándo Jesús Candel abandonó el chat de la Directiva de JDE el pasado 23 de noviembre, o cuando rompieron definitivamente el 8 de enero de este año? Aquí tienen cuando Jesús Candel deja el chat de la Directiva:




Pero aún hay más hechos que tumban el irracional argumento de Gisbert. Si sólo seguía órdenes de Jesús Candel, ¿por qué iba a ayudar, tras mi dimisión, a Micky Riquelme -tesorero- para actos de la JDE? ¿Acaso Gisbert no sabía que presté mi colaboración el pasado 19 de enero, tras mi dimisión del 13 de enero, con relación a las concentraciones a realizar por la asociación JDE en Cataluña? A continuación, publico parte del chat de WhatsApp y la llamada telefónica final ante las dudas que tenía Micky Riquelme respecto a cómo se presentaban los escritos a través del Registro Electrónico del Estado:







Es muy fácil dedicarse a decir falacias sin realizar el más mínimo análisis objetivo, o dedicarse a repetir lo que su histriónico “líder” dice públicamente en un vídeo con unas aparentes pruebas. ¡Qué ilusos son algunos! ¡Qué alegría siento de no tener amistad con ninguno de ellos! 

Gisbert utilizó en su vídeo sus dotes de actor y buen divulgador, su buen dominio de la escena y de la palabra para convertir verdades en calumnias, sobreactuando en algunos momentos y mostrando un colosal enojo públicamente con el fin de presentarse como la víctima de “dos difamadores y mentirosos”, consiguiendo transformar a muchos de sus seguidores en auténticos exaltados carentes de la más mínima capacidad de observación y de análisis objetivo. Y por ese papel, tengo la seguridad de que más de uno le felicitará y se regodeará con él en el charco de la deshonestidad. 

Me pregunto: ¿cuántos de esos aduladores de Gisbert tendrán la decencia de pedir perdón públicamente cuando descubran su grave error de creérselo todo -y nunca mejor empleado el término creer-, por haber sido utilizados como títeres y que la actuación de Gisbert muestra una deshonestidad fuera de cualquier duda, a la vista de los hechos que demuestro en este dossier? Sinceramente, me da igual lo que hagan, porque a diferencia de otras personas, no aspiro a tener seguidores ni aduladores que me halaguen, sino sólo compartir mi tiempo y mis anhelos, objetivos y luchas, con personas auténticas, dignas, valientes, objetivas y sin dobleces. Y aunque sean pocas, para mí serán siempre muy valiosas.

 

Desmontando las mentiras del vídeo de Gisbert 

1º) El primer encuentro con Gisbert y días posteriores

El primer punto que traté en mi vídeo, y que Gisbert lo utilizó tendenciosamente sin mostrar ni una sola prueba, fue mi llegada a la asociación JDE. Esto fue lo que realmente ocurrió, y mostraré ciertas pruebas. 

Jesús Candel me llamó en el mes de abril de 2020 para decirme que se había puesto en contacto con él Rubén Gisbert. Conocía su nombre porque había visto algún vídeo suyo en redes sociales. Me comentó Jesús Candel que Gisbert había estado con García-Trevijano y que coincidía con nosotros en los planteamientos (poner fin a la partidocracia e instituir una democracia formal mediante un periodo de libertad constituyente), que parecía interesante y que podríamos colaborar. Recuerdo que le dije que tenía que pensarlo bien antes de decidir, pues, aunque me atraía mucho el asunto, en esas fechas yo tenía muchos líos con las investigaciones y los recursos judiciales que tenía la asociación JpS en marcha sobre casos de corrupción (contrataciones y transparencia), además de los artículos que publicaba en el diario El Libre. Además, ya teníamos en marcha desde 2019 la Plataforma Política Social Constituyente, y habíamos acordado que tras la pandemia íbamos a organizar charlas y coloquios por distintas ciudades de España para acercarnos a los ciudadanos de forma directa y explicarles con evidencias la relación existente entre la corrupción y la partidocracia, pues la primera es, en gran medida, una manifestación de la segunda. 

Por cierto, en esas fechas dicha Plataforma contaba ya con miles de firmas apoyando su Declaración, la cual no pedía ningún voto nulo como afirmó Gisbert en su vídeo, mintiendo descaradamente, y demostrando con ello que no tenía ni tiene el más mínimo interés por saber que veníamos defendiendo y explicando públicamente. Pueden comprobarlo entrando en el vínculo anterior de la Plataforma y leyendo la Declaración. 

Además, Jesús Candel, en su libro “Lucha por lo justo”, explica con detalle que tanto la abstención activa como el voto nulo activo contribuyen, en mayor o menor medida, a deslegitimar el poder (aunque haya personas que puedan discrepar de ello), pero recalca hasta tres veces en su libro (páginas 146, 147 y 149) que lo realmente eficaz entre ambas opciones para deslegitimar el poder es la abstención activa, por el hecho de que no cuenta como participación en las elecciones y ayuda a divulgar públicamente el mensaje, siendo precisamente la participación lo que los partidos políticos aprovechan para defender ante los españoles que están legitimados para gobernar y que tienen la representación del pueblo, aunque sea una de las mentiras más repetidas interesadamente en nuestro Estado partidocrático. 

Por cierto, ¿quiénes se han interesado por conocer los motivos por los que, en cierta ocasión, se defendió no sólo la abstención activa, sino también el voto nulo? En mi caso, sobre este tema sólo se interesaron dos personas, que yo recuerde, y al explicarles dichos motivos, entendieron el planteamiento. ¿Acaso Gisbert se ha preocupado por conocer esos motivos? No, no lo ha hecho, sólo lo desprecia, porque para él sólo existen "sus" ideas aprendidas, y las ideas de los demás no le interesan nada. De hecho, pondré otro ejemplo: en un debate prometido seis meses antes, que finalmente se dignó a realizar en su canal por vergüenza, rehuyó debatir conmigo, a petición de un oyente, sobre un mecanismo de control de la Justicia por la nación a través del Ministerio Fiscal, a pesar de desconocer los motivos por los que defiendo esa idea, que ni siquiera le interesa conocerlos. Respecto a la democracia formal, Gisbert sólo repite lo que ha aprendido de otros, sin abrirse a ideas diferentes y a posibles innovaciones que son productos de la experiencia que otros hemos vivido luchando contra la corrupción sistémica, lo cual revela su obvia falta de experiencia y conocimiento sobre el funcionamiento del sistema político y administrativo, al dedicarse sólo a divulgar ideas aprendidas en libros o transmitidas por otras personas (como esas “verdades” a las que se refiere la Declaración de Independencia de USA), que en ningún caso son fruto de sus propias vivencias. Y esa falta de experiencia la percibo con suma facilidad. 

Tras hablar de nuevo con Jesús Candel, le dije que, tras pensármelo bien, aceptaba hablar con Gisbert, pues el proyecto me atraía mucho, tras estar 25 años luchando contra la corrupción sistémica y descubrir su origen (sin conocer la obra de García-Trevijano), y que, a pesar de las múltiples ocupaciones que tenía, la verdad es que me hacía ilusión participar en ese proyecto por lo que podría aportar al mismo, por tener el convencimiento de que esa lucha era (y es) necesaria para acabar con la corrupción sistémica, una lucha que forma parte de mi vida porque soy muy consciente del daño que está haciendo la corrupción sistémica a la nación española (cuyo origen está en la partidocracia, esencialmente), tal como venía mostrándolo en años anteriores en mis conferencias y artículos sobre la corrupción y la partidocracia. 

Por cierto, aunque Gisbert dijo en sus vídeos del 30 y 31 de enero que, con nuestras denuncias y querellas, no atacamos el foco de la corrupción, mentía de nuevo, y lo afirmaba tendenciosamente. Para demostrar que es mentira, escuchen a partir del min. 23:40 h del vídeo publicado el 30/11/2018, “¡Levantemos los velos!”. Igualmente, lo puede atestiguar cualquiera que haya estado en mis conferencias sobre corrupción (ejemplo, minuto 1:11:30 de esta Conferencia). 

Pero incluso mucho antes de que Gisbert iniciara su canal de divulgación, un servidor ya había tratado el tema en mis artículos de 2016: “Votar es un error”, publicado el 5/05/2016; “Autómatas y partidos políticos”, publicado el 12/05/2016; “Algo está pasando...”, publicado el 04/08/2016. Incluso en los vídeos en los que he participado durante años (por ejemplo, en el canal de Spiriman). Además, no tienen más que escuchar el vídeo del directo que mantiene oculto Gisbert, en el que participé como invitado suyo,  en este vínculo “DIRECTO - CORRUPCIÓN POLÍTICA”, otra prueba más de sus tendenciosas manipulaciones cuando dice que lo que hacemos no sirve de nada porque no atacamos el foco de la corrupción y él sí lo hace. 

Como iba diciendo, el pasado 23 de abril, a las 22:19 h., recibí un mensaje de Gisbert por WhatsApp (era un audio), en el que decía que le había dicho Jesús Candel que yo lo iba a llamar, que había estado liado y que podíamos hablar a la mañana siguiente. Lo llamé al día siguiente por la tarde, nos presentamos y hablamos un rato. Esta es la imagen del mensaje y el audio recibido:



 

Audio de 23-04-2020 

Tras hablar con Gisbert, lo primero que hice fue investigar su trayectoria, como siempre hago cuando alguien que no conozco se acerca espontáneamente a la asociación JpS (envió un correo a JpS, pero pideindo contactar con Jesús Candel), pues ya habíamos sufrido algunos acercamientos para aprovecharse de la popularidad y llegada de su personaje Spiriman en redes sociales y medios de comunicación. Éramos cautelosos en la asociación JpS con esos acercamientos, porque algunos de los que se aproximaron, curiosamente fundaron posteriormente algún partido político (en uno de ellos para presentarse a elecciones municipales), que fue el mismo motivo por el que le dijimos a Mario Díez que no nos interesaba su “Manifiesto” el día que nos lo presentó en Sevilla tras una manifestación organizada por JpS, dado que en el mismo planteaba presentarse a elecciones con un partido político para reformar desde dentro del sistema la partidocracia, todo lo contrario a lo que defendíamos y defendemos. En otros casos, se acercaron a Jesús Candel exclusivamente para dar a conocer sus casos particulares, no para luchar por la sanidad pública, una justicia independiente o la libertad política del pueblo español. 

No encontré nada sospechoso en Gisbert, a priori, y como prueba de que no miento, y de que realicé esa búsqueda, les dejo un botón (observen la fecha del documento, de 24/04/2020):




El domingo 26 de abril de 2020, Jesús Candel emitió dos directos seguidos. El primero, con Gisbert, presentándolo y explicando lo que íbamos a poner en marcha; y, al finalizar, emitió otro conmigo, sobre una de las querellas penales que teníamos entre manos en la asociación JpS (homologación y ampliación de un concierto con la OHSJD). Acto seguido, Gisbert me envía un mensaje ofreciéndose para apoyarnos legalmente, a lo que le contesté que no era necesario porque estábamos bien asesorados, y también le remití los vínculos a dos artículos míos sobre las querellas presentadas por la asociación JpS, y me envió un audio felicitándonos por explicar la conexión de la corrupción con la partidocracia:


 



Audio 26-04-2020


De nuevo, aparece otra contradicción de Gisbert. En una respuesta a un comentario de su vídeo “Adiós a mi puesto de profesor”, dijo Gisbert que él “no pierde el tiempo con las hojas, porque va al tronco”. ¿No dice en sus vídeos, además, que él no denuncia en la Justicia porque es perder el tiempo, y él “sólo se centra en el foco”? Entonces, ¿para qué se ofrece a “apoyarnos legalmente” en una de nuestras querellas, si según él, no sirven para nada? Y pregunto ingenuamente: ¿cuándo mentía Gisbert? ¿Con esos mensajes o tendenciosamente en sus vídeos del 30 y 31 de enero?




No puedo conocer la intención exacta que tenía Gisbert cuando se acercó a Jesús Candel, pero lo que sí es un hecho evidente es que, en ese momento, este tenía una popularidad enorme y una proyección colosal en redes y medios de comunicación que en ningún caso tenía Gisbert. Debo recordar que, en esos momentos, Jesús Candel había sido invitado en televisión (entre otros programas, dos veces en Tele 5, en “Sálvame”, el 16 y 25 de marzo, y también en “Semana”, un programa de Colombia, el 20 de marzo), fue entrevistado por Javier Negre, en “Estado de Alarma TV”, el 29 de marzo, y por Iker Jiménez, en “MilenioLive”, el 21 de marzo, con 1,2 millones de visualizaciones en el canal de Iker Jiménez. Además, se publicaron numerosas noticias sobre algunos de sus vídeos, incluso con relevancia en telediarios, como ocurrió con el vídeo titulado “JUVENTUD de España”, con más de 700.000 visualizaciones en Youtube. Y para comparar las proyecciones de Gisbert y Jesús Candel en esas fechas, les dejo con imágenes que prueban dichas visualizaciones: 







No hay que ser demasiado inteligente para comprender el verdadero motivo del acercamiento de Gisbert a Jesús Candel el pasado 11 de abril de 2020. Además, la pregunta es evidente: ¿por qué acercarse a Jesús Candel, si Gisbert ha dicho en sus vídeos del 30 y 31 de enero, que la lucha que mantiene en la asociación JpS es inútil y que además Candel “pedía el voto nulo” en la Plataforma Política Social Constituyente? ¿Por qué no se acercó Gisbert a otras personas que llevan luchando por lo mismo que él desde hace años, como los socios del MCRC, o de Demos, etcétera? No es tan difícil apreciar lo que es tan evidente. 

Cómo decía antes, otros datos revelan que bien poco le importaba a Gisbert lo que veníamos haciendo en la asociación JpS y a nivel particular, aunque alabase nuestro trabajo de denuncia de la corrupción sistémica y su nexo con la partidocracia, tanto públicamente como en privado. Una demostración de la incoherencia de Gisbert es que, a pesar de sus continuas alabanzas hacia nuestro trabajo, acabó diciendo en sus vídeos de 30 y 31 de enero -con el único objetivo tendencioso de descalificar- que no sirve de nada pleitear en la lucha contra la corrupción, porque hay que poner el foco en su origen. ¡Si eso es precisamente lo que venimos haciendo desde hace años para hacer pedagogía con las evidencias documentales y los hechos de los poderes públicos que obtenemos con las querellas y denuncias! Por tanto, ¿cuándo mentía Gisbert? ¿Durante todo el año 2020, o en sus vídeos del 30 y 31 de enero de 2021? Y si no mentía en sus vídeos, habrá que deducir que sus alabanzas iniciales las utilizó únicamente para acercarse a Jesús Candel y aprovecharse de su popularidad. ¿No ven las evidentes contradicciones? 

A continuación, demostraré con otro hecho el motivo por el que inicialmente ensalzaba nuestra labor de divulgación, aunque lo que buscaba realmente era aprovecharse de la popularidad de Jesús Candel. Esto no lo comenté en el vídeo explicando los motivos de mi dimisión, pero, ahora, tras la difamación y mentiras de Gisbert, es necesario hacerlo. 

Gisbert me invitó el pasado 13 de mayo de 2020 a hacerme una entrevista en su canal, porque dijo que consideraba muy interesante explicar la conexión de la corrupción con la partidocracia como hice en el vídeo con Jesús Candel y en el artículo que publiqué, y me dijo realizarla “si te parece bien, en esta semana o la siguiente”. Este fue el audio y el diálogo posterior, que demuestran cómo fue “olvidando”, curiosamente, su invitación:








Audio de 13-05-2020 


Dicho directo no lo realizó hasta ¡seis meses después! (27 de noviembre de 2020), y lo hizo porque se lo tuve que recordar (yo no tenía la popularidad de Jesús Candel ni de los “grandes youtubers”, como dice Gisbert). Para solucionarlo, lo que hizo fue aprovechar un directo que iba a realizar en esas fechas con otro invitado, Tipito Enojado, y me encajó para salir del paso. Por cierto, dicho vídeo está oculto en su canal, a pesar de los buenos comentarios que tiene, como se puede comprobar en este enlace: “DIRECTO - CORRUPCIÓN POLÍTICA”. 

Esta ocultación demuestra la “importancia” que le da Gisbert a divulgar el mensaje de la libertad política. Al respecto decirles que escribí un artículo sobre la presentación de la JDE que preside Gisbert, pero no se me ha ocurrido ocultarla en el diario El Libre, pudiéndolo hacer, porque no trato este asunto como “una rencilla personal”, cómo sí ha hecho Gisbert con la ocultación de ese vídeo. Pueden comprobarlo, si les apetece. La honestidad se mide con los hechos, no con las palabras

Por cierto, si Gisbert impidiera ver el vídeo que ha ocultado a través del anterior vínculo, no tengo inconveniente en enviar los comentarios del vídeo por correo electrónico a quien me los pida (pueden hacerlo a través de la pestaña “Contacto” de “El Demócrata Liberal”). 

Posteriormente, cuando se iba a constituir la Junta Directiva de JDE en mayo de 2020, en la que yo iba como vicepresidente (en el párrafo siguiente demuestro que Gisbert también mintió en esto), creí que Jesús Candel formaría parte de dicha Junta Directiva como vocal, aunque el propio Gibert ya aclaró en su vídeo de 31 de enero por qué Candel le dijo que era mejor que no, pues como tenía muchos frentes abiertos y era un personaje controvertido, podría manchar la imagen de JDE y era mejor evitarlo. De hecho, como desconocía lo que habían hablado Gisbert y Jesús Candel sobre asunto, le pregunté a Gisbert que por qué Jesús no firmaba el acta fundacional, y como prueba de ello está el audio que envié el 25 de mayo a Gisbert por WhatsApp, en el que decía literalmente que “…y otra cosa que me ha llamado la atención: ¿Jesús no está al final en el acta fundacional… porque él no ha querido?”. Por cierto, si yo sólo estaba en la JDE a las órdenes de Jesús Candel, según Gisbert, ¿por qué desconocía que Jesús Candel no iba a firmar el acta fundacional como vocal de la Junta Directiva? Les dejo con la parte del audio mostrando mi extrañeza:

 

Parte final del audio de 25-05-2020 


Como decía en el párrafo anterior, demostraré otra de las mentiras que dijo Gisbert en su vídeo: que se negó a que yo fuera vicepresidente de la JDE aunque así se lo pidió Jesús Candel. Él afirmó que no se plegaba a las ocurrencias de Candel, dijo Gisbert, y que por eso un servidor sólo fue secretario de la JDE. ¿Podría explicar Gisbert por qué entonces me dijo en un mensaje que, tras hablar con Jesús Candel, consideraba mejor que yo fuera vicepresidente de JDE, incluso justificándolo? Este es el mensaje que me remitió Gisbert por WhatsApp:



 

Si finalmente fui secretario de la asociación JDE no se debió a que se negara Gisbert a que yo fuera vicepresidente, como dijo en su vídeo (“¡yo no me plegaba a las ocurrencias y exigencias de Candel!”), sino que se debió a que la persona que preveía Gisbert para ese cargo (F.F.Q.) no aceptó, y desconozco el motivo. Como alguien debía hacerse cargo de la secretaría para que la asociación pudiera funcionar, teniendo en cuenta que la Ley Orgánica 1/2002, reguladora del Derecho de Asociación, y el Real Decreto 949/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento del Registro Nacional de Asociaciones, prevén como mínimo los cargos de presidente -o representante legal- y del secretario -o miembro del órgano de representación con facultades para certificar sobre los acuerdos sociales-, fui yo el que me propuse para ser secretario con el fin de poder arrancar con la JDE

Pero, no sólo mintió con este asunto. También lo hizo cuando me presentó en su directo ante su público como un “alter ego” de Jesús Candel, porque es evidente que le interesaba desviar la atención del verdadero motivo de mi dimisión, y así justificar mi marcha de JDE como si hubiera sido una decisión de aquel y no mía, basada en los antecedentes y los vídeos del 30 y 31 de enero en el que Gisbert evidenció, según mi escala de valores, su falta de ética, lo cual él no comparte, obviamente. Como aclaré en mi vídeo del 31 de enero, mi dimisión la adopté tras dichos antecedentes y tras la gota que colmó el vaso: el vídeo que hizo sobre su pérdida del puesto que tenía de profesor. 

Gisbert me despreció como persona, y así se lo dije en la conversación telefónica que mantuvimos al día siguiente de la presentación de mi dimisión, dado que me estaba faltando el respeto al tratarme como como un títere de Jesús Candel. De hecho, nada más recibir y leer mi escrito de dimisión le remitió un mensaje a Jesús Candel insultándole y culpándole de mi dimisión: “eres un mierda…” (para el que quiera conocer el texto íntegro, Gisbert lee este mensaje en su vídeo del 31 de enero, en el min. 1:35:25). Y Gisbert repitió su desprecio hacia mi persona en su vídeo del 31 de enero, insistiendo en el tema de forma tendenciosa. Lo que no sabía Gisbert es que Jesús Candel no sabía nada de mi dimisión, como demostraré más adelante (no lo supo hasta dos días después, aunque me preguntó en un mensaje que a qué se debía el mensaje que acababa de recibir de Gisbert diciéndole que era un mierda). 

Algunos me habéis preguntado que, con esos antecedentes que expuse en mi vídeo del 31 de enero, por qué no dejé antes la asociación JDE. Es muy fácil la respuesta: Gisbert fue dando marcha atrás en sus pretensiones iniciales e iba aceptando lo que un servidor iba proponiendo (supongo que le interesaba mantener el apoyo de Jesús Candel para aumentar su popularidad, porque todos los datos apuntan a ello), pero lo ocurrido en su vídeo publicado el 11 de enero mezclando lo personal con la lucha de la asociación JDE era insalvable (como detallé en mi escrito de dimisión y correo posterior), porque Gisbert jamás dejaría en ese momento de ser presidente de JDE. De hecho, ha previsto en los Estatutos que los miembros de la Junta Directiva se elijan en la Asamblea general de socios cada cuatro años (como hacen los presidentes de los gobiernos en España cuando llegan al poder). Sin embargo, en la asociación JpS se somete a votación cada año la elección de los miembros de la Junta Directiva en la Asamblea General de socios (y ya se han celebrado dos asambleas generales, y la tercera está pendiente de que lo permita la pandemia), diferencias que ni siquiera algunos son capaces de apreciar. 

Y sí, cometí un error por callarme y seguir adelante, evitando entrar en polémica con Gisbert. Y no lo hice por la importancia que otorgué al objetivo a conseguir y porque se fueron aceptando mis propuestas y modificaciones, pero ahora, tras todo lo ocurrido, reconozco que fue un error.

 

2º) Estatutos iniciales de la asociación JDE. 

Que Gisbert dijera en su vídeo que yo había mentido con este tema constituye, sin duda, la necedad más grande que podía haber cometido (minuto 1:11:05 de su vídeo, donde dice Gisbert que todo lo que digo es mentira, y lo va a demostrar). Jamás he dado una puntada sin hilo, y ahora lo voy a demostrar. Gisbert mintió de nuevo, mostrando en su vídeo una imagen de un historial de correos electrónicos en el min. 1:12:50, en la que no se aprecia nada ni prueba nada, y a continuación muestra una versión de los Estatutos, pero no eran los borradores iniciales (hubo tres), sino una posterior que yo mismo elaboré, engañando con este juego a todos los que se dejaron engañar. A continuación, publico la imagen de la carpeta con todos los archivos que poseo de los borradores de los Estatutos hasta el definitivo, en el que aparecen las fechas de creación:





 

a) Primera versión del borrador de los Estatutos: Gisbert le remitió un correo electrónico a Jesús Candel el 14 de mayo de 2020, adjuntando su primer borrador de los Estatutos de la JDE (que según dijo en el vídeo, los había elaborado el gran jurista Pedro Manuel González). Ese correo me lo reenvió Jesús Candel el 16 de mayo. A continuación, publico el correo y la versión íntegra del borrador, donde puede comprobarse que sí dije la verdad en el vídeo explicando mi dimisión, y que fue Gisbert el que mintió descaradamente, sin pudor alguno. ¡Cuánta honestidad! Pueden comprobar lo que dije en mi vídeo del 31 de enero sobre los artículos 7 y 10 de ese borrador, así como la inexistencia de regulación para la asamblea de socios. También puede comprobarse en las propiedades del archivo la fecha de creación y modificación, así como su autor:



 















b) Segunda versión del borrador de los Estatutos: me la envió Gisbert directamente a través del chat de WhatsApp el pasado 18/5/20, a las 19:04 h, tal como se observa en esta imagen:



 

A continuación, publico también el borrador completo de la segunda versión, en el que se mantiene la regulación de la JDE como dije en mis explicaciones sobre mi dimisión:

 

 


c) Tercera versión del borrador de los Estatutos: me la envió también Gisbert al día siguiente, 19/5/20, a las 18:07, por WhatsApp, añadiendo una parca regulación sobre la asamblea de socios tras haber hablado conmigo por teléfono. Esta es la imagen del chat de WhatsApp con su explicación y pidiéndome que lo revisara y añadiera modificaciones (de esa imagen he borrado el nombre de la persona que él proponía para secretario de la JDE, cuyas iniciales son F.F.Q.), y en el que se puede observar que él estaba de acuerdo en que fuera yo vicepresidente de JDE:


 


Por cierto, la confusión de Jesús Candel al decir que yo era vicepresidente de JDE pudo deberse a un simple lapsus, porque soy el vicepresidente de JpS, aunque Gisbert lo utilizara indignamente para denigrar a Jesús Candel diciendo que ni siquiera sabía el cargo que ocupaba en la JDE. De hecho, en el vídeo que grabamos el 31 de enero dice claramente que yo era el secretario (min.1:25). Pero, con ello, lo único que ha conseguido Gisbert es revelar su clara intención de denigrar a Jesús Candel para intentar salvar su supuesta honestidad que, neciamente, él mismo ha manchado. 

A continuación, publico esa tercera versión del borrador de los Estatutos que me envió Gisbert, y podrán comprobar que no sólo mantenía lo previsto en los artículos 7 y 10 sobre remuneraciones a miembros de la Junta Directiva y posibilidad de imponer cuotas a los socios, sino también la escueta regulación que previó para la “asamblea de socios” en su Capítulo IV (artículos 28 a 30), que revelaba claramente en quién dejaba todo el peso de la asociación, a pesar de decir en su vídeo que fue él el que introdujo la regulación de la asamblea general de socios en la versión que enseñó en el vídeo (que era la que yo había elaborado):


 



d) Cuarta versión del borrador de los Estatutos: ante la ausencia de regulación de la asamblea general de socios (incumpliendo preceptos legales) en el borrador tercero elaborado por Gisbert, e igualmente ante la previsión de Gisbert de aprobar remuneraciones a los miembros de la Junta Directiva como una facultad de esta, el 20 de mayo tomé la decisión de reconfigurar los Estatutos. Además de eliminar la previsión de aprobar remuneraciones a los miembros de la Junta Directiva, introduje la regulación necesaria para la asamblea general de socios, al que dedico el Capítulo III (artículos 7 a 12). Les ruego que comparen esta regulación con la regulación que Gisbert introdujo en su versión tercera, y entenderán por qué dije lo que dije en mi vídeo del 31 de enero

Una vez modificados los Estatutos, se lo comuniqué por WhatsApp a Gisbert el 20/5/20, a las 14:22 h, y a las 15:13 h se los envié por correo electrónico. Una vez enviado, a las 17:27 h me dice Gisbert que hay algunos añadidos que le gustaría saber si son obligatorios o no, fundamentalmente respecto a la asamblea general de socios. Todo ello queda demostrado con las siguientes imágenes:







Esta cuarta versión del borrador que elaboré y remití a Gisbert el 20 de mayo es el archivo que él muestra en su vídeo del 31 de enero, engañando a los que veían el directo al decir que ese era su borrador inicial, y lo hace, obviamente, con el único fin de ponerme como un mentiroso y denigrarme, y así intentar salvar su supuesta honestidad, y hubo ilusos que le creyeron (¡así va España!). Si lo descargan, en las propiedades del archivo puede verse la fecha y hora de su creación (20/05/2020, a las 15:08 h):

 

 


Por cierto, en esa versión añadí, entre otros puntos nuevos, que la asociación JDE pudiera interponer recursos judiciales, por si alguno no lo había leído, aunque Gisbert reiterase en sus vídeos de 30 y 31 de enero que no sirve para nada recurrir judicialmente en esta partidocracia, y que por eso “él sólo ataca el tronco”. Lo añadí en mi versión porque Gisbert no lo había previsto, y aceptó mi explicación. ¿De nuevo se contradice Gisbert? ¡Vaya novedad! 

Ahora vuelvan a escuchar lo que dije en mi vídeo sobre los Estatutos y lo que dice Gisbert sobre mis supuestas mentiras al respecto, y deduzcan quién fue el verdadero mentiroso y difamador. Y a todas esas personas que han comentado en redes sociales que soy un mentiroso por lo que dije, ¿tienen algo que decir ahora, o se mantendrán callados o equidistantes ante la evidencia? Como muestra, un botón:














Finalmente, el 26 de mayo solicité la inscripción de la asociación en el Registro Nacional de Asociaciones con el borrador último, que figura en la web de JDE (incorpora una subsanación que tuvo que hacerse en el trámite de inscripción con relación a tres apartados de un artículo, al solicitarlo el Servicio del Registro Nacional de Asociaciones).


3º) Cuenta bancaria para la asociación JDE. 

Según dijo Gisbert en su vídeo (min. 1:22:15), yo mentí porque fue el tesorero, Micky Riquelme, y no él, el que propuso abrir una cuenta bancaria a nombre de alguno de nosotros, con el fin de poder ir ingresando dinero de donaciones e ir cubriendo gastos de la asociación, dado que no se podía abrir la cuenta bancaria a nombre de la asociación porque era necesaria la resolución de inscripción en el Registro Nacional de Asociaciones, y aún no la teníamos. 

Pero lo curioso del asunto es que nunca dije que fuera Gisbert el que lo propusiera, sino que fue alguien de la Junta Directiva (escuchen mi vídeo del 31 de enero o en el vídeo de Gisbert, que lo reproduce en su vídeo en el minuto 1:21:50). Lo que sí dije en el vídeo es que yo me negué a abrir una cuenta a nombre de un particular (min. 1:22:10 del vídeo de Gisbert), y que había que esperar a que se abriera la cuenta a nombre de la asociación, y esa fue la verdad, como puede atestiguar Micky Riquelme, si tampoco me creen algunos. Esta era la quinta vez que entraba en la Directiva de una asociación, y era muy consciente de la necesidad de tener todo a nombre de la asociación, porque mi experiencia era obvia en estos asuntos, al contrario que el resto de miembros de la Junta Directiva. 

Sin embargo, Gisbert me denigró diciendo que yo era un mentiroso y que le había culpado a él sobre la cuenta bancaria, lo cual no era cierto, mintiendo de nuevo. Lo único que dije es que no recordaba quién lo planteó en el seno de la Junta Directiva. Fue entonces cuando Gisbert derivó el asunto para reforzar su mentira y exponerse él como una persona íntegra, diciendo que fue él quien defendió que no se cobrara nada a quien quisiera ser socio de la asociación JDE, mientras que yo planteé la necesidad de poner al menos una cuota de un euro mensual, como tenía aprobada la asociación JpS. Pero Gisbert no explicó los motivos por los que propuse esa cuota

Y para intentar reforzar su papel de "héroe", Gisbert se victimiza diciendo lo que le ha costado y le cuesta ganarse el pan, que él está al lado de los que no tienen posibilidad de pagar una cuota de un euro al mes, etcétera... ¡Ni Charles Dickens lo hubiera hecho mejor! ¡Qué manipulación más burda y populista! A continuación, me voy a explayar explicando con todo detalle por qué propuse la cuota mínima, al margen del populismo de Gisbert. 

En primer lugar, mi experiencia en las anteriores asociaciones (repito, esta era mi quinta asociación), y muy especialmente la experiencia adquirida en la asociación JpS con relación a los gastos de las acciones a realizar en organización de eventos (manifestaciones, reuniones de asambleas de socios, etc.), servidores y programas informáticos (gestión de socios, etc.), asesor fiscal para las declaraciones ante la Agencia Tributaria, recursos judiciales, divulgación a través de un medio de comunicación propio, etcétera, experiencia de la que carecía el resto de los miembros de la Junta Directiva de JDE, me ha enseñado lo costosas que son esas acciones si realmente se quiere ser efectivo, y era muy consciente que la JDE difícilmente podría cubrir gastos que yo preveía necesarios a corto y medio plazo si queríamos ser efectivos, y que sin esos ingresos regulares iba a ser muy complicado realizar esas acciones que, en todo caso, no podrían acometerse si no se contaba con esos fondos mínimos mensuales (Micky Riquelme es testigo de que así lo expuse). Y si alguien hubiera grabado las reuniones por videoconferencia en las que se habló de este tema, ruego que se publiquen íntegras. 

Gisbert defendía su propuesta de que fueran voluntarios los ingresos argumentando que así tendríamos más socios, y que si no había dinero no se harían acciones que costaran dinero y se harían otras, y que siempre se podía ir pidiendo dinero cuando se fuera a realizar una acción que lo necesitara. Pero este planteamiento tenía un gran inconveniente: demorar las acciones hasta obtener los ingresos suficientes (en su caso), restando efectividad a la JDE para cumplir los objetivos, especialmente porque se intenta conseguir la hegemonía cultural con millones de españoles. No hay que ser demasiado inteligente para darse cuenta de la necesidad de acometer acciones de forma efectiva, teniendo enfrente a una oligarquía que cuenta con poder y fondos sin reserva alguna para intentar hundir nuestra iniciativa. La inexperiencia de Gisbert en estas luchas se huele a distancia. 

Gisbert insistió en la importancia de tener muchos socios (de ahí su interés en que fuera voluntaria la cuota), sin darse cuenta de la diferencia entre socios de derecho y seguidores de la asociación que participarán en muchos de los actos públicos y en las juntas locales sin necesidad de ser socios. De hecho, dijo que, si en el lanzamiento de la asociación de JDE no se alcanzara los 10.000 socios en una semana, sería un fracaso, a lo cual le dije que ni soñara con ese número (y no me equivoqué), ni que eso supondría un fracaso, y como prueba les dejo el texto literal que remití en un mensaje del chat de la Junta Directiva el mismo día de la presentación de JDE (20/12/2020) y la imagen: 

“He pensado sobre lo que dijiste el otro día. No os vengáis abajo si en una semana no llegamos a 10. 000 socios: no será un fracaso. Esto es una carrera de fondo llena de obstáculos (partidos, medios de comunicación y grupos simbióticos que viven de la partidocracia), y sólo con la hegemonía cultural se avanzará, como bien sabéis. 

¡¡Hay que luchar por la democracia, por la libertad política, sin desanimarse!! ¡¡No caigamos en las trampas que nos pondrán, y no desfallezcamos desde el inicio!! ¡¡A por el objetivo!!” 




 

Por los motivos indicados anteriormente propuse en JDE una cuota mínima de un euro al mes, pues entendía que restarse el tomar un café al mes en la calle no parece que pueda ser un exceso para una gran parte de la población española, como tendenciosamente argumentó Gisbert en su vídeo para mostrarse de forma populista como una persona íntegra, sin importarle lo que la JDE tenía por delante. Además, si utilizara tendenciosos argumentos similares a los de Gisbert, también podría plantear lo siguiente: que su interés en no establecer una cuota mínima en la asociación JDE, que permitirían montar varios canales de divulgación de la JDE en los que participara Gisbert gratuitamente como miembro de la Junta Directiva, ¿no podía deberse a que prefería seguir con su canal, y no los de la asociación, y así mantener sus ingresos de dinero en su cuenta particular y no en la de la asociación en la que sí existe el control de los socios? Puestos a argumentar, todo cabe. 

Eso sí, cuando Gisbert critica la financiación de los partidos políticos, que no son más asociaciones privadas, dice que deberían financiarse exclusivamente con cuotas de sus afiliados (socios), como dice en el minuto 3:50 de este vídeo de su canal o en el mismo minuto de este otro vídeo suyo. Y, a su vez, dice también que es una inmoralidad que en nuestra asociación JpS sus socios aprueben una cuota de un euro al mes para financiar sus acciones...todo es muy coherente en Gisbert. 

En la asociación JpS ningún miembro de la Junta Directiva tiene cuentas particulares para ingresar dinero, y menos mezclando nuestros problemas laborales particulares con los objetivos de la asociación JpS, ni vamos de víctimas porque en nuestros trabajos nos hayan destituido injustamente -cobrando menos- o porque hemos tenido que luchar mucho en nuestras vidas para salir adelante. ¡Pues como casi todos, mira que las narices! Yo también he luchado mucho en mi vida por conseguir lo que he conseguido, y he sufrido el acoso en mi trabajo por cumplir con la legalidad vigente (que Gisbert ni siquiera podría imaginarse; lo ocurrido con su plaza de profesor es una minucia al lado de lo que hemos pasado muchos al enfrentarse al poder del Estado partidocrático) y he perdido retribuciones muchas veces, pero nunca se me ocurriría utilizar todo esto como pretexto para decir lo que ha dicho Gisbert. ¿A quién intenta dar lecciones de moralidad quien ha mentido para intentar salvar su supuesta honestidad? 

Pero sigamos empleando la “lógica” de Gisbert cuando daba lecciones de moralidad y de lo mucho que había tenido que luchar en su vida. Si Jesús Candel es “tan rico” como dice Gisbert en su vídeo de forma muy tendenciosa, ¿para qué estudiar Medicina en una Universidad pública y para qué trabajar en un servicio tan arriesgado y tenso como es el de las urgencias sanitarias, y además en lo público, en vez de irse a un hospital privado para "ricos"? ¿Para qué iba a montar una Fundación y dedicarse a ayudar a niños en riesgo de exclusión social? ¿Para qué iba a poner en riesgo su salud -y ya ha quedado en evidencia- luchando por mejorar la sanidad pública de su país? ¿Para qué dedicarse a promover servicios de tratamientos fisioterapéuticos para ayudar a enfermos de cáncer? Si es “tan rico” Jesús Candel, ¿para qué dedicar su tiempo a todas esas acciones? ¿No estaría mejor disfrutando de su “inmensa fortuna”, viviendo de lujo en cualquier paraíso fiscal? 

Es evidente la diferencia que hay en los valores de cada uno a la hora de hablar y actuar. Que cada cual deduzca sus propias conclusiones, aunque yo tengo muy claro el asunto después de todo lo ocurrido hasta hoy. 

Por otro lado, Gisbert repitió insistentemente en sus vídeos que sus Patreon y seguidores le donan dinero voluntariamente, que él no les pide nada (aún no ve que no hay diferencia entre pedir expresamente y agradecer que le ingresen dinero) y que en JDE la cuota no es obligatoria gracias a él, a diferencia de Jesús Candel y un servidor (Gisbert personalizó toda una asociación con más 14.000 socios en nosotros dos), que al parecer imponemos un euro como cuota mínima obligatoria. ¿No será que “cree el ladrón que todos son de su condición” respecto a cómo funciona una asociación? 

¿Quién cree Gisbert que aprueba en la asociación JpS la cuota mínima de un euro al mes? ¿Su presidente y su vicepresidente? A diferencia de la asociación de la JDE, en nuestra asociación JpS es su asamblea general de socios la que aprueba su presupuesto, que incluye la aprobación de esa cuota mínima (y se han celebrado dos asambleas generales desde que se creó JpS, y la tercera se suspendió por la pandemia, y está pendiente de celebrarse). 

Además, ¿acaso alguien obliga a los ciudadanos a hacerse socios de JpS y pagar esa cuota mínima para participar en los actos que realizamos? ¿Acaso los que se hacen socios de JpS no lo hacen voluntariamente porque, en ejercicio de su libertad individual, están convencidos de que es una manera de luchar por mejorar la sanidad pública e incluso de acabar con esta partidocracia con muchas de las acciones que realizamos, aceptando pagar esa cuota mínima de un euro mensual? Ese discurso populista de Gisbert supone una falta de respeto absoluta hacia los miles de socios de JpS por el mero hecho de dar a entender que es una inmoralidad lo que hacen. El mero hecho de hacer esas manifestaciones exclusivamente por intentar defender su supuesta honestidad lo dice todo de él. ¿De verdad cree Gisbert que los más de 14.000 socios de JpS son imbéciles? No es de recibo actuar de esa forma tan ruin para intentar vender su supuesta honestidad. 

Por cierto, Gisbert dijo en su vídeo que incluso envió un comunicado a sus Patreon cuando se presentó la asociación JDE diciéndoles que ya no era necesario que le ingresaran a él y que podían hacerlo a la asociación JDE si así lo estimaban oportuno. ¿Podría Gisbert o algún Patreon suyo hacer público ese comunicado? Visto lo visto, no me creo nada si no lo demuestra con la prueba irrefutable pertinente. ¿O se trata de creerse todo lo que diga Gisbert, simplemente porque su discurso es atractivo? 


4º) Invitación a JDE a participar en un debate en internet sobre la Junta Democrática 

Con este asunto, Gisbert intentó salvar su supuesta honestidad como venía siendo habitual: mintiendo de nuevo e inventándose una excusa. El pasado 23/12/2020 recibo un mensaje privado en Twitter de Cristóbal Cobo, conductor de los directos “Debates Abiertos TV” que se emiten en internet, preguntando si un servidor “u otro miembro de la Junta Directiva” le gustaría participar en un programa dedicado exclusivamente a la creación de la Junta Democrática, la cual se había presentado públicamente el 20 de diciembre por el propio Gisbert en su canal. Esta es la imagen del mensaje recibido:



 

El mismo día, 23/12/2021, a las 11:21 h, le remito un correo electrónico a Gisbert adjuntando el mensaje recibido, diciéndole que, si quiere participar en dicho debate como presidente de la JDE (era su creador y representante, y era lo lógico recién fundada la asociación). Gisbert me envió un audio como respuesta. A continuación, publico el correo remitido y el audio:





Audio de Gisbert 23-12-2020 


Aunque en aquel momento no se lo dije a Gisbert (un error por mi parte, porque pensé que debían prevalecer los objetivos sobre otras cuestiones que son igual o más importantes), me molestó que no quisiera ir por los argumentos que esgrimió: se trataba de “un canal muy, muy pequeñito (…) es que no parece que vaya a tener mucho alcance”, ¡como si no pudiéramos hacer nosotros difusión del vídeo en nuestro canal de la asociación después del debate! ¿Cómo presidente de la recién presentada JDE sólo le interesaba participar donde hubiera mucha audiencia en directo? ¿Qué fue de los objetivos de la JDE? ¿O acaso se trataba de que ese debate no se hacía en su canal, y así no ingresa dinero con sus seguidores? Puesto a retorcer tendenciosamente los argumentos, como hace Gisbert, todo es posible. 

Escuchen lo que dije en mi vídeo del 31 de enero sobre ese debate, y lo que comentó Gisbert en el suyo intentando justificarse, cuando dijo (min 1:23:00) “…yo en ese momento tendría algo…”, e intentó defenderse diciendo que también teníamos que participar otros...sí, todo eso está muy bien, pero el motivo principal esgrimido cuando me remitió el audio para decirme que fuera yo es que no le interesaba ese canal, aunque luego lo intentara revestir, y esto revela de nuevo que lo único que parece interesarle es su proyección personal en su canal, en lugares con mucha audiencia y gran llegada en redes sociales. Creo que es más que evidente, aunque algunos se empeñen en no verlo. 

Si observan, en el min. 1:23:30 de su vídeo del 31 de enero, Gisbert se pone a buscar el audio que me envió sobre ese debate, y sin embargo puso otro audio diferente (otra jugada más para desviar la atención), y en el min. 1:25:55, por fin pone el audio que decía que estaba buscando sobre el citado debate: “Luis, que tal, como estás, he visto tu correo…”, y de repente, ¡corta el audio! Está claro que no tenía mucho interés en que se oyera lo que realmente dijo para no ir al debate. 

Pero lo que Gisbert hace a continuación en el directo del 31 de enero es patético. Tras comentar este asunto del debate en su vídeo, en el minuto 1:28:00, se salta toda la explicación que di después de los motivos de mi dimisión, diciendo: “es que, de verdad, no voy a seguir, no voy a seguir, porque me estoy poniendo malo”. De esta forma tan burda, evita dar las explicaciones oportunas de los temas que no le interesaba tratar (todo lo que dije a partir del min 28:30 de mi vídeo del 31 de enero): que no usa el canal de la JDE para divulgar, lo que ocurrió con su vídeo Adiós a mi puesto de profesor, etcétera. 

Entre otros temas que traté en mi vídeo del 31 de enero y que, curiosamente, no le interesaba hablar, estaba el siguiente. En su vídeo publicado el 11 de enero sobre su pérdida del puesto de profesor, afirmó que conocía, como alumno y profesor, prácticas supuestamente ilegales en los nombramientos de profesores en la Escuela (eso sí, sin mostrar ni un solo documento que lo acreditara), y que yo no entendía por qué no lo había denunciado públicamente, como hacemos algunos para mostrar las vergüenzas de este régimen partidocrático, jugándonos nuestra salud e incluso nuestros puestos de trabajo, en vez de mirar para otro lado, como hizo él. 

Lo que voy a mostrar ahora demuestra su fingimiento o doblez. Esto que acabo de explicar, lo de mirar hacia otro lado en vez de denunciar lo que él dice que ocurría en la Escuela en la que estaba de profesor, se lo dije a Gisbert tanto en los escritos de mi dimisión como en la conversación que mantuvimos por teléfono al día siguiente de mi dimisión, e incluso le pregunté que por qué no había interpuesto un recurso si lo habían “echado” ilegalmente de su puesto de profesor, tal como algunos habían comentado en su vídeo "Adiós a mi puesto de profesor", contestando en uno de esos comentarios que “no voy a perder el tiempo quitando hojas, voy a por el tronco“

Sin embargo, me dijo en la conversación telefónica que sí lo había recurrido (¡vaya, ahora resulta que no siempre va a por el tronco!), pero que no podía decirlo públicamente. Y para demostrarme que “él no miente”, me envió por WhatsApp este mensaje tras la conversación mantenida el 14 de enero de 2021, porque no se quedó tranquilo:


  



Es decir, en público dice y defiende que él no va “a perder el tiempo quitando hojas” y que va “a por el tronco”, pero en privado dice y hace otra cosa. Y para colmo, nos echa en cara a la asociación JpS que estemos denunciando las ilegalidades de los cargos públicos porque no sirve para nada, “porque hay que ir a por el foco”, cuando estamos hartos de repetir que nuestras denuncias y querellas tienen una doble finalidad: una, desmontar y desgranar los chiringuitos de los partidos; y dos, demostrar, con las evidencias obtenidas, cómo funciona la partidocracia de forma palpable (para que la mayoría del pueblo español pueda verlo de la forma más mascada posible) y que el primer paso para solucionarlo es instituir una democracia formal como sistema político. 

Por cierto, desde que tomó contacto con nosotros en abril de 2020, Gisbert no ha parado de alabar nuestras denuncias y querellas en JpS, hasta el punto de ofrecer su “apoyo legal”, como ya he demostrado. ¿Cuándo mentía? Porque con ese recurso que él me ha asegurado que ha presentado, ¿no está perdiendo el tiempo “quitando hojas”? ¿Esto no es manipular? ¿No es esto actuar con dobleces? Que cada cual saque sus propias conclusiones.

 

5º) Vídeo detonante de la presentación de mi dimisión y la sorprendente reacción de Gisbert tras presentarla 

En mi vídeo expliqué que el motivo que me llevó a presentar el pasado 13 de enero mi dimisión de JDE de forma irrevocable, fue ver ese día por la tarde el vídeo que publicó en su canal Gisbert dos días antes: “Adiós a mi puesto de profesor”, cuyo directo no había visto, porque no suelo ver los directos (tengo muchas otras ocupaciones, y veo alguno de los vídeos más tarde, cuando puedo, y ese lo vi porque quería conocer directamente de él qué le había pasado con su trabajo antes de hablar con él, y si eso le iba a afectar a su cargo en la JDE). 

Mi dimisión fue irrevocable porque, tal como expliqué en mi escrito de dimisión, era insalvable la situación, dado que Gisbert no aceptaría dejar temporalmente la presidencia (hasta normalizar su situación laboral) de una asociación que había ideado él. Es de una lógica aplastante (de hecho, ni lo propuso como una posible solución, y, como es evidente, ahí sigue presidiendo la JDE). 

No voy a entrar en más detalles sobre el contenido del escrito de dimisión y del correo que remití después a Gisbert, porque los tienen disponibles al final del presente artículo. Pero sí explicaré por qué lo hice como lo hice (esas formas que tanto molestaron a Gisbert). Yo sabía que Gisbert no aceptaría mis explicaciones (¡Poner en duda su honestidad! ¡Qué osadía!), ni iba a dejar la presidencia de JDE, e intentaría convencerme para que no dimitiera porque, lógicamente, su proyecto estrella de la JDE iba a empezar con mal pie (posiblemente, este fuera el verdadero motivo de su malestar). Por ello le remití por correo mi dimisión, a las 22:08 h, y le dije que no hablaría con él hasta el día siguiente por la tarde, a partir de las 18:00 h, para que le diera tiempo de reflexionar sobre los motivos expuestos. Este es el correo que le remití:





 

 

Su absurda reacción inmediata, tras leer mi correo con el escrito de dimisión, fue enviarle un mensaje a Jesús Candel a las 22:30 h por WhatsApp, insultándole. Es decir, lo consideró una rencilla personal de Candel, sin que este supiera nada de mi dimisión. Pueden escuchar dicho mensaje de la boca de Gisbert, pues lo lee íntegro en su vídeo del 31 de enero, en el min. 1:35:25, donde deja claro que le dijo “eres un mierda”. 

Y justo después de insultar a Jesús Candel, a las 22:41 h, me envió Gisbert este mensaje de WhatsApp:




 

El 14 de enero me llamó Gisbert a las 18:03 h (fue muy puntual, pues le dije en el correo que hablaríamos a partir de las 18:00 h), y estuvimos hablando 41 minutos (ha reconocido que tiene la conversación grabada, y espero que la publique íntegra, porque no tengo nada que ocultar). Este es el detalle de la llamada:




Él no compartía los motivos de mi dimisión, obviamente (¡qué osadía la mía!), y me dijo que era evidente que estaba obedeciendo lo que me había dicho Jesús Candel, a lo que le respondí que dejara de faltarme el respeto, que mi decisión la había tomado en base a mi escala de valores, de mi ética personal, lo mismo que expliqué en mi vídeo del 31 de enero. Sin embargo, Gisbert repitió lo mismo en su vídeo del 31 de enero, insistiendo que mi marcha se debía a una decisión de Candel; pero, de nuevo Gisbert me difamaba y mentía, diciendo aquello de “pobre hombre”, “fiel a quien lo llevó a la asociación”, “su alter ego”, faltándome el respeto, y ahora lo voy a probar.

Cuando Jesús Candel recibió ese mensaje de Gisbert insultándole, no sabía que yo había dimitido, y por eso, al recibir extrañado ese mensaje de Gisbert, Jesús Candel me envió mensajes por WhatsApp, respondiéndole un servidor que ya hablaría del tema con él en otro momento. No tenía ganas de contar lo sucedido en ese momento, y porque había sido decepcionante y un mal trago para mí tener que dimitir por lo ocurrido. Estas imágenes demuestran con total claridad que la decisión de mi dimisión la había tomado sin que Candel supiera nada y tras meditarlo (incluso hablé con mi pareja tras enseñarle el vídeo, diciéndole que había sido “una cagada de Gisbert”, las mismas palabras que empleé al día siguiente en la conversación telefónica que mantuve con Gisbert y que dice que tiene grabada), tal como expliqué en mi vídeo del 31 de enero:




 

Hasta el 15 de enero (dos días después) no le dije a Jesús Candel que había dimitido. A continuación, publico la imagen del detalle de la llamada de teléfono (que la llamada se repita se debe a habituales cortes de sonido que tengo cuando hablo con Jesús Candel) y el historial de llamadas de esos días:


 




Pero si quieren ver cómo miente otra vez Gisbert, no se pierdan lo que dice en el minuto 1:30:00 de su vídeo del 31 de enero, cuando dice que yo presenté mi dimisión dos días después de romper él con Jesús Candel, y dice: "¡qué casualidad!". Y lo repite en el minuto 1:58:45. Sin embargo, Gisbert rompe con Candel el 8 de enero, porque Jesús se cabreó con él cuando le dijo que prefería que la entrevista prometida que le iba a hacer para presentar su libro en el canal de Gisbert se la hiciera él en su canal de Spiriman (con más de dos millones de suscriptores). Es decir, el 8 de enero ni siquiera Gisbert había publicado su vídeo del 11 de enero sobre la pérdida de su puesto de profesor. Y un servidor presentó su dimisión el 13 de enero, es decir, cinco días después de ese desencuentro que tuvieron ambos. 

Con esto, vuelve a quedar claro quién es el difamador y quién manipula a sus seguidores para intentar salir indemne, utilizando argumentos que no tienen ningún sostén ni pruebas de esas que algunos ilusos han denominado “irrefutables”. 

El 16 de enero siguiente, Gisbert me remitió el siguiente audio por WhatsApp (lo reprodujo Gisbert en su vídeo también), sintiéndose aludido por una publicación que hizo Jesús Candel en su muro de Spiriman de Facebook, el mismo día, que publico también:



 

Audio de 16-01-2021 


Si han escuchado el audio, es evidente su preocupación y su interés por no entrar en polémicas, sabiendo que muchos de los socios nuevos de JDE se habían asociado gracias a Jesús Candel, especialmente, y a un servidor también (miren la difusión que hice en las redes sociales, como los tuits publicados en Twitter y post en Facebook, incluso el artículo que publiqué en diciembre en El Libre), porque habíamos dado a conocer a Gisbert y a la JDE. 

Asimismo, Gisbert insiste en su audio que seguirá reconociendo y apoyando públicamente la labor que hacemos en la asociación JpS …entonces, ¿por qué luego en sus vídeos del 30 y 31 de enero (14 días después) desprecia la labor que hacemos en JpS? ¿Cuándo mentía, antes o después? ¿Es honestidad lo que demuestra Gisbert con estas contradicciones? 

Además, en ese audio denomina “rencillas personales” a lo ocurrido, y que “sería absurdo entrar en una guerra personal, de egos, que no sería otra cosa”, desviando la atención de los hechos: mi dimisión no se debía a rencillas personales ni era una guerra personal ni de egos, pues bien claro dejé en mi escrito de dimisión el motivo, y que yo dimitía de forma irrevocable para no manchar también a la asociación JpS de la que soy vicepresidente, al haber mezclado sus intereses personales con los colectivos de JDE, y esto no tiene nada de “rencilla personal” o “una cuestión de egos”, por mucho que él quiera verlo o exponerlo así, intentando derivar el asunto e intentando ocultar la verdadera razón. De hecho, evitó comentarlo en su vídeo del 31 de enero, saltándose la exposición que realicé al respecto en nuestro vídeo. 

Al día siguiente, 17 de enero, le remití el correo electrónico que tienen a su disposición al final del presente artículo, una respuesta proporcionada y lógica al contenido de su audio. Como podrán observar de su lectura, aunque a Gisbert parece importarle bien poco mi dignidad, tuve que dejarle claro que yo no soy el “correo” de nadie: si Gisbert quería decirle algo a Jesús Candel, tenía muchas formas de hacerlo directamente. 

Igualmente dice Gisbert en su audio que quería saber si íbamos a apoyar a la asociación JDE tras mi dimisión, lo cual también tuvo mi argumentada respuesta en el citado correo de 17 de enero. En la respuesta, como le aclaré a Gisbert, sólo hablaba por mí, obviamente, no por lo que pudieran hacer o no otras personas.

 

Análisis personal sobre las afirmaciones que Gisbert dijo sobre Jesús Candel 

Obviamente, en esta parte del dossier analizaré los hechos que conozco y de los que tengo pruebas, y no del contenido de las conversaciones privadas que han tenido Gisbert y Jesús Candel, en las que no he participado. Y de esos hechos, obtendré mis conclusiones. 

Antes de iniciar mi análisis, quiero exponer lo que pienso de Jesús Candel como persona (no de las acciones de su personaje Spiriman, que muchos suelen mezclar erróneamente), aunque parte de ese análisis ya lo hicimos Antonio Barreda y un servidor en el prólogo de su libro “Lucha por lo Justo”

Conozco pocas personas con el corazón tan grande que tiene Jesús Candel, con su voluntad y valentía, con su empatía hacia los demás, con su capacidad y empeño para poner en marcha proyectos altruistas, con sus dotes de emprendedor, y con esa virtud de intuir y previsualizar aspectos que otros no ven. También hicimos alusión en el citado prólogo a que, a veces, flaquea, comete errores como cualquier otro humano, aunque sus defectos quedan disimulados por sus grandes virtudes. 

Y entre esos defectos, a mi juicio, tiene algunos que suelen perjudicarle en lo personal, como ya le he dicho en ocasiones. Uno, que es impaciente e impulsivo, buscando resultados a corto plazo, lo cual no siempre es posible, y el no conseguir esos resultados con rapidez le afecta. Otro, que no siempre sabe explicar bien sus estrategias a los demás para conseguir a corto plazo lo que él entiende debería hacerse, ni tampoco llega a explicar con el detalle necesario lo que él siente en cada momento y por qué, y observo que su empatía con los demás le juega malas jugadas a veces. Si a ello se añade el ser muy directo en lo que dice en el cara a cara (no tiene dobleces, y dice siempre lo que piensa), provoca reacciones en los demás en ocasiones que no siempre son comprendidas por Jesús. 

Como muchos de sus detractores no lo conocen personalmente, ni tampoco su día a día, ni todos los hechos vividos en los últimos años, es lógico que no puedan entender bien todo lo que dijo en nuestro vídeo del 31 de enero, aunque otros sí lleguemos a comprenderlo al ser conocedores de muchos de los hechos. Pero vayamos por partes. 


a) Gisbert no presenta ni una prueba de que Jesús Candel le dijera que fundara un partido. 

El primer hecho que voy a comentar es lo que considero, a la vista de las aparentes pruebas presentadas por Gisbert, un intento de manipulación realizada con una de las estrategias de comunicación que se le ocurrió a Jesús Candel en determinado momento, que se la comentó en esa conversación telefónica que, según parece, grabó Gisbert sólo parcialmente, porque en su vídeo no la puso completa (¿?), lo cual suscita las inevitables sospechas. 

En el min. 52:22 de su vídeo, cuenta Gisbert lo que supuestamente le dijo Candel: “…y luego me llama para decirme que funde un partido…es que hay mucho odio, Rubén, es que hay mucho odio, y hay que ir a por esta gente…y la manera de ir a por esta gente es con un partido, porque si no la gente no te va a hacer caso…; pero, Jesús, que me estás diciendo…sea porque quieres hacer la payasada…tú crees que voy a hacer la payasada de hacer un partido para darle miedo a los políticos?”. Esta es la versión que relata Gisbert de esa conversación que sólo conocen Jesús Candel y él, pero no existe ninguna prueba de que realmente dijera todo eso. 

Y acto seguido empieza Gisbert con su interpretación particular de la versión que ha relatado antes, en un claro ejercicio de manipulación llena de suposiciones tendenciosas: Cuando realmente lo que me está diciendo es que quiere que haga yo un partido, él no, porque sabe que le van a criticar, que lo haga yo en nombre de él, que es lo que en un principio creo que quería de mí, conmigo, igual que hace con la gente, de acuerdo, con Luis Escribano y todos, bajo mano. Y ahora lo vais a oír, no lo digo yo”.

Parafraseando a Gisbert, todo esto que dice en su vídeo es “bla, bla, bla”, pues no presenta ni una sola prueba irrefutable de lo que está relatando, aunque algunos se tragaron ese cuento. 

Y ahora es cuando Gisbert pone un audio de la conversación telefónica que se había iniciado antes, inicio que nadie ha escuchado, aunque muchos han dado como válida la versión relatada por Gisbert. En ese audio, Gisbert es la primera persona, y única en todo el audio, que dice varias veces que Candel le ha dicho que funde un partido (min. 53:10 del vídeo) “…yo no voy a fundar ningún partido, ni voy a hacer nada dentro del Estado”. Esto sólo lo dice Gisbert

Pues bien. Es un hecho probado que esto último que ha dicho Gisbert es precisamente lo que venimos repitiendo hasta la saciedad Jesús Candel, un servidor y muchos socios de JpS desde que comenzó la asociación (y en mi caso, desde mucho antes), lo cual ya hace dudar sobre la veracidad de la versión dada por Gisbert. Como pruebas irrefutables, están los muchos vídeos publicados en el canal de Spiriman, como por ejemplo el vídeo en el que Jesús Candel presentó a Gisbert en su canal el pasado 26/04/2020, titulado “Una #EspañaSin Colores #Libertad Política”, en los minutos 7:15 y 12:40, cuando dice bien claro, refiriéndose a Gisbert, que “…este tío no va a crear ningún partido político” (si Jesús Candel lo sabe, ¿qué sentido tiene el proponérselo, como dice Gisbert que dijo?). Incluso en su propio libro, “Lucha por lo Justo”, lo deja bien claro: “Como ya he comentado antes, un error típico de algunos ciudadanos es creer que podemos resolver la situación de nuestro país desde dentro del sistema” (pág. 138). 

Y también es un hecho probado que Jesús Candel invitara a su canal a Gisbert y publicara el vídeo el 3 de mayo de 2020 con este título: "¡Se puede cambiar el sistema desde dentro? Nooooo!". ¿Qué sentido tendría entonces pedirle a Gisbert que fundara un partido, tal como dice este último? No, no lo tiene ni lo hizo, y por eso lo negó Jesús Candel. 

Son hechos, y están ahí para el que quiera verlos y valorarlos. No son suposiciones de Gisbert. Pero hay más hechos: en la Junta Directiva de JpS acordamos, desde su inicio en el año 2017 que, si algún miembro entraba en algún partido político o lista de partido (aunque figurara como independiente), o fundaba alguno, tenía que abandonar la Junta Directiva, como le ocurrió a unos de los miembros de dicha Junta Directiva cuando se presentó por un partido en una lista al Ayuntamiento de Granada en unas elecciones municipales. 

Y aún hay más hechos. Cuando algunos de los que se acercaron a Jesús Candel para dar a conocer sus casos anunciaron que se iban a presentar a elecciones, se separó de ellos rápidamente (ocurrió con unas elecciones municipales, y con Mario Díez cuando nos pidió que apoyáramos su “Manifiesto”, en el que se decía que era necesario presentarse a elecciones con un partido). 

Por tanto, ¿para qué iba a proponer Jesús Candel a Gisbert que fundara un partido? ¿Para abandonarlo acto seguido tras haberlo apoyado con la puesta en marcha de la JDE? ¿Qué sentido tiene eso? 

Insisto en lo que dije en mi vídeo, que algunos parecen interesadamente sordos: hechos, no palabras. ¿Cuándo ha insinuado o fundado Jesús Candel un partido, o ha entrado en alguno, desde que se fundó la asociación JpS en 2017, a pesar de los cientos de insinuaciones interesadas que muchos hemos leído en comentarios publicados en redes sociales y medios de comunicación con el único fin de ensuciar la labor que venimos haciendo en JpS, diciendo que estamos comprados por uno u otro partido, etc.? Nunca, y esto sí que es un hecho irrefutable

Nunca he escuchado a Jesús Candel decir por su boca esa aberración, ni en reuniones conjuntas ni en privadas. A mí nunca me lo ha propuesto desde que lo conocí en 2017. ¿Algunos de los que me están leyendo ha escuchado alguna vez a Jesús Candel decir que va a fundar un partido o se lo ha pedido directamente a alguno de ustedes? Al contrario, siempre ha relatado públicamente que políticos de varios partidos se han acercado a él para que se presente a elecciones por su partido, y siempre se ha negado a participar en el sistema. ¿Y ahora, de repente, se lo va a proponer a Gisbert? ¿Para qué? ¿Qué iba a ganar con eso? Hubiera perdido mucho, y a los hechos ocurridos me remito: desde que Gisbert dijo lo que dijo en su vídeo, las difamaciones sobre Jesús Candel no han parado

Por cierto, fuimos un servidor y Antonio Barreda los que le transmitimos a Jesús Candel cuando nos conocimos todas estas ideas sobre la partidocracia y la necesidad de instituir una democracia formal, y los que le explicamos por qué desde dentro del sistema político no es posible acabar con la partidocracia. ¡Mucho antes de que conociera a Gisbert! 

Aunque es el propio Gisbert el que repite varias veces en la conversación telefónica grabada que “él no va a fundar o crear un partido”, Jesús Candel niega varias veces en el audio de la grabación que él hubiera dicho a Gisbert que fundara un partido, o que se presentase a elecciones o que creara un partido, y esto a pesar de que la conversación estaba dirigida, porque sólo Gisbert sabía que se estaba grabando. Por si alguno quiere comprobarlo, Jesús Candel lo niega en los minutos 53:54; 54:40; 59:50 y 1:00:31 del vídeo de Gisbert. Y esto es un hecho irrefutable. 

En los minutos 59:50 y 1:00:31 dice Jesús Candel literalmente, sin saber que lo estaban grabando: yo no te estoy diciendo que fundes un partido. Yo te estoy diciendo: ¿no tenéis otras alternativas, mientras, que con todo lo que queréis hacer, os mováis y ayudéis a resolver problemas de la gente, problemas reales…” (min 59:50), y repite Jesús Candel desde el min. 1:00:31, en adelante: “otra vez, otra vez, que yo no te estoy diciendo que te presentes, Rubén...tío, abre un poco y mira más allá de tus narices, que yo no te estoy diciendo que crees un partido (…) y no podemos resolver esto más rápido (…), ya está, no te abres a otras alternativas”

Y aquí está la clave de lo que realmente trataron en esa conversación. Jesús Candel llamó a Gisbert para proponer nuevas estrategias a la asociación JDE, que no se limitaran a que él publicara vídeos en su canal de divulgación, “como un youtuber más”, dijo, y se lo dijo porque, hasta ese momento, las acciones se restringían a pedir la abstención y divulgar conocimientos en el canal de Gisbert que no ayudan a resolver los problemas del día a día de los ciudadanos. Por cierto, conocimientos que pocos comprenden, y por eso siguen votando millones de españoles, porque con ese discurso complejo se eterniza el conseguir la hegemonía cultural. 

Jesús Candel expuso sus motivos para proponer nuevas estrategias: la gente necesita acciones más directas, con resultados más rápidos, necesitan solucionar sus problemas reales también, no pueden esperar a las elecciones cada cuatro años para abstenerse, etcétera. Conociendo a Jesús, no me sorprende nada su impaciencia por conseguir resultados para ayudar a los demás, tal como viene actuando en JpS desde el inicio, cuya cabeza no para de pensar y no para de proponer nuevas acciones, aunque no siempre le decimos a Jesús Candel que sí a todo lo que propone, aunque algunos crean lo contrario sin conocer siquiera cómo funciona la Junta Directiva de la asociación JpS. 

Una de esas estrategias que le propuso a Gisbert (en la grabación habla de “otras alternativas”), que posteriormente me comentó Jesús por teléfono, consistía en meterles miedo a los partidos políticos comunicando públicamente que, como siguiera todo igual y no cambiaran las cosas, íbamos a fundar un partido para que nos temieran de verdad

Es decir, Jesús Candel no pidió a Gisbert u otros que fundaran un partido, sino que le propuso a Gisbert una estrategia de comunicación, simplemente porque él pensaba que así se asustarían los partidos y se podría conseguir alguna reacción a favor de la gente. Sin perjuicio de que no fuera acertada esa estrategia, ¿por qué Gisbert se empeña tanto en la grabación telefónica en decir lo que Jesús Candel niega varias veces? Por tanto, ¿no resulta tendenciosa la versión de Gisbert, con el único objetivo de dañar la imagen de Jesús Candel en un intento de salvar su imagen pública? 

Como le dije a Jesús cuando me contó esa estrategia de comunicación que le había propuesto a Gisbert (no de acción, no de fundar o crear un partido), que esa estrategia era un error, y que yo no estaba dispuesto a decir eso en público, cuando llevo defendiendo desde hace años no entrar nunca en el sistema con un partido político para intentar resolver lo que no se puede desde dentro. Le dije que eso sería una incongruencia por mi parte. ¡Pero jamás deduje de su propuesta que estuviera planteando montar un partido o que otros lo hicieran! Sin embargo, Gisbert, sin probarlo de forma irrefutable, no para de decir en su vídeo del 31 de enero que Candel se lo ha pedido, aunque este lo niegue varias veces en la misma grabación. 

Hay otro detalle que muchos han pasado por alto, pero yo no. Gisbert se adelanta a su manipulador argumento en el minuto 48:05 de su vídeo, cuando dice: “…o aceptar la razón por la cual yo realmente rompí con él…que él ha dicho (refiriéndose Gisbert a la intervención de Candel en nuestro vídeo previo): no, queríamos asustar a los políticos, y me trató fatal”

Con la segunda frase, Gisbert da a entender que fue Candel el que intentaba excusarse previamente en nuestro vídeo diciendo que su estrategia era “para asustar a los políticos”, para así intentar Gisbert darle veracidad a su primera frase “la razón por la cual yo realmente rompí con él”, refiriéndose a lo que luego diría sobre pedirle fundar un partido. Y pregunto de forma inocente: ¿para qué puñetas necesitaba prever Jesús Candel nada en nuestro vídeo si desconocía que le habían grabado la conversación? ¡Todos nos enteramos de que existía esa grabación de la conversación cuando lo dijo Gisbert en su vídeo! Y es que Jesús Candel estaba en ese momento diciendo la verdad: que su estrategia de comunicación (¡sí, errónea!) era para poner nerviosos a los partidos políticos. 

Y respecto a la última frase que Gisbert "dice que dijo" Candel, “…y me trató fatal”, está dando a entender que ese mal trato fue se produjo en esa conversación telefónica, y no con el conjunto de hechos ocurridos. Más adelante trato este asunto. 

Lo grave es que haya personas que sólo escuchan lo que quieren o les gusta escuchar, y que se traguen todo esto como algo verdadero, como una prueba “irrefutable” en palabras de algunos. Espero que ninguna de ellas me juzgue en un jurado popular o que llegue a ser juez. Y esto suele ser más habitual de lo predecible, especialmente cuando el denigrado le cae mal a algunos (aunque ni siquiera lo conozcan personalmente) o no les gusten sus formas, como ocurre con el personaje Spiriman, el alter ego de Jesús Candel. 

Más adelante, dice Gisbert en el vídeo de forma tendenciosa, comentando la conversación grabada (min. 1:12:20): “…otra vez, otra vez hacer lo mismo que Podemos…otra vez a indignar a la gente, como Podemos…oye la sanidad no sé qué, no sé cuánto, vamos a presentarnos y a cambiar…”. Aquí insiste Gisbert con lo de presentarse a elecciones “como Podemos”, y así refuerza su versión no probada de que Jesús Candel le había dicho que fundara un partido

Y sigue poniendo la conversación grabada, en la que Jesús Candel dice: “…que puede haber otra forma de reventar a todos estos mierdas. Que tú no quieres seguir ese camino, pues ya está; si no ves más…”. Y aclara Gisbert que su objetivo “no es reventar a todos esos mierdas…no quiero meter a nadie en la cárcel. Yo quiero que haya democracia, democracia, y no quiero que haya nada más. No tengo que ir en contra de nadie”. Y más adelante, dice Gisbert a Jesús Candel en la conversación grabada: “Crea hegemonía cultural”

Los que conocemos a Jesús Candel, sabemos a qué se refiere con “reventar a todos estos mierdas”, y no coincide con la interpretación torticera que hace Gisbert, que desconoce por completo la labor que hacemos algunos desde hace muchos años y la que realizamos en la asociación JpS. Ahora lo explicaré. 

La abstención sólo puede ser fruto de la hegemonía cultural, pero son pocos españoles los que logran comprender discursos tan teóricos e ilustrados, explicados en internet por quienes antes ni siquiera se han tirado al barro para conocer directamente los entresijos del sistema, de cómo funciona la corrupción sistémica, con el fin de desgranar primero el régimen partidocrático y mostrar a los españoles las vergüenzas de dicho régimen con realidades, con evidencias palpables. ¿Cómo pueden pretender que se abstengan los españoles? ¿Publicando vídeos en Youtube que muy pocos comprenden, porque la mayoría desconoce los conceptos? 

Se nota la inexperiencia y falta de conexión con la mayoría del pueblo español de los que se dedican a divulgar lo que han aprendido en libros. A mi juicio, por este motivo no crece la abstención, aunque la tendencia lineal sea la de crecer muy lentamente, y siempre con altibajos según las circunstancias políticas, económicas e informativas de cada momento

Pedir la abstención directamente, con un pueblo que lleva más de 40 años votando a partidos, es empezar la casa por el tejado. Por eso es tan necesaria la labor previa que hacemos muy pocos, enfrentándonos directamente a los poderes del Estado, para poner a los partidos en evidencia ante la nación, acción que no puede hacerse exclusivamente desde casa con directos y argumentos teóricos que la inmensa mayoría de los ciudadanos no comprende. ¿Dónde está el trabajo previo, el desnudar a los corruptos quitándoles los disfraces, y poner en evidencia a los partidos gobernantes ante los españoles, aunque te vaya la salud en ello o exponiendo la estabilidad en tu trabajo? Y esto último lo digo por experiencia propia y de otros valientes, un alto precio que podríamos haber evitado mirando para otro lado, algo que sería impropio de una persona con cierta ética. 

En mi opinión, si en algo se equivocó García-Trevijano y algunos de sus más próximos discípulos, ha sido en no saber conectar con la mayoría del pueblo español, y Gisbert lleva el mismo camino. ¡Ni siquiera denunció las supuestas ilegalidades que veía como profesor en su Escuela en los nombramientos de profesores! Otros lo hacemos cuando vemos aberraciones de ese tipo en nuestros trabajos, y mostramos las evidencias de esas ilegalidades, para que el pueblo vea cómo funciona la partidocracia y qué solución puede tener. 

Si todos esos que nos critican tanto hubieran tenido el más mínimo interés por conocer la verdad de lo que venimos defendiendo desde hace años, no hubieran publicado tantas sandeces en redes sociales (aunque me surge la duda, porque siempre habrá personas fanáticas e irracionales). Ahí están nuestros artículos, conferencias, vídeos y otras publicaciones de los miembros de la Junta Directiva de JpS para demostrarlo (ejemplos, en El Demócrata Liberal, el canal de Spiriman, El Libre). 

¿Para qué cree Gisbert que hemos creado en la asociación JpS el diario El Libre como medio de comunicación y difusión no sometido a ningún poder, y que no recibe subvención alguna? ¿Para qué cree que hemos estado publicando vídeos desde mucho antes que él? A través de ellos explicamos de la forma más sencilla posible el nexo de la corrupción con la partidocracia y la necesidad de cambiarlo, para que lo pueda entender esa inmensa mayoría de españoles que no puede comprender el discurso de Gisbert. ¿Para qué cree Gisbert que íbamos a organizar las charlas coloquios por toda España? 

Pero si alguien duda de esto que estoy diciendo, ya se lo dije a Gisbert el 5 de mayo de 2020, en un mensaje de WhatsApp, tras ver su vídeo sobre la representación política:











Según parece, en opinión de Gisbert y de algunos de sus seguidores, los que no hacemos lo mismo que él hace en su canal de divulgación somos unos inútiles, y el único camino es el suyo, y de hecho lo dejó claro denigrando el trabajo que hace la asociación JpS con sus querellas y denuncias que, según él, “no van al tronco”, aunque luego él se ofrezca en privado para apoyarnos legalmente en nuestras querellas. Todo muy coherente por parte de Gisbert.

 

b) Que Jesús Candel dijera que Gisbert lo había tratado mal. 

Conociendo personalmente a Jesús Candel, y los hechos acontecidos y pruebas presentadas, no parece ilógico que, en nuestro vídeo del 31 de enero, dijera Jesús que Gisbert le había "tratado mal", y más conociendo lo que ha pasado con otras personas que se acercaron para aprovechar su popularidad y, particularmente, con Gisbert. 

Esto dijo Jesús Candel en el min. 5:50 de nuestro vídeo del 31 de enero: “a partir de ahí (se refiere a enterarse de su grave enfermedad el 4 de agosto de 2020), no he visto persona más ruin y más miserable que este señor, este muchacho…esta persona me ha hecho daño, pues le ofrecí mucho, no voy a contar las cosas que me ha hecho, porque él perfectamente puede decir lo contrario, yo me he sentido totalmente…tratado de una forma ruin y miserable, para mí deleznable”. 

Con estas palabras, Jesús Candel expresaba lo que había sentido, y que muchas personas no pueden imaginar ni comprender porque no han sufrido en sus carnes lo que Jesús Candel ha vivido desde 2016, año en el que inició su lucha en Granada por la fusión hospitalaria y luego con la asociación JpS, ni conocen lo que ha pasado en el día a día con Gisbert, ni lo que está pasando con su enfermedad desde agosto de 2020 (y esto último es una realidad; no lo digo para victimizarlo, que hasta lo evidente necesita ser explicado, aunque parezca increíble). 

Y acto seguido, Jesús Candel relata en el mismo vídeo lo que pasó cuando, tras ser diagnosticado de su grave enfermedad, le dijo a Gisbert que le dejaba todas sus redes sociales para la asociación JDE, y por qué él se sitió despreciado, explicación que Gisbert no comparte por los motivos que expuso en su vídeo. 

Posteriormente, Jesús mencionó la entrevista que le pidió a Gisbert cuando publicó su libro “Lucha por lo Justo” (en el que dedica dos capítulos a la partidocracia, al proceso de libertad constituyente y a la institución de una democracia formal), pero fue, a mi juicio, demasiado reservado al no detallar todo lo ocurrido, lo cual sí voy a relatar ahora, porque Gisbert me utilizó de forma torticera, además de tergiversar tendenciosamente este asunto en su vídeo del 31 de enero. 

Tras haber acordado Gisbert con Jesús Candel que aquel le iba a hacer una entrevista en su canal, en la que hablarían de su libro recientemente publicado (cuya recaudación va íntegra al proyecto del cáncer), entrevista que le hacía ilusión a Jesús Candel -así me lo dijo personalmente cuando lo acordó con él-, Gisbert le envía un audio por WhatsApp el pasado 8 de enero y le dice que no, que mejor lo entreviste a él en su canal de Spiriman (que, casualmente, tiene dos millones de suscriptores en Facebook), y para intentar justificarlo, utiliza torticeramente lo que habíamos tratado en una reunión de la Junta Directiva de la JDE: que él debería ir a otros canales como Presidente de la JDE, no como el youtuber Rubén Gisbert, una cuestión que planteé yo precisamente en la Junta Directiva por lo ocurrido con el canal de “Debates Abiertos TV”, al que no quiso asistir Gisbert como presidente de JDE por tratarse de un canal “muy, muy pequeñito”. Gisbert nos puso a mí y a Micky Riquelme como pretexto en dicho audio para no hacerle la entrevista a Candel que habían acordado realizar en el canal de aquel y en la que presentaría su libro Jesús Candel como entrevistado. Y para colmo, en su vídeo del 31 de enero, Gisbert le da la vuelta al asunto para denigrar absoluta e injustamente a Candel e intentar limpiar su imagen. ¿Se entiende ahora mejor a qué se refiere Jesús Candel de sentirse "maltratado" por Gisbert? 

Por cierto, con relación a este tema haré la pregunta del millón: ¿a cuántos canales de otros youtubers ha ido Gisbert en calidad de presidente de la asociación JDE, como le dijo a Jesús Candel en su audio? ¿Cuándo se ha publicitado en las redes sociales que Gisbert va a otros canales en calidad de presidente de la JDE desde ese día 8 de enero? Busquen, analicen, reflexionen sin prejuicios y entenderán a qué me refiero. 

Concluye Jesús Candel diciendo en el min. 8 de nuestro vídeo que después del apoyo que le dio a Gisbert “…la verdad que la actitud con la que me trató fue tremenda. Lo llamé también para hacer acciones conjuntas, de que los políticos se ponen muy nerviosos con nosotros, con esto de la abstención, que había que intentar pues…bueno, pues darles miedo, porque esta gente siempre se cree que vamos a crear un partido político, siempre están con lo mismo, que vamos a crear un partido político, que vamos a crear un partido políticoy siempre con la misma historia.” 

Cuando Jesús Candel dice que la actitud con la que le trató fue tremenda, no se está refiriendo a las formas, obviamente, sino al fondo: fue Gisbert el que buscó a Jesús Candel para poner en marcha la asociación JDE y, de camino, para dar a conocer su canal de La Guarida del Zorro a los millones de seguidores de Jesús Candel, aprovechando la popularidad que tenía en ese momento; fue Gisbert el que quiso que Jesús Candel participara en la JDE y lo introdujo incluso en el chat de la Junta Directiva (sin pertenecer a ella); fue Gisbert el invitado de Spiriman tres veces en su canal (la primera el 26-04-2020 para presentarlo, más dos directos en Instagram publicados el 3 y 23-05-2020); además, publicó incluso un vídeo de Gisbert en el canal de Spiriman para hacerle publicidad el 14-05-2020; fue un periodista de El Libre, propiedad de la asociación JpS que preside Jesús Candel, el que realizó una entrevista a Gisbert y le dedicó dos artículos, publicados el 21-05-2020 y el 22-05-2020; se pasaron todo el año hablando y comunicándose ambos por WhatsApp, etc.; y, al final, Gisbert deja tirado a Jesús Candel con la entrevista que acordaron hacer en el canal de aquel para hablar de su libro "Lucha por lo Justo", que incluía la lucha por la democracia formal, e indigna y torticeramente me utiliza a mí como pretexto para que sea Jesús Candel el que le haga la entrevista en su canal a Gisbert, canal que, curiosamente, tiene más de 2 millones de suscriptores. 

Para colmo, después de los hechos anteriores, dijo Gisbert (ver min. 20:15 de su vídeo del 31 de enero) sobre Jesús Candel, "...no has colaborado en nada, tú no has dado voz en nada, no has ayudado en nada", mintiendo descaradamente, y haciéndose la víctima en su vídeo. Por tanto, es más que evidente que Gisbert, a raíz de lo que dijo Jesús Candel en nuestro vídeo del 31 de enero sobre él y sobre lo que había sentido tras su indigno comportamiento, fue a por él en venganza con el fin de denigrarlo y machacarlo en su vídeo del 31 de enero, y para ello utilizó vilmente la grabación de una conversación telefónica incompleta que no probaba nada, tergiversando su contenido. ¿Y Gisbert se comportó honestamente? No merece ni un comentario. 

Como podrán observar en lo que también dijo Jesús Candel en ese min. 8 de nuestro vídeo, sin que aún supiera que le habían grabado la conversación telefónica, mantenía lo mismo que le dijo en esa conversación telefónica a Gisbert: se trataba de una estrategia para meter miedo a los partidos y ponerlos nerviosos, que consistía en hacerles creer que se iba a fundar un partido (una estrategia de comunicación). Sí, era una estrategia errónea, pero en ningún caso le pide Jesús Candel a Gisbert, en la conversación grabada, que fundara un partido, como dice Gisbert sin probarlo. ¿Quién ha escuchado que dijera eso Jesús Candel en la conversación, y en qué minuto del vídeo de Gisbert? 

Y seguía diciendo Jesús Candel en el vídeo, confirmando lo anterior: “La verdad es que, la conversación que tuve con Rubén fue de una persona, me encontré con una persona y fíjate que yo estoy en un nivel bastante calmado con esto de la enfermedad; me trató como una mierda, no puedo decirte otra cosa, Luis, y la gente que me escucháis, me trató como una mierda; y después de todo lo que yo he hecho de forma desinteresada por él y por la Junta Democrática…”. 

Cuando dice que lo trató “como una mierda” también se refiere al fondo, no a la forma de la conversación. Y por eso subrayo la última frase, porque se refería a que estaba decepcionado con su comportamiento después de atenderle cuando se acercó a él en abril y de darlo a conocer en sus canales a millones de seguidores. Sólo se refería a eso, porque cuando habla en el vídeo Jesús Candel ya había comprobado que Gisbert no estaba abierto a ninguna estrategia que no fuera seguir con su canal divulgando lo aprendido de otras personas, y seguir cobrando donaciones en su cuenta particular en vez de poner la cuenta de la asociación JDE para sufragar los necesarios gastos del montaje de un canal de divulgación propio de la asociación donde hiciera ese trabajo gratis, al menos mientras siga de presidente de la JDE, como hacemos en la asociación JpS. 

Pero Gisbert centró los comentarios en su vídeo esencialmente en esa incompleta conversación telefónica grabada que no prueba nada (de tonto no tiene un pelo a la hora de manipular a sus oyentes), desviando la atención de los hechos acontecidos desde que contactaron mediante el WhatsApp y el teléfono. 

Por eso, relacionándolo con lo anterior, sigue diciendo Jesús en su vídeo: “…pero ya, lo que me sorprendió es ver el rumbo que estaba tomando (…) y yo he visto el rumbo que ha tomado este hombre, y ya un vídeo me alertó donde él, realmente creo que se dio cuenta del malestar que yo tenía, y simplemente, pues me jodió mucho un vídeo que hizo hace poco (se refería al del puesto perdido de profesor), donde él no me ha nombrado nunca, yo, tampoco es que lo veía demasiado por esa manera de enfocar esa Junta Democrática que realmente la vestía poco, yo veía que de repente de su canal “La guarida del lobo” (otro lapsus, que puede tener cualquiera) pasó a ser el canal de Rubén Gisbert y...¡me parece genial! Hay gente que le gusta ser youtuber y relacionarse con el resto de youtubers, y yo no he entrado en ese mundo, por eso sé que muchos youtubers no simpatizan conmigo. Yo no tengo un canal y busco seguidores; yo busco sólo gente activa, y cuento mis problemas, desde la cocina, cagando, en mi salón con mis niños…es decir, no, no me dedico a esto, me dedico a la Medicina (…) para mí, hacer estas cosas es hacerlas de forma altruista, y que me utilicen en un vídeo y den mi nombre para intentar captar fondos para uno mismo, para uno mismo, no para un proyecto, sino para uno mismo, cuando a una persona que yo le he ofrecido trabajo me dice que no, porque eso de romperse las piernas por los demás y enfrentarse a los políticos en el Juzgado, eso sí es difícil, y eso sí que hay que echarles cojones; pero sobre todo, por el hecho ese de…”. 

Cuando dice Jesús Candel que "no lo había nombrado nunca" se está refiriendo en concreto al uso que hizo Gisbert de nuestros nombres en un vídeo en el que no venía a cuento. Se trata del citado vídeo publicado el 11 de enero sobre la pérdida del puesto como profesor de Gisbert, en el que mezcla temas personales (laborales) con los de la asociación JDE, y sin venir a cuento, nos nombra a Jesús Candel y a un servidor para alabar nuestro trabajo de denuncias y querellas en JpS (aunque después lo denigrara en sus vídeos de 30 y 31 de enero), cuando además ¡ya tenía grabada la conversación con Jesús Candel y habían roto sus relaciones el 8 de enero!, tres días antes de publicar ese vídeo), intentando mostrarse como alguien agradecido ante los nuevos seguidores de Jesús Candel que conocieron a Gisbert gracias a él, y que se han hecho seguidores de su canal de divulgación. Y, casualmente, utiliza nuestros nombres sin venir a cuento en el mismo vídeo en el que agradecía los ingresos de sus Patreon y afirmaba que podría aceptar algún otro caso como abogado...¿y los inmorales somos otros? ¿Tan ciegos están algunos que no ven esta jugada tan indigna? ¡Que Gisbert y Jesús Candel habían roto sus relaciones el 8 de enero, tres días antes de ese vídeo, como el propio Gisbert ha reconocido en su vídeo! Entonces, ¿por qué lo nombra y lo utiliza en el vídeo del 11 de enero? ¿Es un farsante? Por este motivo Jesús Candel dijo que "...me jodió mucho un vídeo que hizo hace poco...". ¿Se entiende mejor ahora su malestar (y el mío) por ese vídeo del 11 de enero? 

Pero sigamos con nuestro vídeo del 31 de enero. Más adelante, justo después del párrafo transcrito, Jesús Candel puso el dedo en la llaga con un ejemplo fácil que muchos pudieron entender, pero que, a otras personas, parece que no les importó mucho (así va España, con una escala de valores y de ética por los suelos). Jesús Candel lo explicó con este símil: si él tuviera una consulta privada de médico, y tras ponerse a liderar un movimiento para luchar por todos, montando la asociación JpS para luchar por una sanidad pública digna para todos, llega un día y dice en su canal privado de Spiriman que agradece a sus seguidores los ingresos que recibe de ellos en su consulta privada, porque así le permite seguir luchando por la sanidad pública a través de su canal, ya que como presidente de JpS no cobra nada. 

Por eso siguió Jesús Candel diciendo: “…y esto fue un detonante que me hizo darme de baja, y yo, yo no tengo más que decir. El que quiera seguir en esa Junta Democrática, que siga. Es que me da igual. O sea, que cada uno siga su camino.” 

Por todo ello, Jesús Candel hizo esas tres publicaciones en su canal de Spiriman de Facebook los días 16, 23 y 28 de enero, que, obviamente, preocuparon a Gisbert. De hecho, Gisbert me envió el 16 de enero ese audio que ya he comentado preguntándome si Candel tenía previsto hacer algo al ver su publicación del 16 de enero en Facebook, que él no tenía intención de polemizar, y fue cuando le contesté el 17 de enero con el correo electrónico que figura al final de este dossier. 

Y a partir de ahí, Jesús Candel expone en nuestro vídeo su visión particular de lo que entiende debería hacerse siempre de forma altruista, sin cobrar dinero por ello (se refiere al canal de divulgación de Gisbert donde recibe donaciones en una cuenta particular para divulgar lo mismo que podría hacer gratuitamente en un canal de la asociación JDE, en el que aparezca la cuenta bancaria de la asociación). Y aunque Gisbert ha amagado diciendo que él no tendría ningún problema en hacerlo, incluso en dejar la presidencia de la JDE, el hecho es que ahí sigue, con su canal, su cuenta particular y presidiendo la JDE, hablando de los mismos fines que esta. Allá cada cual con su escala de valores. 

El primer hecho a tener en cuenta es que Jesús Candel se había arrepentido varias veces por haber ayudado a personas que sólo se acercaron a él para aprovecharse de su popularidad y llegada en redes sociales. Y con todos los acontecimientos de 2020 y 2021 le llevaron a pensar que, con Gisbert, había ocurrido lo mismo. Tengan en cuenta que, según le consta a Jesús Candel en su chat de WhatsApp, tal como me ha relatado, fue Gisbert el que insistentemente quiso conocerle y hablar con él. Si uno de los dos o ambos publican el chat completo (tachando o eliminando las partes que puedan afectar a datos personales y a la intimidad), podremos enterarnos todos de la verdad. 

A todo lo anterior hay que añadir lo ocurrido cuando Jesús Candel se entera de su grave enfermedad el 4 de agosto de 2020. Todo su entorno familiar pidió que evitáramos contactar con él por un tiempo, dado su delicado estado de salud, lo cual hicimos muchos. Por ese motivo Jesús Candel dejó de publicar en sus redes sociales, y anunció en Youtube el 10 de agosto, sin decir el motivo, mediante un vídeo titulado “Yeahhh”, lo siguiente: “por una serie de circunstancias ajenas a nuestro movimiento, estaré desconectado un largo periodo de tiempo). 

Sin embargo, a pesar de que Gisbert sabía que no debía contactar con él hasta que pasara "un largo periodo de tiempo", le remitió un mensaje a Jesús Candel el 15 de agosto diciéndole que quería hablar por teléfono con él el día siguiente, para quedar e ir a verlo, para darle un abrazo... ¿Qué no entendía Gisbert del respeto y distancia que había pedido su familia? Además, ¡ni siquiera era su amigo, ni siquiera había conocido físicamente a Jesús Candel! Yo también deseaba ir a verlo, y con muchos más motivos que Gisbert, pero lo respeté muy a mi pesar. 

¿Y en el vídeo tiene la poca vergüenza Gisbert de presentarse como una persona íntegra por el hecho de intentar ir a visitarlo, sin importarle que se había pedido respetar su retirada por un largo tiempo, y encima poniendo verde a Jesús Candel? ¿Alguno ha preguntado a la familia de Jesús Candel lo que pensaron cuando Gisbert intentó contactar con él? ¿Tan difícil era esperar a que pasara un "tiempo largo"? Pero, lo fácil es dejarse llevar por su “líder defensor de la libertad política”, sin siquiera pararse a pensar y reflexionar sobre los pormenores de cada situación personal. 

Según me ha relatado Jesús, el 9 de septiembre, al ver Gisbert que había subido algún vídeo a su canal, le remite un audio por WhatsApp para interesarse por su salud, y que, como supone que todavía está muy liado con la enfermedad (¿ahora sí?) que cuando le apetezca hablar que le avise. El 19 de septiembre, le remite otro mensaje para felicitarle por el vídeo realizado respecto al cáncer, y es cuando Jesús le remite un mensaje de WhatsApp en respuesta. El 5 de octubre, Gisbert vuelve a enviar otro mensaje a Jesús Candel para decirle que cuando le apetezca se acerca a verlo, y el 9 de octubre insiste en saber cómo está, y Jesús le da las gracias por preguntar y que ya hablarán. Y el 13 de octubre, Gisbert le pregunta a Jesús Candel si tiene acceso a Rafa Nadal...y Jesús le atendió, pero según Gisbert, él nunca pide nada a nadie, ¡nunca! ¡nunca! dijo categóricamente en sus vídeos de 30 y 31 de enero. Para estas cosas, sí le interesa a Gisbert tener cerca a Jesús Candel. 

Y a todo esto hay que añadir lo que hemos escuchado en la parte de la conversación telefónica grabada por Gisbert, cuando este dice que el único camino posible para ayudar a todos los españoles es hacer lo que hace él, diciéndole a Jesús Candel que sus acciones con la JpS no son útiles, denigrando la labor que hacemos en la asociación, siendo Candel quien la preside. ¿Qué otra cosa puede pensar Jesús Candel, si se encuentra con una persona que, cuando contactó con él decía una cosa, alabando el trabajo que hacemos en la asociación JpS, porque conectábamos la corrupción con el origen del problema y explicando y difundiendo las soluciones, y ahora dice que el único camino posible es hacer lo que él hace en su canal de divulgación? Lo extraño hubiera sido que Jesús Candel se hubiera quedado impasible y no se decepcionara con Gisbert. 


c) Jesús Candel no se desentendió de la JDE como dijo Gisbert mintiendo 

Jesús Candel mantuvo un contacto permanente con Gisbert desde el mes de abril de 2020, aunque este mintiera en su vídeo diciendo que Candel se había mantenido al margen del proyecto, porque “sólo puso una mano para saludar” en el chat de la Junta Directiva (iniciado el 21 de mayo). ¿Se atrevería Gisbert a publicar el chat completo que mantuvo con Jesús Candel desde el primer día que le remitió un mensaje? No, ni lo ha hecho ni lo hará, porque quedaría en evidencia sobre esa burda mentira que dijo en su vídeo, con la ruin excusa de que Jesús Candel no entraba en el chat de la Junta Directiva, lo cual, por cierto, tampoco era verdad. 

Gisbert mantenía un contacto permanente con Jesús Candel a través de llamadas telefónicas y el chat del WhatsApp que ambos tenían (así me lo ha confirmado Jesús Candel). Además, Jesús Candel participó en dicho chat de la Junta Directiva de JDE los siguientes días (soy testigo directo y tengo la prueba): 4/6/20; 26/7/20, dos veces; 29/7/20; 30/7/20; 31/7/20 (pocos días después, se entera de su grave enfermedad); 4/9/20; 14/9/20; 25/10/20; 2/11/20, y salió del mismo el 23 de noviembre. Si algún socio de la JDE quiere comprobarlo, no tiene más que decirle a Gisbert que le muestre el chat de la Junta Directiva. 

Por tanto, Jesús Candel no entró una sola vez en dicho chat para “mostrar una mano para saludar”, como dijo Gisbert en su vídeo mintiendo, con claro ánimo de denigrarle (¡sí que le tenía ganas!). La mayoría de las entradas que tenía ese chat de la Directiva se referían a la tramitación de los Estatutos, conseguir el CIF, la apertura de la cuenta corriente, la construcción de la web de JDE, etc., hasta casi poco antes de la presentación de JDE el 20 de diciembre de 2020. ¿Para qué iba a entrar Jesús en este chat, si no formaba parte de la Junta Directiva, ni participaba en las reuniones que manteníamos Gisbert, Riquelme y un servidor como únicos miembros de la Junta, ni sabía nada de los documentos que se estaban tramitando, ni había firmado ninguno de ellos? Pero Gisbert mintió tendenciosamente para desviar la atención de los motivos esgrimidos por Jesús Candel y un servidor en el abandono de la JDE. A mi juicio, es inusual actuar de una forma tan manipuladora y ruin, con el único fin de intentar salvar una supuesta honestidad.

 

d) Ofrecimiento de un cargo en la Plataforma Política Social Constituyente.   

Otra de las mentiras contadas por Gisbert, fácilmente demostrable, es la siguiente. Dice Gisbert en su vídeo (min. 20:35, respecto a la Plataforma Política Social Constituyente, que todo lo que tenía redactado no tenía nada que ver con lo que él hace, y que además "pedía el voto nulo", lo cual es mentira. Y puede comprobarse entrando en el vínculo de la web y leer la Declaración publicada. 

Asimismo, en el minuto 22:35 del vídeo de Gisbert, dice que Jesús Candel le ofreció un cargo a sueldo en la Plataforma Política Social Constituyente, ponerle un sueldo "en una de sus asociaciones", y que él dijo que no "porque eso implica que yo tengo que aceptar, pe por pe y pe por pa, lo que diga esa persona", es decir, estar bajo sus órdenes, y "que este es el motivo real por el que Candel ha roto conmigo"

Es decir, Gisbert deriva esa propuesta a que Jesús Candel pretendía que estuviera a sus órdenes. Es obvio que esto último vuelve a ser la interpretación subjetiva y tendenciosa de una persona que se ha sentido dolida porque su proyecto estrella, la JDE, ha empezado con mal pie. Pero vayamos por parte. 

¿Podría explicar Gisbert cómo puede ocupar un cargo y cobrar un sueldo en una Plataforma que no era una asociación -aunque así lo dijera en su vídeo Gisbert- ni tenía siquiera personalidad jurídica alguna? ¿Cómo le puede proponer algo imposible? Esa Plataforma la ideamos Jesús Candel, Antonio Barreda y un servidor, con el fin de recoger firmas para apoyar una Declaración, y sólo tenía una web en la que se había publicado dichas Declaración. Y ahí sigue la web. 

Pero también dice Gisbert que Jesús Candel le quería poner a sueldo de la asociación JpS (min. 22:50), "porque el que había antes, no se quien, Fidel ya no está...tú vas a poder estar vas a poder hacer, y no sé cuántos...y me ofrece ponerme a sueldo en una de sus asociaciones, evidentemente a qué, a lo que ha supuesto mi ruptura". Como Gisbert no hacía más que actuar y mostrarse enojado, volvió a mentir y manipular, como lo demuestra el siguiente hecho: cuando dice que Jesús le dijo que Fidel ya no está, se refería a uno de los vocales de la Junta Directiva, y en la asociación JpS ningún miembro de la Junta Directiva puede cobrar remuneraciones (salvo el Tesorero, que es otra persona), porque así está estipulado en sus Estatutos (artículo 28). Por tanto, tampoco podía ponerlo a sueldo de la asociación. En todo caso, sería contratarlo como abogado, que eso es otra cuestión muy diferente, como veremos a continuación. 

Por tanto, Gisbert ha demostrado con sus afirmaciones dos hechos: uno, que Gisbert no tiene ni idea de lo que es dicha Plataforma ni de cómo funciona la asociación JpS; y dos, que de nuevo mentía.

 

e) Trabajar como abogado en la asociación JpS. 

En el min. 5.20 del vídeo que grabamos Jesús Candel y un servidor, Jesús explica que le ofreció a Gisbert llevar como abogado algunos de los casos que investigamos y denunciamos en JpS, tal como veníamos haciendo con otros abogados en las querellas presentadas contra políticos, funcionarios, etc. Y lo hizo con la buena intención de ayudarle con ingresos adicionales, no para la afirmación irracional que dijo en el vídeo de que, si estuviera contratado, estaría a sus órdenes. Pero Gisbert no quiso que la asociación JpS contratara sus servicios, porque le dijo que daba clases y no tenía tiempo. 

De hecho, Gisbert, en el minuto 23:25 de su vídeo, dice que, al negarse a tener un cargo en la Plataforma citada anteriormente, Jesús Candel le dijo: "pues entonces, ponte como abogado. Si yo te voy a dar un montón de casos. Y me propone incluso denunciar a youtubers, y yo le digo que no. ¡Que no!" 

En el minuto 42:20 de su vídeo afirma que trabajar como abogado en JpS es "entrar en su cuerda, es esa mafia...". Y en el minuto 1:06:15, suelta otra interpretación tendenciosa y torticera del asunto, y dice lo siguiente: “…por eso querías ponerme a sueldo en tu asociación, por eso querías que fuera abogado de la asociación tuya a sueldo; para que yo hiciera lo que tú quisieras, y aprovecharte de lo que yo sé, de mis capacidades, y del poquito, de lo poquito…porque mmm...a mí no me paga nadie, de acuerdo, y tengo los medios que me he construido y he hecho yo, y ahora gracias a la gente que me apoya, y ya está.” (es obvio que se está refiriendo a sus ingresos del canal de divulgación). 

¿Acaso está llamando mafia a los servicios contratados de los abogados que trabajan para la asociación JpS? ¿Qué ha sido del Código Deontológico de los abogados? Toda esta información será trasladada a dichos abogados, por si quisieran adoptar las medidas oportunas. Por otro lado, sorprende que Gisbert no diga en su vídeo que, en esas fechas, ni siquiera estaba dado de alta como abogado en el Colegio Oficial correspondiente, y de hecho lo ha realizado en el Colegio de Abogados de Valencia el pasado 28/10/2020.

Pero lo más grave de esas declaraciones de Gisbert es que, a mi juicio, ha faltado el respeto a los abogados que prestan sus servicios para dirigir las querellas, recursos y denuncias que se interponen en nombre de la asociación JpS, porque según su argumento, esos abogados estarían a las órdenes de Jesús Candel, como si cualquier abogado, en el ejercicio de sus funciones, estuvieran a órdenes de su cliente, y encima este se aprovechara de los conocimientos de esos abogados. ¿Acaso no sabe Gisbert, como abogado que es, cuáles son las relaciones de un letrado con su cliente? ¿Cómo le va a decir Jesús Candel a un abogado contratado cómo hacer su trabajo, si además no tiene conocimientos de Derecho? ¿Acaso se cree Gisbert que la asociación Jps es el único cliente que tienen los abogados contratados para llevar las querellas y denuncias de la asociación como para depender sus vidas de los trabajos que realizan para la asociación JpS? No he visto un argumento tan retorcido y manipulador como el utilizado por Gisbert para intentar demostrar que supuestamente Candel quería tenerlo bajo sus órdenes. Mucha inteligencia no ha demostrado con ese retorcido y tendencioso argumento, pero sí otros aspectos repugnantes de su comportamiento. De todo esto, obviamente, ya se ha informado a los abogados que trabajan para la asociación. 

Por otro lado, yo desconocía que Jesús Candel le hubiera ofrecido en aquel momento a Gisbert llevar pleitos de la asociación, pero siendo yo uno de los encargados de la parte jurídica de la asociación JpS, le hubiera quitado de la cabeza a Jesús Candel semejante barbaridad, especialmente por la evidente inexperiencia de Gisbert como abogado, que he podido constatar posteriormente.

 

f) Directo de Gisbert de 30 de enero y el turno de preguntas que no ha publicado 

Gisbert dijo en ese directo del 30 de enero, en el turno de preguntas que no ha publicado en su canal, que su función es "construir", y pidió que le creyeran, que eso suponía muchísimo trabajo. “No es ni ganar visitas, ni hacerme famoso, ni ser el gran héroe de España ni nada de eso. El que quiera hacer eso, y quiera polemizar, y quiera utilizar…yo tengo muy claro, como ya le escribí al Dr. Candel, mis palabras y las suyas. Si él quiere mentir y quiere generar una polémica sobre mí, yo me defenderé”, dijo Gisbert. 

Y más adelante siguió: “Pero al respecto sólo deciros dos cosas: con el año que llevo en Youtube, he colaborado con muchísima gente, con muchísima gente. Con un Blanco Hetero, con Joan Planas, con Roma Gallardo, en fin, con Tiparraco, por decir así los más grandes, con muchísima gente. No he tenido problemas con nadie, a pesar de tener una divergencia de conceptos y de opinión brutal. No he pedido, ni siquiera tampoco a Spiriman, nada a nadie, ninguna colaboración: oye, por favor, ven…no lo he hecho nuncanunca he pedido favores, nunca. ¿De acuerdo? (...) Creo que he hecho dos vídeos con Spiriman por Instagram, hice dos vídeos. ¿Cuánto tiempo hace…que no hago vídeos con Jesús Candel? Pues creo que hace seis o siete meses”

¿Qué no ha pedido nada a Spiriman? ¿Nunca? ¿Ni siquiera el contacto de Rafa Nadal, como él mismo dice en su vídeo del 31 de enero? El último desencuentro con él se debió a que Gisbert le pidió a Jesús Candel el pasado 8 de enero en un audio que la entrevista que tenían acordada realizar en el canal de Gisbert para presentar su libro “Lucha por lo Justo”, se la hiciera Spiriman en su canal (con dos millones de suscriptores), con pretextos absurdos que ya he explicado anteriormente. ¿Esto tampoco era pedirle nada a Jesús Candel? ¿Nunca? Y no, no fueron dos vídeos en Instagram: fueron tres, incluyendo el de la presentación de Gisbert, e incluso publicó también uno de los vídeos de Gisbert para darle más publicidad, que ya he mencionado anteriormente (el publicado sobre Manuel Castells). 

Por otro lado, la comparación que hace Gisbert entre Jesús Candel y otros invitados a su canal, afirmando que nunca tuvo polémica con esos invitados y youtubers ("los más grandes", dijo Gisbert) y sí con Jesús Candel, no se sostiene, porque Gisbert no fue buscar a ninguno de ellos para poner en marcha la asociación JDE (al menos nunca lo ha dicho públicamente, ni en el chat de la Directiva de JDE, que yo sepa), sino que se acercó a Jesús Candel para ello. ¿Por qué a Jesús Candel y no a otros? Creo que ha quedado claro con las explicaciones anteriores. 

Además, como el propio Rubén reconoció después en su vídeo del 31 de enero, Jesús estaba en el chat creado para la Junta Directiva junto a los tres que firmamos el acta fundacional porque él lo añadió el 21/05/2020, a las 19:20 h. ¿Por qué no añadió también a esos grandes youtubers con los que no tiene problemas? Y aunque Gisbert dijo en su vídeo de 31 de enero que Jesús no participó en el chat de la Junta Directiva, lo hizo en varias ocasiones, y no se salió del mismo hasta el 23/11/2020, además de que trataba con él en su chat particular muchas cuestiones, como ya he indicado, incluso después de salirse del chat de la Junta Directiva. ¿Por qué del contenido de ese chat particular que mantenían ambos Gisbert no ha dicho nada? 

Por tanto, ¿tenía Gisbert el mismo trato con Jesús Candel que con el resto de sus invitados y "grandes youtubers"? Para nada, y por este motivo la comparación que hizo era muy tendenciosa, intentando exponer a Jesús Candel como alguien conflictivo en relación a la asociación. Me pregunto, ¿hará lo mismo con cualquier otro socio que le plantee sugerencias o estrategias de acción? 

Y siguió diciendo Gisbert en el mismo vídeo de 30 de enero: “…si alguien quiere difamarme y mentir sobre mí, que pruebe, a ver qué pasa. Pero yo no voy a gastar ni un solo átomo de mi vida en generar polémica y en algo que no sea constructivo, sobre todo si el fin es egocéntrico y personal. No tengo esa finalidad (…) a mi canal han venido youtubers que me han criticado y que he intentado aprovechar esa crítica para enfrentar puntos, para llegar a puntos de encuentros, por ejemplo, Vita Activa, que ha estado aquí en mi canal, Adriá (…) no he tenido problemas con nadie. En fin. Nada más. El que quiera lanzar puyas, y lanzar las piedras…en fin, todo eso, que lo haga, a ver qué pasa (…) no voy a decir o exponer cosas que solamente van a perjudicar a una causa (…) yo creo que en todo el tiempo que llevo aquí, desde el primer vídeo el primer día hasta hoy, no hay nadie que me haya podido decir: oye dijiste esto, pero hiciste lo otro, oye me prometiste esto, pero has hecho lo otro. Nadie.” 

¿Cómo va a tener Gisbert problemas con "youtubers" que no han participado en la creación de la asociación JDE, ni en las estrategias y acciones a realizar? ¿Se puede decir semejante idiotez? Él sí puede, y lo ha demostrado. 

Más adelante, un seguidor del directo le dice a Gisbert en ese turno de preguntas: “Si entras en el juego marujeoo youtuber te dejo de seguir. Tú a lo tuyo”, y Gisbert en su respuesta dice: “…pero si alguien miente como ha mentido por ejemplo el otro día en el comunicado que hizo Jesús Candel que yo le pedido una cosa…que yo nunca he pedido nada, que yo le he tratado mal por el cáncer, ¿cómo tiene la cara de decir eso? Justamente lo contrario, y lo puedo demostrar, y la razón por la que yo me desmarco de Jesús Candel y dejo de colaborar con él y me distancio, entre otras cosas porque no ha hecho nada por la asociación que yo he fundado, absolutamente nada; es más, es que, es que no quiero…da igual, no quiero”

Como puede observarse en este último párrafo, vuelve Gisbert a mentir diciendo que él no ha pedido nunca nada, como ya he demostrado. 

Y respecto a que lo había “tratado mal por el cáncer”, no fue lo que dijo Jesús Candel, dado que lo que literalmente publicó el 28 de enero en Facebook fue esto: “…tratándome de forma repentina de un modo despreciable que me dejó perplejo y sorprendido, tras mi diagnóstico del cáncer que padezco y del que evoluciono favorablemente”

Es decir, Jesús Candel dijo “tras mi diagnóstico del cáncer”, no “por el cáncer”, como tendenciosa e indignamente dijo Gisbert en ese directo del 30 de enero que, curiosamente, no ha publicado, y del cual tuvimos conocimiento el mismo 31 de enero por la mañana, antes de publicar nuestro vídeo ese mismo día. ¿Quién es el difamador? Y los motivos por los que Jesús Candel dijo que lo había tratado de forma despreciable ya lo he explicado anteriormente. 

Por otro lado, defiende Gisbert que él no personaliza la asociación JDE, pero sus palabras lo traicionan: “yo he fundado”, dijo en ese directo del 30 de enero, sabiendo que el acta fundacional de la asociación la firman tres personas, que estuvieron trabajando un mes para fundarla, y que luego seguimos trabajando para ponerla en marcha y para presentarla en diciembre (el actual secretario de la asociación JDE tiene todos los documentos que tuve que tramitar para ello, al igual que Micky se pegó la paliza con la web y los temas bancarios, al que le ayudé también). 

Es más, incluso le pregunté a Gisbert por qué Jesús Candel no firmaba el acta fundacional (era la persona con la que contactó antes que conmigo). De hecho, como prueba está el audio que envié el 25 de mayo a Gisbert por WhatsApp, en el que decía literalmente que “…y otra cosa que me ha llamado la atención: ¿Jesús no está al final en el acta fundacional… porque él no ha querido?”. Para estar "obedeciendo a Jesús Candel en la JDE", fíjense en mi sorpresa de no verlo en el acta fundacional. 

Pero sigamos. Más adelante, con otra pregunta que le hacen en el directo del 30 de enero, dice Gisbert: “yo no esperaba que tuviéramos tan pronto problemas en la Directiva, aunque eeeeh…yo prevía que podía haber…yo ya preví en su día, cuando tuve mis primeras desavenencias por las ocurrencias…que yo no me plegaba…aquí todo ha sido una cosa que yo no me he plegado a las exigencias de alguien.” 

Es curiosa la manera que tiene Gisbert de explicarle a sus oyentes las propuestas y sugerencias que le hacía Jesús Candel sobre estrategias a seguir en JDE: “ocurrencias”, “exigencias”, y lo hace con términos subjetivos que revelan una realidad subyacente.  Con esa forma de expresarse deja claro su intento de poner a Candel como un autoritario y graciosillo, y revela también cómo quiere llevar en realidad la asociación JDE (ley de hierro), como también lo prueban los borradores iniciales de los Estatutos que he publicado anteriormente. 

Y sigue diciendo en ese vídeo del 30 de enero: “Porque aquí ha habido gente que me ha dicho (obviamente, se está refiriendo a Jesús Candel): no, es que yo te he dado un altavoz, como si yo hubiera crecido en youtube sólo gracias a dos vídeos de Instagram…yo no he colaborado con otras personas, antes incluso con otros youtubers, y me han pedido a cambio cosas, y yo no me he plegado a eso…”

¿Dos vídeos de Instagram? Jesús Candel no ha parado de apoyar a Gisbert y a la JDE en sus redes sociales, y viendo las visualizaciones y popularidad de uno y otro antes de que Gisbert se acercara a Jesús Candel, sobran comentarios (están publicadas anteriormente). Además, muchos de los socios que tiene JDE llegaron gracias a ser seguidores de Jesús Candel y este es, como puede deducirse, el verdadero motivo por el que Gisbert quería evitar que fuera pública cualquier polémica con él y conmigo (él sabía que conocía lo vivido dentro de la JDE). ¡Temía perder asociados de la JDE que llegaron gracias a Jesús Candel, especialmente, y a un servidor! Y de ahí el motivo de su actuación deshonesta, utilizando las mentiras que hicieran falta. 

Y hablando de apoyos, nadie de la Junta Directiva de JDE ha realizado tanta difusión de la asociación en redes sociales como un servidor en los días posteriores a su presentación, y el que quiera comprobarlo ahí están mis tuits en Twitter desde el 20 de diciembre hasta mi dimisión, o en Facebook. ¿Dónde está esa difusión de la asociación JDE por parte de Gisbert en sus redes sociales desde el 20 de diciembre? ¡Ah, no! ¡Que Gisbert solo difunde los directos que va a hacer y sus entrevistas como youtuber divulgador! ¡Qué curioso! 

Y más adelante dice Gisbert en el mismo vídeo del 30 de enero: “la decisión incluso de que las donaciones en la Junta Democrática sean voluntarias es mía (…) aunque otra gente dijera que sí, aunque sólo fuera con 1 euro (obviamente se refería a un servidor sin citarme), para que luego digan que estoy aquí por dinero…es que de verdad, es que en serio, más vale que...en fin, es que estoy deseando que se me ataque, porque entonces, muchos caerán y se les caerán la careta de verdad, porque ya no aguanto más. Porque ya ha llegado un punto en el cual no aguanto más. Ya está bien, hombre. Todo el mundo se pone la capa de super héroe, y lo que hace falta es ser un poco hombre, y no ser un niño mal criado, mimado, rico...en fin. 

Y dice Gisbert que la "guerra" la empezamos nosotros. ¿Han leído las insinuaciones que lanza en ese párrafo sobre mi persona y luego el trato que le da a Jesús Candel? Si ahora ven de nuevo nuestro vídeo de 31 de enero, verán que demasiado comedidos estuvimos. Y como él dice que no está por el dinero (juega astutamente con sus ingresos particulares y con los de la asociación), ¿por qué no abre ya el canal de divulgación de la JDE y divulga gratis en ella? Lo tiene muy fácil para demostrarlo. 

Y siguió diciendo: "Mañana haré un directo para Patreon, el que quiera apoyar el canal, el que quiera apoyar la labor de divulgación de este canal, que no tiene absolutamente nada que ver con la asociación, nada, de acuerdo, justamente nada, ni voy a dejar de ser presidente de la asociación ni la asociación va a ¿? porque yo dejara de divulgar, vale, porque son cosas completamente diferentes que quiero diferenciar desde un principio para no personalizar mi acción de divulgación con la asociación, y creo que todo el mundo lo ha visto claro y meridiano desde el primer día, aunque hay quien lo quiera utilizar para atacarmeel que quiera colaborar ya sabe que tiene ahí el Patreon. (…) Además, me atacan en aspectos que…es que, de verdad, si la gente que no sabe de qué va la película viera el panorama…viera el plano entero, diría: madre mía, madre mía, madre mía, madre mía; así que bueno, en fin...”

Como pueden observar, no para de insistir en separar ambos temas (su canal con sus ingresos y la asociación con los suyos), incluso lo refuerza diciendo "todo el mundo lo ha visto claro y meridiano", que lo dirá, supongo, porque sólo escucha a sus aduladores y no al resto que ha dicho lo contrario. Y en ese último párrafo he subrayado también cómo va preparando su papel de víctima, cuando dice “aunque hay quien lo quiera utilizar para atacarme”, conociendo de sobra los motivos por los que yo había dimitido de JDE y por los que había roto con él ante su falta de valores. Y por supuesto, observen que no deja de recordarles a sus Patreon que pueden colaborar. 

Repito e insisto en esto: ¿para cuándo la publicación del comunicado que remitió a sus Patreon el día de presentación de la JDE, el 20 de diciembre? Según ha dicho Gisbert, le pidió a sus Patreon que ingresaran dinero en la cuenta de la asociación JDE si así lo preferían y que entendería que dejaran de ingresárselo a él. ¡Estoy deseando ver ese comunicado! 

Para finalizar este dossier, cierro este lamentable capítulo de mi vida con este mensaje dirigido a Rubén Gisbert: te queda mucho por aprender; has hecho un daño irreparable al anteponer tus espurios intereses personales a los intereses de la colectividad; lo que pudo ser el nacimiento de un buen proyecto (JDE) con fuertes cimientos, ha nacido cojo, aunque aún estás a tiempo de retirarte temporalmente y dejar que otros tomen el timón por el tiempo necesario; has subestimado y despreciado torpemente la valiosa experiencia de personas que has tenido a tu lado; y, por último, no hay peor difamador que el que usa mentiras para defenderse de una supuesta difamación. Se despide, para siempre, uno de los tantos "maestros" que te irás encontrando en tu vida. 

 

ANEXO

 

 1) Escrito de dimisión (enviado por correo electrónico el 13 de enero de 2021):




2) Correo electrónico remitido el 17 de enero de 2021 en respuesta al audio de 16 de enero de 2021 recibido de Gisbert, aclarando la dimisión:










4 comentarios:

  1. Buenas Luís
    Después de leer tu extenso dossier y de seguir a las dos partes implicadas de cerca desde hace ya mucho tiempo (6666 JxS, blog de Spiriman), varias conclusiones me rondan por la cabeza, aunque te reconozco que en estas circunstancias es difícil separar las emociones de la racionalidad, sobretodo cuando por los dos lados se busca (al menos teóricamente) un fin loable con el que uno se identifica.
    Para empezar me gustaría felicitarte por la exposición de los hechos que has realizado. El artículo es larguísimo, pero me parece que está bien organizado, y eso es algo que demuestra lo que siempre he considerado de tí, que eres una persona metodológica y que, al contrario de Jesús y Rubén, a tí lo que se te da bien es el trabajo "técnico", aunque al final no se le de la propaganda suficiente y termine "pasando desapercibido". El problema aquí es que ésto lo leerán cuatro gatos, quizás los que estén interesados en intentar adivinar qué es lo que realmente pasó, pero por desgracia estoy seguro que lo que Rubén hizo llegará a más personas. Al final, buscar el equilibrio entre lo divulgativo y lo "científico" es difícil.
    Espero que con el tiempo, todos los que luchan por un cambio de raíz consigan sus objetivos. Unos desde el ámbito cultural, otros desde las conquistas sociales, otros con pequeñas acciones desde su puesto de trabajo... Ya que los únicos que ganan en situaciones de río revuelto, son precisamente los que necesitan que todo se quede como está, y por eso este tipo de cosas deben cerrarse y archivarse lo antes posible, aunque se comprenden las idas y venidas cuando lo que está en juego es el honor de uno mismo.
    Te mando un saludo y fuerza para seguir adelante, esto es una carrera de (muchísimo) fondo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luís
    No tengo palabras para describir tu inmensa aclaración, Genial es muy poco !!!
    Mi confianza es plena en Jesús y tú Luís. Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. -Se despide, para siempre, uno de los tantos "maestros" que te irás encontrando en tu vida-

    ...Gisbert, coge un pañuelito y secate las lagrimas, que vaya recadito te acaban de dejar 😂

    ResponderEliminar
  4. Gracias Luis, estaba esperando "como agua de mayo" este documento. Ya lo comenté el día del vídeo de Jesús y tuyo, que esperaba no pegarme otro batacazo como el de Mario. Y luego vi el de Rubén. Y, como te he dicho, sabía que tú no ibas a dejar las cosas así. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar